sábado, marzo 21

Sobre los diversos y extraños nombres de los fósiles (5).


por Heraclio ASTUDILLO POMBO, Universitat de Lleida


4- Cuando muchos nombres distintos, tienen significados muy parecidos (2):
El caso de algunos grupos comunes de braquiópodos (1)



Introducción

En diferentes regiones culturales, españolas, con los nombres vulgares de determinados géneros de braquiópodos, fósiles, pertenecientes a tres ordenes: Rhynchonellida, Terebratulida y Spiriferida, sucede algo semejante, a lo que sucedía con los nombres populares, asignados a los numulites según su tamaño y forma, correspondientes a las diversas formas microsféricas, mesosféricas y megasféricas, características de diferentes especies de numulites (entrada del 11/04/2010). Porque en el caso de los braquiópodos fósiles, también, se puede ver que a pesar de la multiplicidad de nombres usados, en España, para referirse a cada género, familia u orden de braquiópodos, se mantienen algunos referentes de tipo ideográfico y lexicológico, que han orientado en un  sentido determinado la elección del nombre vulgar asignado, acostumbrando a resultar en cada región, más o menos convergentes, conceptualmente, y más o menos constantes, geográficamente.


Lámina mostrando diversas vistas de las conchas de diferentes géneros de braquiópodos fósiles, con formas y relieves muy variados. Ciertos aspectos pudieron inspirar, en determinadas localidades, denominaciones vulgares basadas en el principio de semejanza o analogía formal.
Imagen: Illinois State Geological Survey

A diferencia de lo que sucedía con los numulites, un género de fósiles mucho más localizados en el espacio geográfico y limitado en el intervalo geocronológico, resulta que los braquiópodos fósiles tienen en la Península Ibérica una distribución espacial y temporal muchísimo más amplia. Por ambos motivos, existen muchos lugares de España en los que este tipo de fósiles están presentes y resultan abundantes, cuando afloran en aquellos lugares que son frecuentado por personas, suelen ser conocidos por los habitantes de la zona y pueden llegar a ser denominados, siempre y cuando hayan cumplido alguna función en la cultura de la comunidad. 

En el caso particular de los braquiópodos fósiles, en España, la función más extendida, geográficamente, y más común, socialmente, fue la utilización lúdica, en la mayoría de ocasiones como juguete improvisado o encontrado, utilizados en juegos de lanzamientos y malabarismos, en sustitución de canicas, huesos de melocotón, agallas de roble, cantos rodados o piedras vulgares. En otras ocasiones, ciertos tipos raros y hermosos, fueron usados como objetos coleccionables e intercambiables, por otras clases de objetos o servicios, integrándose en la cultura infantil, de muchas comunidades rurales, 
Más raramente, se han encontrado algunos casos de braquiópodos, a los que les fue asignada una función protectora, de tipo mágico-religioso, relacionada con los patronos de ciertos santuarios, venerados por la religiosidad popular comarcal, al respecto, puede consultarse el caso navarro de las denominadas "piedras de la Santísima Trinidad" de Aguinaga.

Los usos y costumbres mencionados, generalmente, fueron propios de comunidades serranas, por ser las sierras lugares favorables al afloramiento de los materiales geológicos, paleozoicos o mesozoicos, que contenían algunos de los tipos de braquiópodos fósiles más comunes integrados en la cultura popular. 
Les relaciones culturales y funciones sociales, con ciertas clases de braquiópodos fósiles, como en otros casos, se mantuvieron muy vivas o decadentes hasta mediados del siglo XX, en que la incipiente modernización de la sociedad española, fue modificando, de manera más o menos brusca, las costumbres y tradiciones de la sociedad española, mientras la emigración, iba vaciando de gente y de uso amplias extensiones de la geografía ibérica. Las consecuencias culturales de tal proceso fueron la caída en el olvido,más o menos rápida, de los nombres populares de muchos fósiles y la pérdida de las funciones culturales y sociales, de los diversos tipos de braquiópodos asimilados por la cultura popular. Tan sólo lograron salvarse del olvido definitivo aquellos aspectos que fueron recogidas por escrito por ciertos cronistas, naturalistas o folcloristas que percibieron su importancia etnográfica o la inmediatez de su próximo olvido


Algunos ejemplos de nomenclatura popular aplicada, en España, a varios tipos de braquiópodos fósiles, del Orden  Terebratulida 

A continuación se presenta una relación extensa, pero no exhaustiva, de muchos de los nombres populares de "terebrátulas", fósiles de braquiópodos de concha lisa. Algunos eran usados hasta hace pocos años y otros aún son mantenidos en uso hoy día, pero en declive, por efecto de la generalización científica facilona : "fósil" o mucho más "sofisticada": "braquópodo", "terebrátula" o "rinconela". Los nombres vulgares que se muestran a continuación y otros que no, han sido recogidos, de fuentes orales y documentales, por quien escribe esto, durante los últimos 10 años.


"Fraile" Según el informante, por la semejanza del perfil lateral de las conchas, puestas verticalmente, con la figura de un fraile o monje regordete u obeso, vestido con túnica y capa y cubierta la cabeza con capucha. Aplicado a todo tipo de "terebrátulas", fósiles de género indeterminado, del Jurásico. En Alcublas (Valencia), C. A. Valenciana. Como juguete, en juegos del tipo de "los cantillos", "las chinas" o "las tabas"

Representación caricaturesca de un fraile regordete, con capucha picuda que guarda un cierto parecido con el aspecto de muchas "terebrátulas" comunes, siempre y cuando no sean de contornos, excesivamente, redondeados, o de perfil lateral demasiado plano o excesivamente globoso
Imagen: Dreamstime


"Gallinica" Parecido de su perfil lateral, puestas horizontalmente con la figura rechoncha de una gallina joven o "polla". Fósiles de género indeterminado correspondientes,  indistintamente, al grupo de las "terebrátulas" o de las "rinconelas", de todo tipo, del Jurásico.  En Carrascosa de la Sierra, (Cuenca), Alcocer y Villanueva de Alcorón, (Guadalajara), C. A. Castilla-La Mancha. Usadas como  juguete, en juegos infantiles del tipo de "los cantillos", "las chinas" o "las tabas"


Aspecto del perfil del cuerpo de una gallina adulta, relativamente parecido al de algunas "terebrátulas"
Imagen: Little Hen Rescue


- "Paloma" Semejanza de su perfil lateral, puestas horizontalmente, con la figura de una paloma en reposo. Fósiles de género indeterminado correspondientes al grupo de las "terebrátulas" de todo tipo, del Jurásico. Varias villas de la Sierra de Albarracín, (Teruel), C. A de Aragón.


- "Paloma" Semejanza de su perfil lateral, puestas horizontalmente, con la figura de una paloma en reposo. Fósiles de género indeterminado correspondientes al grupo de las "terebrátulas" de todo tipo, del Jurásico. En Torrecuadrada de Molina (Guadalajara), C. A. Castilla-La Mancha.


"Paloma", “palomita”  Semejanza de su perfil lateral, puestas horizontalmente, con la figura de una paloma en reposo. Fósiles correspondientes al grupo de las "terebrátulas", la especie más frecuente es Lobothyris subpunctata, del Jurásico inferior (Liásico). En Noviercas (Soria), C. A. de Castilla y León.


Paloma mensajera, macho, llamada Odín, descansando en un nidal artificial. Recorrió los 905 Km. que separan Lloret de Mar (Girona) de Cariño (A Coruña) en sólo 14 horas. Obsérvese que estando acuclillado, el perfil lateral del ave recuerda el de algunas "terebrátulas"
Imagen: Nieripigeons España


“palomita”, “palomica” Semejanza de su perfil lateral, puestas horizontalmente, con la figura de una paloma en reposo. Fósiles de género indeterminado correspondientes al grupo de las "terebrátulas" de todo tipo, del Jurásico. En Abejuela, Albarracin, Ariño, Guadalaviar, Jabalambre, Josa, Obon, Sarrion,  Torrecilla (Teruel)  C. A. de Aragón 


- “Palomita” Semejanza de su perfil lateral, puestas horizontalmente, con la figura de una paloma en reposo. Fósiles de género indeterminado correspondientes, indistintamente, al grupo de las "terebrátulas" o de las "rinconelas", de todo tipo, del Jurásico. En Clares, agregado de Maranchón (Guadalajara), C. A. de Castilla-La Mancha


“Palomita”,  Semejanza de su perfil lateral, puestas horizontalmente, con la figura de una paloma en reposo. Fósiles de género indeterminado correspondientes al grupo de las "terebrátulas" de todo tipo, de genero indeterminado, del Jurásico-CretácicoCuevas de Amaya (Burgos), C. A. de Castilla y León


- "Perdigaia", "perdigai", "perdigoia", Por la semejanza de su perfil lateral, puestas horizontalmente, con la figura de una perdiz joven (mallor. "perdigalla" = perdiz joven). Fósiles de la especie Terebratula davidsoni. En diversas localidades del Valle de Sóller (Mallorca), C. A de Baleares.



Doble imagen comparativa, a la izquierda, tres ejemplares de perdices en el campo, a la derecha dos ejemplares de Terebratula davidsoni, dispuestos de costado, sobre su valva dorsal, procedentes del valle de Sóller (Mallorca)
Imagen: composición de Guillem Mas Gornals 


- “Pichón” Por la semejanza de su perfil lateral, puestas horizontalmente, con la figura de una paloma joven. Fósiles de género indeterminado correspondientes al grupo de las "terebrátulas", aquí las especies más frecuents són Lobothyris punctata y Lobothyris subpunctata, del Jurásico. En Pelegrina y Setiles (Guadalajara), C. A. de Castilla-La Mancha


Aspectos de 5 ejemplares de Lobothyris punctata, dispuestos para mostrar sus diversos perfiles y detalles. Procedentes del  Jurásico inferior (Toarciense) de Guadalajara 
Imagen: Braquiópodos  


- "Pico de gallina" , "gallináceo". Por la semejanza de su perfil lateral, puestas horizontalmente, con la figura de un pico de gallina. Fósiles de género de "terebrátulas raras y  atípicas”: Terebrirostra sp. del Cretácico superior (Cenomaniense). Baranda de Montija (Burgos), C. A. Castilla y León 


Aspecto del perfil de un ejemplar de Terebrirostra lyra procedente de la localidad francesa de Sainte-Adresse, Alta Normandía.
ImagenLe blog de floours 59


- "Pichilina" Según el informante, por su parecido a la figura de un pene de niño muy pequeño, "con su agujerico y todo". 


Aspectos diversos del mismo ejemplar, desde diferentes puntos de vista. Ornithella emarginata, del Jurásico medio (Bathoniense), procedente de Mamers, Dept. Orne, ( Francia )
Imagen: Braquiópodos 

Personalmente, me inclino a pensar que "pichilina" es un diminutivo que deriva de "pichina", corrupción de pechina (concha) sin más trasfondos genitales, pero la imaginación calenturienta de algunos observadores puede "hacerles ver" cierto tipo de cosas que otros no saben ver. Se a plica a todas clase de terebrátulas de muy  pequeño tamaño, de muy diversos géneros, frecuentemente se trata de ejemplares de Ornithella sp. del Jurásico. En Lécera (Zaragoza), C. A. de Aragón. 



- Piedra de la santísima TrinidadPor el lugar donde se encontraban y recogían, situado en las faldas del monte Erga, cerca de la ermita de la Trinidad. Usados como protección divina contra el impacto del rayo. Fósiles de la especie Zeilleria (Cincta) numismalis, del Jurásico inferior. En Aguinaga (Navarra).

Aspecto de un ejemplar de Zeilleria (Cincta) numismalis visto por su valva ventral
Imagen: Hokudai Museum


- "Pitón" Por su extremo puntiagudo, en forma de cuernecillo,  por su gran tamaño y por su función lúdica, en un juego de lanzamientos y malabarismos que más habitualmente se realizaba con piedrecitas redondeadas (cantillos, chinas), huesos de melocotón (pitas) o astrágalos (tabas).  Fósiles de género indeterminado, correspondientes al grupo de las "terebrátulas" o de las "rinconelas", indistintamente, del Jurásico. En Bueña (Teruel), C. A  de Aragón


- “Pitón” (pequeño tamaño) y “pitona” (gran tamaño). Por su extremo puntiagudo, en forma de cuernecillo,  por su tamaño y por su función lúdica, en un juego de lanzamientos y malabarismos que más habitualmente se realizaba con piedrecitas redondeadas (chinas), huesos de melocotón (pitas) o astrágalos (tabas)Fósiles muy globosos de  género indeterminado del grupo de las "terebrátulas", del Jurásico. En Pinilla de Molina (Guadalajara), C. A. de Castilla-La Mancha.


Un grupo de damas romanas del s. I, participantes en un juego con tabas, a un juego de lanzamientos y malabarismos que es el ancestro de muchos otros juegos posteriores, semejantes, conservados por el folclore infantil. 
Las dos que están jugando en ese instante, son las dos que están agachadas en primer término.
Dibujo de H. Roux, del s. XIX, reproduciendo una pintura, sobre mármol, hallada en Herculano, conservada en el Museo Nacional de Nápoles (Italia)
Imagen: Jeu des osselets


- “Pitona” Por su extremo puntiagudo, en forma de cuernecillo,  por su tamaño y su función lúdica,, en un juego de lanzamientos y malabarismos que más habitualmente se realizaba con piedrecitas redondeadas (chinas), huesos de melocotón (pitas) o astrágalos (tabas)Fósiles de género indeterminado correspondientes, indistintamente, al grupo de las "terebrátulas" o de las "rinconelas", del Jurásico. En Judes y otras poblaciones de la comarca de Arcos del Jalón (Sòria), C. A. Castilla y León 


Conjunto de 5 braquiópodos fósiles que antaño,  constituían el material necesario para jugar al "juego de las pitonas" en ciertos pueblos de  Castilla-La Mancha y de Castilla y León. Formado por una "terebrátula", de concha lisa, situada en el centro y cuatro "rinconelas", de concha estriadas, en las esquinas.
Imagen: Juegos jugados en Judes 


- “Pitona” Por su extremo puntiagudo, en forma de cuernecillo, por su tamaño y por su función lúdica, en un juego de lanzamientos y malabarismos que más habitualmente se realizaba con piedrecitas redondeadas (chinas), huesos de melocotón (pitas) o astrágalos (tabas)Fósiles de género indeterminado, correspondientes, indistintamente, al grupo de las "terebrátulas" o de las "rinconelas", del Jurásico.  En Torremocha del Pinar (Guadalajara), C. A. de Castilla-La Mancha



- “Virgencica” Por la relativa semejanza de la vista dorsal de las conchas, en posición vertical, con algunas imágenes de la Virgen María que aparecían cubiertas, de la cabeza a los pies, por un amplio y largo manto. Diversos géneros indeterminados de terebrátulas del Jurásico. En algunas localidades, desconocidas, de Teruel y Zaragoza, situadas en el sector central del Sistema Ibérico, C. A. de Aragón

Aspecto de la vista frontal de la imagen de Nª Sª de la Consolación, de Utrera, como prototipo de imagenes con cierta semejanza a algunos géneros de "terebratulas"
Imagen: Blog del Esparto




Las motivaciones onomásticas 

En el grupo de braquiópodos fósiles, pertenecientes al grupo las "terebratulas" predominan las denominaciones populares de tipo analógico, basadas en el parecido, relativo, con ciertas clases de seres u objetos familiares: aves, frailes, pechinas o pitones, cuando el fósil se dispone orientado ante los ojos del observador de una determinada manera, generalmente, se compara su perfil lateral, ya sea en posición vertical u horizontal y con la valva dorsal en posición superior. 
La similitud de braquiópodos fósiles, pertenecientes al grupo las "terebratulas" que parece resultar más evidente para la mayoría de los observadores-denominadores, es la semejanza aviana con gallinas, palomas o perdices.


Fuentes:

- Astudillo Pombo, Heraclio (2008) Fósiles ibéricos vinculados con el rayo, por el folklore español (4) PIEDRAS DEL RAYO EN NAVARRA (3) Folklore de los Fósiles Ibéricos 22 de marzo de 2008
Astudillo Pombo, Heraclio (2010) "Paleontología cultural y Etnopaleontología. Dos nuevos enfoques sobre el registro fósil". AEPECT. Enseñanza de las Ciencias de la Tierra, 2010 (18.3)  p. 284-297
- Astudillo Pombo, Heraclio (2010) Fósiles ibéricos relacionados, por la tradición popular, española, con Dios, Jesucristo o con la Trinidad. Folklore de los Fósiles Ibéricos 25 de mayo 2010
- Mas Gornals, Guillem & Astudillo Pombo, Heracli (2012) Un fòssil juràssic amb un nom popular peculiar a la Vall de Sóller.  Comun. V JORNADES D’ESTUDIS LOCALS DE SÓLLER I FORNALUTX 2011


martes, marzo 3

Los dinosaurios en la cultura popular española y portuguesa (17)

por Heraclio Astudillo Pombo, Universitat de Lleida


Los dinosaurios en los medios de comunicación, españoles, más populares: la prensa periódica, el cinema, los cromos y los tebeos.
Segundo periodo: de 1900 a 1919, inclusive   
(Continuación, 10ª parte).




Introducción:

La "revista ilustrada de viajes y aventuras", de Madrid, Por esos mundos, publicó el 1 de septiembre de 1911, en las páginas 66- 72 de su nº 200, un artículo  titulado "Un jardín zoológico antediluviano"Se informaba a los lectores de un nuevo parque de atracciones inaugurada en la población alemana de Stellingen, próxima a Hamburgo que resulta muy novedoso e interesante para cualquier amante de la Historia natural y muy especialmente para los amantes de la Paleontología. 
Ha sido escogido y reproducido porque trataba sobre reproducciones escultóricas de animales prehistóricos, a gran tamaño, situadas en escenarios realistas y entre las que se incluían las representaciones de algunos dinosaurios y de otros animales "antediluvianos", emparentados con ellos,
Estaba ilustrado con una serie de nueve fotografías, todas de mala calidad y muy mal retocadas. Aparecía firmado por un autor que para nosotros resulta anónimo, pues tan solo se identificaba con las iniciales D. R. 
La redacción del texto nos hace creer que se trataba de una persona entendida en el tema, por lo que no creemos que las dos iniciales correspondan a algún pseudónimo del fundador y director de la publicación: José del Perojo, un periodista, empresario, filósofo, escritor, traductor y pensador político, aficionado a la divulgación de temas científicos.

Se ha conservado la ortografía original, como indicio de que el lenguaje también se transforma con el paso del tiempo y se va adaptando a ciertas convenciones, es decir, evoluciona y como en el caso de los fósiles, también las características de un texto pueden ser usadas para inferir la antigüedad de un documento.


Un jardín zoológico antediluviano 

AUNQUE la fantasía humana no puede imaginar la infinita variedad de formas adoptadas por los representantes de los reinos animal y vegetal, cuyas especies sabemos que ascienden á centenares de millares, una mirada superficial á los restos fósiles de organismos extinguidos, nos demuestra que en el curso de los días pretéritos la naturaleza creó muchas formas sorprendentes que no tienen analogía ninguna con las de nuestra vegetación y nuestra fauna actuales. 
Carl Hagenbeck, el fundador del famoso parque zoológico de Stellnigen (sic), en los alrededores de Hamburgo, donde se conservan hasta las fieras más salvajes, en un estado de aparente libertad, ha instalado en su Jardín del Edén, una serie de maravillosas figuras, representando los más extraños y fantásticos monstruos que habitaron nuestra tierra en los tiempos prehistóricos, creando así lo que podríamos llamar un jardín zoológico antediluviano. 

Estos gigantes que dominaban, en el mundo, hace millones de años, están situados en un escenario, digámoslo así, adecuado á sus modos de vida, y por lo tanto dan perfecta idea del aspecto de la tierra en aquellas remotas épocas. El visitante que pasa una hora en aquel fantástico jardín, concluye por creerse transportado á un mundo en el que la ciencia de la paleontología le permite reconstituir hasta los más pequeños detalles.
Entre aquellos animales habitantes de la tierra, la lucha por la existencia debía de ser mucho más grande que en la actualidad. Aquellos monstruos se tenían declarada una guerra perpetua, y la lucha era titánica, á juzgar por sus formas y su enorme tamaño. La multitud de armas que la Naturaleza les prodigó, llegaron á ser insuficientemente protectores en el curso del tiempo, al paso que las condiciones climatológicas acarreaban fatalmente la extinción de aquellos seres. 


«Estegosaurio» atacado por un «Ceratosaurio»

Aparte de sus rasgos peculiares, debidos á las condiciones del mundo antediluviano, estos anímales tenían mucho de común con las especies existentes, remotas descendientes suyas, y demuestran de un modo sorprendente, la lenta evolución de una clase á otra, con muchos estados intermedios entre el reptil y el ave, el pez y el mamífero, y así sucesivamente. 

Los modelos de animales antediluvianos á que venimos refiriéndonos, los ha modelado en cemento el conocido escultor zoólogo Mr. J. Pallenberg y están colocados en actitudes y grupos tan naturales, que ofrecen el aspecto de la realidad. Alzanse unos, á orillas de un precioso lago rodeado de abundante vegetación, y otros, como los enormes cocodrilos, aparecen sobre la superficie de las aguas. Para dar mayor realismo á su aspecto, hay también escenas de lucha entre estos monstruos de los tiempos primitivos.

Para modelarlos con toda exactitud, se ha estudiado, minuciosamente, todos los huesos y las huellas fósiles que se conservan en los principales museos del mundo, especialmente, en el de Historia Natural de Nueva York . Cada modelo fue sometido al exámen de las más eminentes autoridades en la ciencia de la paleontología, quienes indicaron las modificaciones y correcciones que convenía hacer para que estuviesen lo más perfectamente de acuerdo con los datos científicos. 


"Alosaurio" devorando los restos de un "Brontosaurio". Interesante escena de lucha por la existencia entre los primeros pobladores del planeta, formidablemente dotados de armas de combate.

Al llegar al puente que cruza el lago, se ofrece á la vista del visitante una interesante escena de lucha. Un monstruo llamado Ceratosaurio, un animal que podría describirse como un cocodrilo de cola y patas traseras enormes y semejantes á las del canguro, ataca á otro, animal de la clase de los reptiles, al Estegosaurio, el cual, con el lomo protegido por una doble fila de aletas ó espinas, de un metro de alto, y por una serie de pinchos en la cola, parece próximo á rendirse á los ataques de su enemigo, mucho más pequeño, pero más ágil. 

Algo más allá, se ve un gigante aún mayor llamado Brontosaurio, que ya ha sucumbido en la lucha por la vida. Un Alosaurio, semejante á un enorme lagarto de la misma familia de monstruos, devora, glotonamente, los restos de su desgraciado compañero herbívoro, que aparentemente estaba desprovisto de medios de defensa para una lucha seria. El triunfante Dinosaurio, con su gran cabezota y sus largos y aguzados dientes, según lo demuestran las circunstancias en que fueron encontrados sus restos, fue uno de los amos en aquella época. Gracias á sus enormes garras anteriores, adaptadas para desgarrar, y á sus robustas patas traseras, admirablemente adaptadas para el salto, estaba excelentemente dotado para desempeñar el papel de dominador. Hablando en términos generales, los dinosaurios contituían una familia de reptiles terrestres con sorprendente abundancia de formas, tanto más notables cuanto que la estructura de sus esqueletos, pone de manifiesto una transición continua hacia las aves. 


El Iguanodonte. Medía 8 metros de altura

Uno de los monstruos más grandes de esta clase, junto al cual los árboles de alrededor parecen enanos, es el gigantesco Iguanodonte, cuya cabeza se alza á unos ocho metros sobre el nivel del suelo. Tan fantástico ser andaba habitualmente sobre sus patas traseras, semejantes á las de un ave, como lo prueban las enormes huellas de más de setenta y cinco centímetros de largo, separadas por un espacio de catorce metros, encontradas en los bosques de Sussex. Ayudábanle á consevarse derecho y á marchar como las aves, las grandes dimensiones de su cola; tenía el cuello relativamente largo, los brazos largos, y los dedos primero y quinto formaban casi ángulo recto con los dedos centrales. En cambio la cabeza era muy pequeña, y las limitadas proporciones de su cerebro no impedirían, indudablemente, que este animal tuviese capacidad para la lucha por la existencia. 

Otra especie de dinosaurios, el Diplodoco, ofrece cierta semejanza con el anterior, pero es de proporciones mucho mayores. Este animal vivía en las regiones de América del Norte, de clima tropical, con extensos lagos de agua salada, cuyos restos sedimentarios forman las llamadas «tierras malas» de nuestros días. Aunque el Diplodoco de Stellingen mide 20,13 metros de largo, no es de los más grandes, pues ha sido reconstituido con los huesos más completos, y nó con los mayores que existen de su especie.





El «Diplodoco”. Media 20 metros y medio de longitud

Este lagarto ingente poseía una cola más larga que la del Iguanodonte, pero las patas traseras eran poco más largas que las delanteras, circunstancia que le permitía al animal andar con las cuatro. La enorme longitud de su cuello y la notable pequeñez de su cabeza son igualmente sorprendentes.Entre el lugar ocupado por el Iguanodonte y el reservado para su compañero, el Diplodoco, los visitantes pueden ver un encantador idilio de hace diez millones de años. 

Un idilio de hace diez millones de años. Familia completa de "Rhinoceros Saurians" bañándose en un lago

Una familia de «Rhinoceros Saurians» (Triceratops), ha llegado al lago, y el padre se baña asomando en las aguas la cabeza y el lomo, mientras que la madre, con el hijuelo permanece en la orilla. Aparte de la gruesa cola de lagarto, característica en ellos, como en los reptiles, estos extraños animales recuerdan por su aspecto general el rinoceronte de nuestros días. El Triceratops tenía tres cuernos, un pico como el de un ave de rapiña y una especie de collar erizado de puntas.

Un grupo aún más antiguo de lagartos fósiles, comprende al Plesiosaurio que puede ser descrito como una enorme foca con larga y gruesa cola, cuello notablemente prolongado, y cabeza pequeñita. Era un reptil marino con miembros que recuerdan las aletas de la ballena, y cinco dedos sin garras. 

El «Plesiosaurio». Reptil marino con miembros que recuerdan las aletas de la ballena

Una familia algo emparentada con esta, comprende los Ictiosaurios, parecidos á peces, que ocupaban, entre los reptiles de su época, un lugar semejante al que ocupan hoy las ballenas entre los mamíferos. Tenían el cuello corto y rechoncho, el hocico notablemente largo, la cola larga y vigorosa, y los remos tan cortos como las aletas de la ballena. 
Lo mismo que estos reptiles de forma de ballena, los lagartos voladores fósiles, ó Pterosaurios, no han dejado representantes en los reptiles de nuestros días. En realidad, la única analogía solo puede encontrarse, en la fauna de hoy, en la familia de los murciélagos, de la clase de mamíferos. Sin embargo, mientras que la membrana voladora de los murciélagos, se extiende entre el segundo, tercero, cuarto y quinto dedo y el cuerpo, la de los Pterosaurios llegaba desde el último (cuarto) dedo, extraordinariamente desarrollado, hasta el cuerpo. Los tres primeros dedos eran cortos, y estaban provistos de garras. 


En el parque de Stellingen se ven unos cuantos animales de esta clase, á orillas del agua, rastreando por las rocas ó descansando sobre losas de piedra. Estos lagartos-aves comprenden unos pocos Aerosaurios, de ancho hocico, y algunos Rhamphorhynchus de larga cola como la de una rata.

El «Pteranodonte». Gran lagarto volador, dotadode pico y cresta de ave


En una gran roca hacia la cual parece dirigirse el Diplodoco, están representados dos gigantescos dragones voladores en actitud de descansar. Éstos Pteranodontes, como se los denomina científicamente, eran grandes lagartos voladores, de cola corta, dotados de largo pico como el de un marabú, y una estrecha cresta de longitud casi igual á la del pico.


Al mismo tiempo que las familias de animales ya extinguidos, vivían otras muchas especies más ó menos relacionadas con los reptiles de hoy. Ejemplos de esto son los grandes y pequeños lagartos de cresta. (Dimetrodonte y Naosaurio) que se ve en una de las fotografías que acompaña á este articulo. Asemejábanse á un caimán dotado de hocico largo y ancho, y les caracterizaba una alta cresta de rígidas espinas que se extendía á lo largo del lomo. Junto á éstos, y medio ocultos por el agua, se ve dos cocodrilos verdaderos de los periodos cretáceo y del jurásico, que se distinguen de la misma familia, en la actualidad, por su gordura, principalmente. Por el césped andan dos enormes tortugas caracterizadas por una formación cartilaginosa en la cola y en la cabeza, y, especialmente, por dos grandes excrecencias como cuernos, próximas á las orejas.


Una colección de reptiles antediluvianos. En segundo término, el «Dimetrodonte» y el
«Nausosaurio,» de formas parecidas al caimán

Además dé los reptiles antediluvianos, hay en el jardín algunos animales fósiles de otras clases. En las rocas y á orillas del agua, se ven unas cuantas aves primitivas (arqueopterigios) íntimamente relacionadas con los reptiles. Caracteriza á estas aves una cola larga compuesta de vértebras, á cuyos lados, se extienden unas líneas de grandes plumas. El ala comprende tres dedos bien desarrollados, y, en sus mandíbulas se encuentran algunos dientes. En una piedra litográfica de la formación jurásica desenterrada en Solenhof, Alemania, se ha encontrado huellas del Arqueopterigio

Las aves primitivas

En el centro del lago, emerge la cabezota de un batracio llamado Mastodonsaurio, miembro de una familia propia da las formaciones carbonífera y triásica. Mientras que los más grandes anfibios de nuestros días apenas alcanzan medio metro de largo, entre sus antecesores antediluvianos, figuran algunas especies cuyo cráneo sólo, medía metro y medio de largo. Otro anfibio es el Pareíosauro, de unos dos metros de largo, que es semejante á un sapo gigantesco, de cola corta y cabeza menos aplastada que la de los sapos de hoy. Su piel revela notables restos de una especie de coraza de chapas de hueso. 
En el parque de Stellingen se ve hasta un insecto fósil, una mosca dragón gigantesca, de más de sesenta centímetros de alas. 

Actualmente, se está trabajando para ampliar el jardín zoológico antediluviano, mediante la adición de nuevos ejemplares pertenecientes á todas las familias conocidas de animales extinguidos.
D. R.


Notas

1- Este mismo artículo ya fue publicado, hace años, en El Cuaderno de Godzillincon fecha 29/12/2008 en su sección de Prensa Histórica

2- En la entrada publicada en este mismo blog y dentro de esta misma sección, el pasado 21 de  junio de 2014, ya mencionabamos a Herr Carl Hagenbeck, director del jardín zoológico de Stellingen, cerca de Hamburgo; en relación a informaciones "fidedignas" relacionadas con la supuesta existencia de dinosaurios vivos en el Congo... Precisamente el nuevo Jardín Antediluviano, era una ampliación de la zona dedicada a la exposición de "fieras salvajes" en recintos que imitaban su hábitat natural. 

3- Como las fotografías del articulo de Por esos mundos, de 1911, no son muy buenas, y no se han podido encontrar otras imagenes alternativas que permitan apreciar la calidad paleoartística de las figuras de animales prehistóricos, realizadas por Pallemberg, ofrecemos una imagen correspondiente al parque y al trabajo del artísta.

Antigua entrada monumental de estilo modernista al, hoy inexistente, parque zoológico de Stellingen, que fue conocido como el "Hagenbeck Zoo" o "Hagenbecks Tierpark". 
Todas las esculturas decorativas, en bronce, son obra del escultor alemán, Joseph Franz Pallenberg, especializado en la representación de figuras escultóricas de animales.



domingo, febrero 15

Gastronomía ibérica de inspiración paleontológica (9)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO, Dept. Medi Ambient i Ciències del Sòl. Universitat de Lleida


Jornadas Gastronómicas Jurásicas, en algunos restaurantes del Concejo de Colunga, para celebrar los Aniversarios del Museo del Jurásico de Asturias (MUJA)



Introducción

Parece ser, que la idea de organizar unas Jornadas Gastronómicas Jurásicas, en el Concejo de Colunga, surgió con el inicio del año 2008. Tal cosa sucedió en el transcurso de una reunión de las "fuerzas vivas" del Concejo, promovida por la dirección del Museo del Jurásico de Asturias (MUJA), con motivo de la próxima celebración del 4º aniversario, del museo de los dinosaurios de Colunga. 

Portada de folleto promocional de actividades turistico-culturales y lúdico-educativas, organizadas desde el MUJA. En el margen derecho superior, informa de la conmemoración del IV Aniversario del equipamiento
Imagen: MUJA

Se trataba de idear, valorar y seleccionar diversos tipos de actividades sociales que fueran atractivas y aptas para todos los públicos que resultaran novedosas y que estuvieran relacionadas con el contenido del MUJA y de las rocas de la Costa Jurásica Asturiana. Con ellas deberían ocuparse las diversas jornadas y franjas horarias de la semana del 1 al 6 de abril. Además de servir para conmemorar los cuatro años de vida del museo, darlo a conocer en otras comarcas y provincias, algunas de ellas también deberían servir para beneficiar, económicamente, a los empresarios y emprendedores locales que quisieran implicarse y participar de forma activa.


Algunas escasas referencias aparecidas en los medios de información locales
 
En el Boletín de Información Turística, Infoasturias nº 85. ABRIL • 2008, publicado a finales de marzo, en una nota informativa de su página 3, se anuncia que el MUJA celebrará su cuarto aniversario del 1 al 6 de abril y que con tal motivos se realizarán diversas actividades en el mueso. Finalizando esa nota con el siguiente párrafo: 
"Durante el fin de semana (días 5 y 6) algunos de los mejores restaurantes de la zona servirán un “menú jurásico” cuya composición y precio variarán en función de cada establecimiento."
El mismo Boletín de Información Turística en su página 4, en la sección de Eventos de interés en Abril, citaba en primer lugar: Colunga. 5 y 6 de abril, Jornadas Gastronómicas Jurásicas.

Una nota informativa, publicada por la Redacción Búscolu con fecha 30/03/2008, titulada "El MUJA celebra en abril su IV aniversario" decía en su último párrafo:"Varios restaurantes de la zona tendrán ese fin de semana un menú jurásico."


Vista aérea de las instalaciones del Museo del Jurásico de Asturias, asentado sobre una zona de prados y rodeado de una zona forestal. A la izquierda el Museo con su característica forma de icnita tridáctila. Abajo en el centro la cafetería, a la derecha la zona de juegos infantiles. En el centro, por encima, exposición al aire libre de dinosaurios emblemáticos
Imagen: MUJA  

De la poca información disponible, sobre esas Primeras Jornadas Gastronómicas "organizadas", parece poder deducirse que debieron ser el resultado de algún tipo de acuerdo, bastante espontáneo y un tanto improvisado. Su mayor mérito sería que constituyeron el embrión, a partir, del cual se irían desarrollando las sucesivas Jornadas Gastronómicas Jurásicas, desgraciadamente, con poco eco mediático y escasa transferencia social. 
En 2014, cuando se celebró el X Aniversario del MUJA, las Jornadas Gastronómicas Jurásicas seguían vivas, pero no sabemos si gozaban de suficiente vitalidad como para aguantar otros diez años...




Primeras Jornadas Gastronómicas Jurásicas, en el Concejo de Colunga, del 1 al 5 de abril de 2009


Cubierta del tríptico conmomorativo del V Aniversario del MUJA. La figura de la silueta de la cabeza y cuello de un saurópodo, con cara de pocos amigos, destaca sobre un dramático fondo rojo que ha sido rasgado por un horrible zarpazo tridáctilo. Ese violento contacto terópodo "abre" un espacio visual en el que destaca claramente una información muy relevante,  en la que se anuncia que el equipamiento ha alcanzado los 5 años de vida, de servicio cultural y de revalorización del patrimonio paleontológico asturiano.
Imagen: Dinoastur

Las Jornadas Gastronómicas Jurásicas celebradas en el año 2009, parecen haber sido las primeras que se organizaron de una forma coordinada y responsabilizada. Pues por primera vez se diseñó un buen cartel anunciador y se dispuso de bastantes notas y reseñas informativas en la prensa regional.

En esta segunda ocasión los gastroturistas paleontológicos, podían conocer con antelación y cierta facilidad qué locales participaban y en qué consistía, exactamente, su oferta gastronómica conmemorativa y a qué localidades del Concejo de Colunga habría que desplazarse. 
En algunos casos, incluso, conocía que era lo que iba a ingerir, antes de sentarse en la mesa y tomar contacto con el plato o con quien lo servía. Pero en otros predominaba el misterio del desconocimiento, la emoción de la sorpresa y la posibilidad del chasco gustativo.




Menús Jurásicos para celebrar el V Aniversario del MUJA (Museo del Jurásico de Asturias)

 
Restaurante Eutimio (Lastres)
1- Ensalada rape (pez jurásico, parecido al ictiosaurio), de setas y gambas
2- Fabes con perdiz
3- Arroz con leche
Vino Somontano y vino Rioja, licores asturianos
Precio 28€


Restaurante La Rula (Lastres)
1- Surtido jurásico de Patés, 

o Consomé de Dinosaurio
o Pimientos rellenos de marisco
2- Fabes al estilo Tucusaurius 

o sopa de marisco y de velociraptores marinos
3- Cachopinos de merluza, de Lastres 

o entrecot de Tyrannosaurius a la plancha 
o en salsa Jurásica
o chipirones rellenos en su tinta
4- Postre Jurásico
Rioja cosechero y Albariño de la casa
Precio 23 €



Contracubierta del tríptico conmomorativo del V Aniversario del MUJA. Sobre el mismo fondo gràfico de la cubierta se anuncian las Jornadas Gastronómicas Jurásicas, de 2009. Aparecen sobreimpresos, los nombres de los negocios participantes, sus respectivas ofertas gastro-paleontológicas y el precio
Imagen: por cortesía del entrañable e insigne Dr. Ignacio Ruíz-Omeñaca


Restaurante Vistalegre (Colunga)
1- Huella de Tortos con revuelto de picadillo
2- Cocido de garbanzos con bogavantes y nécoras
3- Huevos de dinosaurios sobre milhojas de galleta y almendras
Tinto Rioja Montecillo y blanco Albariño mindiño; café y licores
Precio 25 €


Restaurante Casa Laureano (Colunga)

1- Sopa de la Costa Jurásica
2- Pechuga de Dinosaurio rellena
3- Tarta de Museo
Sidra o vino Rioja Cosechero
Precio 18 €

Menú Infantil:
1- Sopa de estrellas
2- Escalope de Dinosaurio
3- Tarta de Museo
Agua o refresco
Precio: 8 €


Restaurante Entreviñes (Colunga)
1- Ensalada al estilo Jurásico
2- Carrilleras ibéricas
3- Huella de Tyrannosaurus
vino tinto Rioja, café...
Precio 19€


Restaurante Palacio de Libardón (Colunga)
1- Tosta de huella de dinosaurio (con setas caramelizadas y queso de Oscos)
2- Crema de Saurópodo (de espárragos trigueros con caviar de oricios
3- Plato de Tirannoshaurius al horno (cordero lechal)
4- Profiteroles rellenos de nata y chocolate
Tinto Rioja y blanco de Rueda
Precio: 25 €


Restaurante El Mirador San Roque (Lastres)
1- Sopa de hígado de dinosaurio
2- Tyranosaurius de caleya
3- Rocas Jurásicas
Vino Rioja
Precio: 20 €


El Barrigón de Bertín (Lastres)
1- Aperitivo especial aniversario muja: Carpaccio de pixin al aroma anisado
2- Arroz cremoso de crustaceos Jurásicos (centollo guisao)
3- Merluza con Pil-Pil de setas de Primavera
4- Bizcocho tibio de chocolate con mandarina
Precio: 36,80 €. Bebidas no incluidas



Nota

Si se compara la información contenida en lista anterior, relativa a los restaurantes y cafeterías que participaron en las Primeras Jornadas Gastronómicas, del año 2009, y poniendo atención a las correspondientes ofertas gastro-paleontológicas, con las correspondientes a la última edición, celebrada el 2014, publicada en la anterior entrada,
sin demasiada dificultad, podrán sacarse algunas conclusiones interesantes. Con ellas podría realizarse un pronóstico de futuro, a corto plazo vistas algunas inercias y ciertas tendencias... Como se trata de un ejercicio discutible, controvertido y gratuito, dejo la anterior propuesta retórica al libre albedrío de l@s amables visitantes de esta bitácora más esforzad@s y tesoner@s ;)

Quizá algunos restauradores colungueses, implicados en las Jornadas Gastronómicas Jurásicas no "pongan toda la carne en el asador". Pero los que quieran continuar activos, en próximas ediciones, deberían tomar ejemplo en la actitud e inspirarse en  la creatividad, de l@s niñ@s que asisten a los talleres que organiza el MUJA en ciertos periodos vacacionales
Imagen: Una mamá en la luna