viernes, julio 15

Los fósiles como motivo temático en la filatelia ibérica (18)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO, Universitat de Lleida.

!Una muestra del registro fósil leonés, en un sellos de correos español¡


Introducción

En la entrada de esta bitácora, publicada el 6 de septiembre del 2015 se presentaban las últimas emisiones de sellos postales españoles que estaban relacionadas con el patrimonio paleontológico español. Aquellas emisiones igual que esta se produjeron dentro de la modalidad de emisión denominada sello postal "personalizado" cuya principal característica es que son promovida por particulares. Con ocasión de esta  entrada se presenta un caso muy similar en cuanto a temática general y sistema de emisión postal. La diferencia más remarcable entre esta emisión filatélica y las anteriores es que en esta ocasión el protagonista del sello postal no es un mamífero fósil, sino un pequeño artrópodo fósil de ocho patas que de tan pequeño que es necesita de la ayuda de una lente de aumento para resultar visible.


Juan Rincón, presidente de la Asociación Aragonito Azul, muestra una de las hojas con los sellos conmemorativos de la araña fósil de Santa Marina de Torre, recién emitidos por Correos. El ejemplar fósil real está expuesto dentro de una vitrina, a su derecha. Fotografía de C. Sánchez (ICAL)


Motivos de una emisión filatélica singular


La asociación mineralógica Aragonito Azul cumplía los diez primeros años de existencia hacia finales del mes de mayo y con la finalidad de celebrar y dar a conocer la efeméride, decidió emitir un sello de correos conmemorativo. La imagen elegida para protagonizar esa emisión postal especial fue la de un fósil leonés muy curioso, raro y difícil de encontrar. Se trata de una minúscula araña primitiva que vivió durante el periodo Carbonífero en lo que hoy es la comarca del Bierzo y que fue hallada en el yacimiento carbonífero de Santa Marina de Torre. El curioso y raro fosil de araña está expuesta en el Área de Geología y Paleontología del Museo Alto Bierzo de Bembibre, donde la asociación mineralógica Aragonito Azul  desde hace años lleva desarrollando su ambicioso proyecto ‘Plinii Secundi’ con encomiables finalidades geoeducativas, georecreativas y geodivulgativas. Sus objetivos se alcanzan por medio de talleres, conferencias, exposiciones itinerantes y visitas guiadas a una exposición permanente ubicada en la sala denominada ‘Plinii Secundi’ en honor a un famoso naturalista romano situada en el Área de Geología y Paleontología del Museo Alto Bierzo de Bembibre

Montaje expositivo de la roca que contiene restos de vegetación y la famosa araña fósil en la sala ‘Plinii Secundi’ en el Área de Geología y Paleontología del Museo Alto Bierzo de Bembibre. Bajo la lupa, una pequeña flecha negra guía la vista del observador para que pueda localizar facilmente el minúsculo fósil
Fotografía original de César Sánchez / ICAL
Imagen: InfoBierzo 

El geólogo leonés, un gran coleccionista de minerales y fósiles y un experto cazador y coleccionista de meteoritos José Vicente Casado Martínez fue el afortunado buscador a quien quiso la casualidad premiar su tesón con el hallazgo de este raro y minúsculo fósil de tamaño milimétrico. El raro ejemplar de araña primitiva fósil fue cedido por su propietario, en depósito, al Museo Alto Bierzo para su exhibición pública en el Área de Geología y Paleontología, dedicada a la divulgación de la geología, la mineralogía y la paleontología, de la comarca de El Bierzo (León).

Por su carácter de rareza paleontológica excepcional y por su diminuto tamaño, se convertía en el fósil “perfecto” para ser el motivo central del sello conmemorativo, que será presentado este sábado durante los actos de celebración del décimo aniversario y que saldrá inicialmente con 250 ejemplares, en diez hojas postales de 25 sellos cada una.
Con esta emisión filatélica se pretende hacer un reconocimiento del gran valor de este hallazgo paleontológico y también llamar la atención sobre a la importancia de un yacimiento paleontológico de gran interés paleobotánico y paleoentomológico, como es el yacimiento carbonífero de Santa Marina de Torre.



El sello paleontológico conmemorativo

Con el formato general que es típico de esta modalidad de emisiones filatélicas, el sello conmemorativo de la efeméride reproduce una imagen fotográfica realizada con luz natural del ejemplar expuesto en el Museo Alto Bierzo de Bembibre en el lado inferior izquierdo aparece sobreimpreso Eophrynus sp.
Alrededor de la imagen aparece distribuido un texto explicativo. 
En el lado izquierdo: A/España/Correos Tusello
En el lado derecho: RFMT
En el lado inferior: X Aniversario ARAGONITO AZUL


Aspecto del sello paleontológico conmemorativo del 10º Aniversario de Aragonito Azul en un detalle del conjunto de una hoja de 25 ejemplares
Imagen: InfoBierzo

Se ha realizado una primera emisión postal muy modesta, pues inicialmente se han impreso solamente 250 ejemplares, distribuidos en diez hojas postales de 25 sellos cada una.
Toda persona interesada en poseer ejemplares de este sello singular, puede solicitarlo a la Asociación Aragonito Azul hasta agotar existencias, escribiendo a la dirección de correo electrónico aragonitoazul@hotmail.com o llamando al teléfono 627456333



La araña fosilizada protagonista del sello conmemorativo

Se trata de los restos fosilizados de una araña primitiva, del género EophrynusEl ejemplar fue descubierta por José Vicente Casado en uno de los yacimientos de la cuenca carbonífera del Bierzo, concretamente en terrenos del denominado "Bloque Torre del Bierzo", en materiales de una capa de edad Estefaniense, del ciclo C inferior, por lo que este ejemplar tendría una antigüedad de unos 300 M.A.
La coloración anaranjada de este ejemplar se debe al hecho de que el cadáver de la araña se fosilizó en el interior de un material sedimentario de posible origen volcánico en el que abundaban los minerales de hierro y los óxidos de hierro que son muy abundantes sustituyeron la materia orgánica original conservando la forma y estructuras, creando una especie de copia en la que aparece reflejado toscamente del cuerpo de la araña original. 

Aspecto muy aumentado del artrópodo fósil del género Eophrynus sp. (Araneae), hallada en los materiales de una escombrera de la mina Adonina, en Santa Marina de Torre (León)


Eophrynus es un género extinto de arácnidos prehistóricos perteneciente al extinto orden Trigonotarbida. Se trata de un tipo de arañas primitivas que vivieron en Europa durante el período del Carbonífero tardío. Este género de arácnidos fue descrito por primera vez en 1871 por Henry Woodward (geólogo)

Hasta ahora, unicamente, han sido reconocidas dos especies: Eophrynus prestvicii,  en Inglaterra y Eophrynus udus, en Alemania


Las especies de Eophrynus, al igual que sucede con otros tribonotarbidos estudiados, fueron similares a las arañas modernas, pero se distinguían porque no podían producir seda y por que su abdomen estaba segmentado. 
La especie inglesa, E. prestvicii, se conoce a partir de un puñado de fósiles de buena calidad muy bien conservados, hallados dentro de nódulos formados por concreciones de siderita incluidas en el carbón. 
Recientes estudios de imágenes de este tipo de fósiles, obtenidas mediante el uso de rayos X han revelado que estos arácnidos primitivos estuvieron recubiertos por espinas defensivas quizás como una forma de protección contra sus depredadores. 

Los primeros arácnidos similares a las arañas actuales fueron los del orden Trigonotarbida, que se encuentran entre los primeros artrópodos que poblaron la tierra firme. Al igual que las arañas modernas, los arácnidos trigonotárbidos eran terrestres, respiraban mediante pulmones en libro y poseían ocho patas. Sin embargo no eran verdaderamente arañas modernas, ni siquiera ancestros de ellas pues no poseían glándulas secretoras de veneno ni de producción de seda; representan una línea evolutiva separada tempranamente del resto de los arácnidos, pero muy similar a las actuales arañas modernas.




Fuentes:

- Anónimo. Eophrynus. Wikipedia
Anónimo. 2016. Edición de sello conmemorativo del 10 aniversario fundacional de Aragonito Azul. Aragonito Azul Blogspot 23/05/2016
- Silván, V. 2016. Un sello con el “raro y curioso” fósil de una araña del Carbonífero celebra los 10 años de la asociación Aragonito Azul. Infobierzo 21/05/ 2016
- Silván, V. 2016. Aragonito Azul lanza un sello de correos con la araña fósil de Santa Marina de Torre para conmemorar su décimo aniversario. La Nueva Cronica, 21/05/2016

jueves, junio 16

Los dinosaurios en la cultura popular española y portuguesa (20)

por Heraclio Astudillo Pombo, Universitat de Lleida


Los dinosaurios en los medios de comunicación, españoles, más populares: la prensa periódica, el cinema, los cromos y los tebeos.
Segundo periodo: de 1900 a 1919, inclusive (Continuación, 13ª parte).


Introducción:

La revista popular ilustrada, madrileña, Mundo gráfico publicó un pequeño articulo, muy ilustrado, titulado  UN MONSTRUO DE LOS TIEMPOS ANTEDILUVIANOS, en la página 19, del nº 99, aparecido el 17 de septiembre de 1913 en el que se informaba del  reciente hallazgo de los restos óseos de un dinosaurio gigantesco, en el territorio de una colonia alemana en África



UN MONSTRUO DE LOS TIEMPOS ANTEDILUVIANOS


Una nueva reliquia de los tiempos remotísimos del planeta, tiempos que precedieron en muchos millones de años á la aparición del hombre y durante los cuales se formaron las rocas cretáceas inferiores, acaba de ser puesta al descubierto por una misión científica, en Tendaguru (1), África Occidental alemana (2). Hánle designado con el nombre de Gigantosaurus (3) Africanus (4) y en verdad que tiene bien ganado el título, pues deja pequeñito al tremendo Diplodocus exhumado hace pocos años en América y que regaló al Museo de South Kensington el millonario Carnegie. 



Reconstitución científica del "Gigantosaurus Africanus", cuya osamenta, casi completa, acaba de ser descubierta, comparado con el "Diplodoco", considerado como el mayor de los seres vivientes en los tiempos prehistóricos, y con el hombre. Medía el monstruo cuarenta y ocho metros de longitud y seis metros sesenta centímetros de altura, ó sea, próximamente, la talla de cuatro hombres.

Las dimensiones de este coloso antediluviano, según la reconstrucción de su osamenta, y de las cuales darán idea las fotografías y dibujo comparativos de esta plana, debieron ser los 48 metros desde la cabeza al extremo de la cola y los 6 metros y 60 centímetros de altura, en tanto que el Diplodocus, su pariente próximo, sólo media 25 metros de longitud y 3 de elevación. Ambos animales eran herbívoros y, probablemente anfibios. 


El húmero del "Gigantosaurio" africano, comparado con la pata entera del "Diplodoco"

El descubrimiento ha causado gran sensación en el mundo científico, pues viene á aportar un nuevo y magnífico testimonio de la vida animal en ese período lejanísimo de la historia de la Tierra que produjo los formidables saurios que llevan los nombres de Triceratops e Iguanodon, y de los cuales han llegado hasta nosotros pruebas relativamente escasas, en lo que respecta á la fauna. 

El húmero del "Gigantosaurio", comparado con un hombre de elevada estatura

De los hábitos vegetarianos del Gigantosaurio dan fe sus molares, recogidos casi íntegros en la excavación, y en cuanto á sus costumbres, serian las del hipopótamo, su minúsculo heredero en los grandes estuarios africanos.




Notas breves para la actualización del asunto


Desde los tiempos de la noticia, hoy resucitada, han cambiado muchas cosas en la geografía política africana y en el campo de la paleontología de dinosaurios, por eso se ofrecen a l@s lectores menos expertos, algunas informaciones elementales que les ayudarán a re-situar el tema presentado, en el espacio geográfico y paleontológico, de la actualidad.

(1)  La Formación Tendaguru constituyen una formación geológica del Jurásico superior muy rica en fósiles que se encuentra en Tanzania. El ecosistema de dinosaurios es muy similar al de la Formación Morrison, con la presencia de Brachiosaurus y Dryosaurus en ambas, y otros dinosaurios de similares características.

Grupo de excavadores nativos, en 1909,  junto a los huesos de un dinosaurio del género Giraffatitanrecién desenterrados, en un yacimiento de la Fm. Tendaguru, en la colonia del África Oriental Alemana, cerca de la ciudad de Lindi.
Imagen: Wikipedia

(2) El África Occidental alemana es un concepto que se refiere a un conjunto de  territorios que constituían las colonias alemanas situadas en la costa del oeste de África. Aquellos territorios coloniales corresponde con bastante aproximación a los de los actuales estados de Camerún, Togo y Namibia.

Colonias alemanas en África, en 1913, en rojo el África Oriental Alemana y en azul el África Occidental alemana
Imagen: Wikipedia

El África Oriental Alemana fue una colonia de Alemania en el África Oriental, que incluía lo que en la actualidad son los territorios de Burundi, Ruanda y la parte continental de Tanzania. 
Como la Formación Tendaguru se encuentra en Tanzania, es evidente que la ubicación del hallazgo, en el África Occidental alemana, que hace la revista ilustrada ha de ser un error o quizá una errata de linotipista.

(3) Gigantosaurus (gr “lagarto gigante”) es un género representado por una única especie de dinosaurio saurópodo, que vivió en el Jurásico superior (hace aproximadamente 152 millones de años, en el Kimmeridgiense), en lo que hoy es Europa.
Considerado un nomen nudum, es un saurópodo indeterminado. Hallado en Inglaterra, la especie tipo es  Gigantosaurus megalonyx, fue descrito por Seeley en 1869 y su nombre parte del complejo taxonomico Pelorosaurus-Ornithopsis.
El mismo nombre fue usado en un principio para denominar a restos de Tornieria, Janenschia y Malawisaurus.

Reconstrucción del supuesto aspecto en vivo del dinosaurio "Gigantosaurus" (=Tornieria) del paleoartísta alemán Heinrich Harder, realizada en 1912, para la colección de cromos titulada "Die Wunder der Urwelt", es decir, Las maravillas del mundo prehistórico
Imagen: Wikipedia


(4) Gigantosaurus africanus (E. Fraas, 1908) es ahora conocido como Barosaurus africanus, por lo tanto, los restos del enorme dinosaurio de la noticia de 1913, actualmente están formando parte de un género de saurópodos distinto del de sus inicios. 
En 1911 Richard Sternfeld revisando los restos los reubicó en el género Tornieria y denominó al saurópdo T. africana. En 1961 Werner Janensch revisando los restos los reubicó en el género Barosaurus y denominó al dinosaurio con el nombre actual.



Fuentes:

Anónimo. Barosaurus. Wikipedia
- Anónimo. Gigantosaurus. Wikipedia
Anónimo. Tendaguru Formation. Wikipedia
- Anónimo. Tornieria. Wikipedia


jueves, abril 28

El registro fósil, recogido y explicado por la literatura popular (11)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO, Universitat de Lleida 



La leyenda de "las pisadas de la mula de la Virgen María", en la ermita de "Nossa Senhora do Cabo" o de "Santa Maria da Pedra da Mua" 




Interpretación legendaria de un rastro de marcas extrañas, de origen inexplicable, impresas en la roca de una ladera marina

En algunos lugares de la superficie de roca pelada que constituye la ladera que desciende hacia el Oceáno Atlántico, en la Bahía de Lagosteiros, bajo la "Ermida da Memória", se pueden observar unos rastros de marcas que aparecen claramente estampadas sobre el duro material pétreo. Desde que el Dr. Miguel Telles Antunes los estudió e identifico en agoste de 1971, sabemos que se trata de icnitas de desplazamiento dejadas por el paso de dinosaurios saurópodos, a finales del Jurásico superior. Alguno de estos rastros u otro muy semejante, tal vez hoy desaparecido por el desprendimiento de los materiales en los que se hallaba impreso dio origen en el pasado, en fecha imprecisa, a una curiosa leyenda mariana, la del ascenso por la ladera de la Virgen María sobre el lomo de una mula gigantesca.



Esquema muy simplificado de la zona de la ladera del Cabo Espichel, denominada "Pedra da Mua", situada en la Bahía de Lagosteiros, con los diversos niveles estratigráficos del Jurásico superior, en los que los investigadores especializados, hallaron 38 rastros de huellas de pisadas de dinosaurios saurópodos, en la década de 1990. Muchos de ellos no resultaban muy visibles a primera vista, ni para el ojo inexperto, pero unos pocos sí eran muy visibles. Alguno de estos rastros o quizás otros semejantes, hoy desaparecidos, podría haber sido interpretado míticamente y haber dado origen a la creencia en el paso, por aquella ladera, de algún ser gigantesco, tal vez, algún extraordinario animal cuadrúpedo, en relación con algún suceso sobrenatural allí acontecido.
En este esquema, la posición de los rastros principales de icnitas saurópodas, aparecen representada por pares de lineas paralelas discontinuas. Todos los niveles estratigráficos que contienen huellas de dinosaurios aparecen identificados por la letra N y un dígito. En el recuadro del ángulo superior derecho se ha representado un par de huellas de pisadas saurópodas, la mayor corresponde al pie y la menor a la mano. 
Imagen: H. Astudillo-Pombo, realizada a partir de otra muy semejante de Celestino Coutinho


Parece razonable creer que algunas de las icnitas dinosaurianas del Cabo de Espichel ya fueran conocidas en la antigüedad, por algunos pastores, cazadores, leñadores, pescadores o marineros de la zona del Cabo Espichel, mucho antes del siglo XIII o XIV, que es cuando, según afirman diversas fuentes, se supone que se halló, milagrosamente, la imagen de la Virgen María con el Niño en brazos que se conserva en la basílica real. 
La visibilidad de algunas marcas individuales y de algunos de los rastros formados por su con junto, debido a su gran tamaño, abundancia y exposición, en un lugar elevado y despejado, estaba asegurada. Debieron resultar bien visibles para quienes miraran hacia aquel lugar, ya fuese desde el lado contrario del altiplano, desde la playa o desde el mar, en la bahía de Lagosteiros.



Vista aérea de la zona del Cabo Espichel (Sesimbra, Portugal) en las inmediaciones del complejo religioso del santuario de "Nossa Senhora do Cabo". El pequeño edificio blanco, dentro de un círculo, situado al final de la ladera marina, es la primitiva ermita conmemorativa del hallazgo de la imagen de la Virgen del Cabo. La parte de la ladera marina que desciende hacia la Bahía de Lagosteiros, encerrada dentro de un trapecio de color rosado, contiene varios niveles estratigráficos en los que se han hallado diversos rastros de pisadas de dinosaurios. Según la tradición religiosa popular fue por este lugar, precisamente, por donde ascendió la mula que surgiendo del mar transportó a la Virgen hasta la cima.
Imagen: Senhora do Cabo (Lendas e Culto)

Es posible que algunas de las icnitas de "Pedra da Mua", en la prehistoria o en la antigüedad pre-cristiana, al resultar ser unas marcas bien visibles, pero inexplicables para el sentido común de aquella época, ya hubieran podido ser interpretadas de alguna manera mítica, por parte de los pobladores o visitantes de la zona que las hubieran observado. Tales interpretaciones fabulosas, de la antigüedad, al no haberse conservado en la memoria popular, ni en ninguna clase de documentación antigua, hoy día, nos resultan totalmente desconocidas. Tan sólo conocemos una interpretación legendaria de tipo mítico, asociada a la religiosidad popular católica portuguesa. Debió generarse en la época medieval y se ha conservado hasta nuestros días, por haber quedado registrada en documentos escritos del s. XVII y en documentos plásticos del XVIII.


Aspecto del retablo barroco del altar mayor de la Basílica Real que contiene el sagrario acristalado en cuyo interior se conserva y expone la pequeña y sencilla imagen de "Nossa Senhora do Cabo" cuyo hallazgo, debidamente adornado por la fantasía popular católica dio origen, al menos, a cuatro tipos de leyendas.
Imagen: Os mistérios do Santuário de Nossa Senhora de Mua



No se conoce con exactitud el año en que, verdaderamente, fue hallada la pequeña imagen de la Virgen que se denominó de "Nossa Senhora do Cabo" Espichel por haber sido hallada en ese lugar. 
El registro documental más antiguo, hasta ahora conocido sobre el culto medieval de Santa María del Cabo o Santa María de la Piedra de la Mula, centrado en el antiguo y pequeño santuario del Cabo Espichel, es una carta del rey Pedro I de Portugal, fechada el 12 de abril de 1366. En la que se comenta que los lugares del término de Sesimbra estaban escasamente poblados en esa época "ya que se encuentran en uno de los extremos del fin del mundo, al que no llega camino alguno, excepto aquellos por los que se va de Romería hasta Santa María del Cabo" 
Por lo tanto, debe suponerse que el hallazgo de la imagen debe ser anterior a esa fecha, en la que, al parecer, aquella imagen ya gozaba de fama, de un santuario propio y de suficientes devotos que iban en peregrinación hasta aquel remoto y solitario lugar, para haber conseguido trazar caminos o senderos que conducían hasta aquel lugar.

Existe una supuesta fecha de hallazgo de la imagen, bastante anterior, correspondiente al año 1215, asociada a una versión legendaria, que según los historiadores parece ser fruto de la confusión. Tal fecha correspondería a la del hallazgo legendario de otra imagen de la Virgen famosa en la zona por lo que correspondería a otra advocación distinta, la de "Nossa Senhora d'Arrábida", venerada en un lugar cercano.

Por lo tanto, sería razonable creer que no habría sido antes de mediados los siglos XIII o XIV, cuando se habrían empezado a generar narraciones piadosas relatando ciertas situaciones extraordinarias relacionadas con el hallazgo milagroso de la imagen de "Nossa Senhora do Cabo" Espichel, pues debió ser en esa época cuando se descubrió la imagen de la Virgen del Cabo Espichel. 
Según algunos autores, la pequeña imagen habría sido ocultada en aquel lugar por los cristianos, muchas décadas antes para protegerla de las hordas de los iconoclastas invasores sarracenos, temerosos de la segura profanación, cuando los moros avanzaban hacia la conquista de Lisboa. 
Según otros autores, las apariciones milagrosas de las denominadas "vírgenes encontradas" tienen un sospechosa relación de proximidad geográfica y cronológica con la instalación de determinadas ordenes religiosas que recolonizaban ciertos territorios, anteriormente, mal cristianizados o islamizados.

Fragmento de uno de los 10 cuadros que constituyen el mural cerámico de azulejos, de 1751, en el que se representa el ascenso milagros de la Virgen del Cabo, cabalgando sobre una mula, por la ladera marina del Cabo de Espichel, en dónde han quedado impresas, milagrosamente, sus pisadas en forma de un largo rastro que partiendo desde el mar llega hasta la cima.
Imagen: Dinosaurs of Portugal


Se dice, también, que la leyenda de la mula prodigiosa, ya aparecía recogida en un documento del año 1410, correspondiente a la orden de construcción de la "Ermida da memória" de Santa Maria da Pedra de Mua, por voluntad y a expensas del Condestable Nuno Álvares Pereira, en el que se cuenta la milagrosa aparición de la imagen de Nuestra Señora, en el Cabo Espichel. 
Se relata que la Virgen María, con el niño Jesús en brazos fue trasportada sobre el lomo de una enorme mula que había surgido del océano, en la bahía de los Lagosteiros. Luego de atravesar la "Praia dos Lagosteiros" la mula fue ascendiendo, sin gran dificultad, por un inclinado talud de roca pelada, hasta  alcanzar el borde del altiplano que corona la ladera del cabo, llegado a ese lugar el animal se arrodilló para que la virgen pudiera apearse. 

Hoy día, el mítico lugar donde, según la leyenda, la Virgen María con el Niño Jesús en brazos, descabalgó la fabulosa mula marina y puso sus santos pies sobre el suelo portugués, puede reconocerse porque está señalado por una pequeñísima ermita de planta cuadrada y curioso aspecto de edificio arábigo. 


Curioso aspecto "arábigo" de la pequeña "Ermida" o "Miradouro" construido a principios del siglo XV, en el lugar en que se halló la imagen de la Virgen María. En el interior se encuentra un zócalo mural de azulejos, del s. XVIII, en uno de cuyos "cuadros" se representa el prodigioso ascenso de la Virgen María sobre el lomo de una mula hasta aquel lugar, tras haber superado la empinada ladera marina que hay a sus pies. 
Imagen: Fotos del Santuário de Nossa Senhora do Cabo Espichel


Por lo tanto parece ser que debió ser a finales del s. XIV o principios del s. XV cuando alguien empezó a asociar las intrigantes marcas impresas en la roca de la empinada ladera marina, con la imagen de la Madre de Dios. Fue entonces cuando alguien se inventó una curiosa e ingenua leyenda popular que pretendía explicar la supuesta relación entre el hallazgo de la imagen sagrada y un misterioso rastro de enormes pisadas causadas por el paso de una imaginaria mula gigante que hoy denominamos icnitas de desplazamiento causadas por el paso de diferentes dinosaurios, hace entre 150 y 145 millones de años.  

Esquema del nivel estratigráfico Nº 5, en el que aparecen representadas las huellas de pisadas de varios dinosaurios saurópodos, formando rastros bien visibles. 
Según algunos autores uno de estos rastros pudiera haber sido interpretado como dejado por el paso por esta ladera de algún animal  cuadrúpedo de enorme tamaño y extraordinaria fuerza .
Imagen: Da Lagoa de Albufeira a Setúbal

Parece ser que a principios del siglo XV ya existía y era conocida una explicación milagrosa a la presencia de un inexplicable rastro de marcas que aparecían impresas en la roca de la ladera de Lagosteiros. Dado que por sus formas redondeadas o de media luna las marcas resultaban vagamente semejantes a las huellas de las pisadas de una caballería de enorme tamaño y debido al hecho de que estaban situadas muy cerca del lugar del hallazgo de una imagen de la Madre de Dios su asociación con las cabalgaduras tradicionales de la Virgen, la burra o la mula, era casi inevitable. 

El ingenuo relato popular, narrando el prodigioso ascenso de una enorme mula por por una superficie de roca pelada muy inclinada, debió resultar fácilmente comprensible y perfectamente creíble para la mayoría de la gente de aquella época y lugar que debían ser tan ignorantes de los fenómenos geológicos como crédulas de los prodigios de dios, al haber sido dotadas por la mitología religiosa comunitaria de una concepción sobre el origen y el funcionamiento del mundo de tipo sobrenaturalista o mágico-religioso. 


Se han recogido cuatro versiones legendarias, diferentes, que relataban el hallazgo portentoso de la imagen de la Virgen, sólo una de las cuales incorpora al relato popular la presencia de las icnitas de dinosaurios saurópodosen existentes en la roca de la ladera marina que desciende desde el altiplano hasta el mar en la bahía dos Lagosteiros. 

En la versión más antigua que es un "calco" de la leyenda del hallazgo de la imagen de "Nossa Senhora d'Arrabida" la imagen habría sido hallada en el interior de una gruta de la ladera, tras haber sido arrastrada por el oleaje de las manos de un fraile, que conjuraba una horrible tempestad nocturna, sobre la cubierta de un barco inglés. 
En otra de las versiones de la leyenda, nada imaginativa, los afortunados halladores de la santa imagen fueron dos hombres de Caparica que habiendo ido a recoger leña hasta aquel apartado quienes lugar encontraron, casualmente, la imagen oculta entre unos peñascos.
En otra versión, algo más imaginativa, los protagonistas habrían sido un viejo de Alcabideche y una vieja de Caparica que había observado en noches sucesivas, la aparición de una luz misteriosa sobre un lugar de la cima del cabo Espichel, quienes por inspiración divina acudieron al lugar por separado pero coincidiendo en el momento del hallazgo


Cuadro narrativo del mural cerámico de azulejos, realizado hacia 1750, representando gráficamente la leyenda del hallazgo de la imagen de "Nossa Senhora do Cabo", explicativa del origen milagroso de unas marcas semejantes a pisadas de mula gigante, en la superficiede las rocas. 
Arriba, a la izquierda aparecen los dos peregrinos, un viejo de Alcabideche y una vieja de Caparica, testimonios y relatores del portentoso milagro en peregrinación al lugar indicado por la Virgen. 
En el centro, la Virgen María con el Niño Jesús en brazos, sentada de lado, sobre la mula milagrosa que era conducida por un ángel. 
Debajo, a la derecha, sobre las rocas del acantilado marino del Cabo Espichel, el rastro milagroso de las huellas de pisadas dejadas impresas sobre la roca por el ascenso milagroso de la mula, surgida del mar Atlántico cargando la imagen de la Virgen. 
Abajo, en el centro, dos angelitos sostienen un cartel alargado en el que aparece escrita la frase que resume el milagro “Chegando a este sítio vêem com admiração subir a Senhora pela rocha” (LLegando a este lugar ven con admiración subir a la Señora por la roca)
Imagen: O Mistério das Pegadas

La versión más conocida y más popular de la leyenda del hallazgo de la imagen de Nuestra Señora, en el Cabo Espichel, ha resultado ser la más fabulosa de todas ellas y que resulta de ampliar el relato de una de las otras versiones, incorporando a la narración la aparición de la virgen sobre la mula gigante que había dejado impresas sus pisadas sobre la roca
Con toda seguridad la popularidad de esta versión legendaria se debe al hecho de haber sido representada gráficamente en uno de los diez "cuadros" que componen un gran mural cerámico que, desde mediados del s. XVIII, existe en el interior de la pequeña y sencilla ermita conmemorativa y quizás también por resultar un relato mucho más atractivo y emotivo por ser mucho más fantasioso y espectacular que los otros.


Distribución, a modo de zócalo en el interior de la ermita, del conjunto de 10 "cuadros narrativos" que constituyen el mural cerámico de azulejos, en el que se narra visualmente la historia legendaria y real del origen de los dos santuarios marianos del Cabo Espichel.
Imagen: Ermida da Memória, Cabo Espichel, 


En los 4 primeros "cuadros" de los 10 que componen el mural de azulejos, a modo de zócalo en la parte baja de los muros del interior de la "Ermida da Memória", se narra la leyenda de la inspiración y hallazgo de la imagen y los 6 restantes la historia de la construcción de los dos santuarios, el viejo y el nuevo y el culto. 
Con toda seguridad, la representación gráfica de una de las versiones hizo que fuese la más "leída visualmente" con profunda admiración por miles de crédulos peregrinos analfabetos, necesitados de milagros, desde el momento de su colocación, hacia 1751, y hasta el día de hoy. Por esta razón esta ha sido la interpretación popular más divulgada y conocida sobre el origen milagroso de las icnitas del Cabo de Espichel. 

Unos determinados niveles de estratos calcáreos, con una inclinación de 35º, de los que forma la parte de ladera del Cabo de Espichel, que descienden hacia la Bahía de Lagosteiros muestra impresos unos misteriosos rastros de marcas como de enormes pisadas equinas. Antiguamente se creyeron pisadas, dejadas por el paso de una gigantesca mula prodigiosa. Causadas al ascender desde la playa hacia la cima del promontorio, cargando a la Madre de Dios con el Niño en brazos.
Imagen: Senhora do Cabo (Lendas e Culto)

La leyenda que verdaderamente nos interesa por incluir las icnitas de dinosaurios, relata que "Un viejo de  Alcabideche había observado en noches sucesivas, la aparición de una luz misteriosa sobre un lugar del cabo Espichel. Intrigado por aquel hecho misterioso y no encontrando explicación alguna, le pidió a la Virgen María que le explicase qué significaban estas visiones. En sueños, se le apareció la Virgen y le dijo que fuera hasta el cabo Espichel, donde se encontraría una imagen suya, a la que debía rendirse culto en un santuario. Al día siguiente, el viejo salió en peregrinación para cumplir el mandato de la Virgen. Yendo de camino hacia el cabo Espichel, se encontró con una vieja de Caparica, que había tenido las mismas visiones y recibido la misma indicación de la Virgen, por lo que decidieron proseguir el camino y realizar la misión del descubrimiento juntos.
Después de haber llegado al punto de destino, el lugar donde aparecía la luz misteriosa y donde luego se construiría la pequeña ermita conmemorativa, avistaron en la Bahía de Lagosteiros una gran mula surgiendo del océano que era cabalgada por la Virgen María con el Niño en brazos. Luego de atravesar la playa, el animal fue ascendiendo por la ladera de roca pelada, con alguna dificultad debido a la gran inclinación del terreno, por este motivo el animal tenía que afianzar cada paso que daba, con gran fuerza, de tal manera que iba dejando tras de sí un rastro de sus pisadas. Finalmente al llegar a la cima, donde estaban los dos maravillados viejos peregrinos, la mula avanzó unos pasos y se arrodilló para que la Madre de Dios pudiese apearse de su cabalgadura. Después de desvanecerse la visión, los dos testigos visionarios, hallaron entre las rocas aquella pequeña imagen de la Virgen, como uno de los dos testimonios del milagroso portento vivido, el otro testimonio eran las pisadas que la gigantesca mula había dejado impresas sobre las rocas de la empinada ladera."

De haber existido, realmente, la enorme e imaginaria mula portentosa de la leyenda popular, debería haber tenido un aspecto más o menos semejante al de los animales de la imagen. Puesto que ciertos géneros de dinosaurios surópodos, no identificados con precisión, fueron los verdadero autores de la gran mayoría de las pisadas más frecuentes y más visibles del yacimiento de icnitas de "Pedra da Mua" del Cabo de Espichel.
Imagen: Sauropods 2. Digital painting de Raúl Martín, de 2012, para Scientific American Magazine

La invención de un relato piadoso que narrara para el hallazgo de la pequeña y sencilla imagen unas circunstancias portentosas, resultaría no sólo mucho más emocionante y memorable, sino también, mucho más efectivo para atraer hasta el lugar del hallazgo milagroso a más peregrinos ansiosos de ayuda divina, dispuesto a dejar cuantiosos donativos, en el santuario, a cambio de un milagro de la Virgen. 


Fotografía reciente en la que se ve, en la parte izquierda, el aspecto de un panel informativo, con datos para visitantes interesados en la paleontología del lugar. En la parte derecha vista de la ladera marina con los niveles estratigráficos que contienen icnitas de dinosaurios. Sobre el altiplano, a la izquierda la basílica y el complejo religioso agrupado a su alrededor y a la derecha, aislado, el pequeño edificio de la primitiva ermita conmemorativa.
Imagen: Cida Garcia

Hoy día, la vieja interpretación que confundía un rastro de icnitas de dinosaurio saurópodo, compuesto por las huellas de manos, en forma de media luna, y por huellas de pies, en forma ovalada, con las pisadas dejadas por el paso de una mula gigantesca, a las personas de mentalidad racionalista y con formación naturalista, les resultará tan fantasioso como absolutamente increíble.



Columna estratigráfica del Cabo de Espichel, correspondiente a materiales del Jurásico superior, en la que se indican los niveles estratigráficos en los que se han hallado impresas icnitas de dinosaurios, formando parte de 40 rastros. 
En cada uno de los niveles estratigráficos se ha representa el tipo de dinosaurio causante, identificado a partir de la forma de sus huellas características. Predominan claramente los rastro de dinosaurios saurópodos (38), vegetarianos, pero se han hallado dos rastros de terópodos, carnivoros.
Imagen: Land of the Dead 







Fuentes: 

- Adrião, Vitor Manuel. 2013. Os mistérios do Santuário de Nossa Senhora de MuaComunidade teurgica portuguesa 2013/09/19
Anónimo "Culto a Nossa Senhora do Cabo". Wikipedia
Anónimo. Pedra da Mua – Cabo Espichel (Sesimbra) Museu Nacional de História Natural e da Ciência. Universidade de Lisboa 
-Antunes, Miguel Telles. 1976. Dinossáurios Eocretácicos de Lagosteiros. Centro de Estratigrafia e Paleobiologia do Instituto Nacional de Investigação Científica. Ciências da Terra. Universidade Nova de Lisboa
- Baptista Pereira, Fernando António. 2014. "O santuário do Cabo Espichel a Lenda, o Espírito do Lugar e o modo de os dar-a-ver". Revista Santuários, Cultura, Arte, Romarias, Peregrinações, Paisagens e Pessoas. Vol. 1 (1): 116-125.
- Colectivo. Os dinossáurios nadavam? en Pegadas e pistas de dinossáurios no Mesozóico português
- Colectivo. 2011. Icnitas de Dinosaurio de la Península Ibérica (IDPI) Candidatura hispano-portuguesa para Declaración Patrimonio Mundial de UNESCOMinisterio de cultura.   
- Ferreira, Alcino & Cabaça, Ana. 2011. “Santuário de Nossa Senhora do Cabo Espichel”Revista Arquitectura Lusíada, N. 3 (2.º semestre 2011): p. 41-48. 
Figueiredo. Silvério. 2013. As Lendas das Pegadas de Cavalos: Icnofósseis interpretados como marcas de equídeos. I Congresso Internacional "O Touro e o cavalo na pré-História e na História" Golegã e Chamusca 15 – 19 Maio 2013
- Granadeiro, Rui. 2015. Nossa Senhora do CaboAlmada virtual museum
- Marques da Silva, Carlos & Cachão, Mário. 2008.  "Dinossáurios e crenças populares". Departamento de Geologia, da Faculdade de Ciências da Universidade de Lisboa. Geologia no Verão
Mateus, Octávio. 2008. Lenda da N. Sra. da Pedra da Mua. Lusodinos 15/06/2008
- Pato, Heitor Baptista. 2013a. "A Senhora do Cabo (Historia e Culto)" Linda-a-Velha
- Pato, Heitor Baptista. 2013b. "A Senhora do Cabo. As lendas/ O culto/ Os círios Linda-a-Velha, 6 Abril 2013 
- Pereda Suberbiola, X., Ruiz-Omeñaca, J. I. y Canudo, J. I. 2006. "Los primeros descubrimientos de dinosaurios ibéricos"Naturaleza Aragonesa nº17, p. 4-10
- Pereda Suberbiola, Xabier & Díaz-Martínez, Ignacio. 2011. Los fósiles de dinosaurios como Geomitos. Enseñanza de las Ciencias de la Tierra(19.2)  141-148