sábado, enero 25

El Registro fósil ibérico en la Loterofilia española (1)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida


Introducción

El origen de la entrada de hoy y de algunas otras que le seguirán en el futuro, es la imagen que puede verse bajo a estas líneas. La recibí por correo electrónico el pasado día 6 de enero, llegó como regalo de reyes, de parte de una lectora habitual de este blog, con el siguiente comentario:
"Te mando esta imagen que he descubierto casualmente, porque hace años que sigo tu blog y nunca he visto que hayas tratado sobre este tema: los dinosaurios en los cupones de la ONCE"

Curiosa instantánea publicada en Twitter por Francisco Ortega, titulada "¡Dos iguales para hoy!...¡ya tenemos nuestro cupón de la ONCE! con Concavenator", en la que se puede ver a los tres paleontólogos españoles que describieron a un nuevo género y nueva especie de dinosaurio ibérico, en un trabajo publicado en 2010.  En el centro, sosteniendo el cupón dinosauriano, está José Luís Sanz, a su derecha, Francisco Ortega y a su izquierda Fernando Escaso.
Imagen: Francisco Ortega

Hasta ese día, el escribiente no había caído en la cuenta de que pudiesen existir otros cupones de los sorteos de la ONCE que estuviesen dedicados a los dinosaurios, a parte del único cupón de la ONCE de temática dinosauriana que ya conocía. Era el que se imprimió y luego distribuyó para el sorteo del día 6 de septiembre de 2018. Ese cupón estaba dedicado a Dinópolis, en Teruel, el mayor parque temático  europeo epecializado en los dinosaurios. En aquel cupón se mostraba una espectacular reconstrucción, a tamaño natural, del 'Turiasaurus riodevensis', “el gigante europeo” de casi 30 m. de largo, hallado en Riodeva (Teruel) en 2003. 
Hasta el pasado día de Reyes, quien escribe, ignoraba que existiesen más cupones de la ONCE que hicieran referencias a los dinosaurios o a cualquier otra temática paleontológica.
Por ello, mi agradecimiento inmaterial e infinito a mi amable corresponsal del pasado día 6 de enero. Puesto que con su escueto mensaje y aquella única imagen, consiguió espolear la   curiosidad innata y el instinto investigador de quien escribe. Una vez despertada su curiosidad y picado en su amor propio, el escribiente pasó a la acción. La búsqueda exhaustiva en Internet de cupones de la ONCE que pudieran contener referencias gráficas o textos alusivos a la temática paleontológica. El resultado de la prospección no ha sido demasiado satisfactorio, en cuanto al número de hallazgos de nuevos cupones, pero ha permitido descubrir que existía una nueva área de estudio para la Paleontología cultural española, la de la "loterofilia" o "lotofilia" paleontológica. Con la entrada de hoy se inaugura una nueva área temática en este blog, con la que se pretende iluminar un poquito la ignorancia sobre este tema tan colateral a la paleontología ,como minoritario en la loterofília, por falta de material coleccionable disponible.



¿Qué es la loterofilia?

La loterofilia, también conocida como lotofilia, es el nombre que recibe el coleccionismo de décimos, cupones, boletos. billetes, participaciones, postales, carteles publicitarios y cualquier otro tipo de material relacionado con los sorteos realizados las principales  entidades organizadoras de sorteos oficiales y regulares, como en España son la Lotería Nacional y la ONCE. 
Desde la fundación de la Lotería Nacional en 1812, se han realizado miles de sorteos de lotería, desde el famoso sorteo de la Lotería de Navidad que se celebra cada 22 de diciembre a los sorteos semanales de la Lotería Nacional del jueves y el sábado. En el caso de la ONCE el primer sorteo se celebró en Madrid el 8 de mayo de 1939 y desde entonces se han venido celebrando diariamente. Para satisfacer la demanda de décimos y cupones en todos los sorteos oficiales organizados por las dos instituciones españolas más importantes, de todas las autorizadas a organizar juegos de azar, a lo largo de los años de celebración, se han emitido millones de décimos de lotería y de cupones de la ONCE.


Portada del CATÁLOGO DE LOTEROFÍLIA de  España. Contiene los décimos de Lotería Nacional emitidos semanalmente durante el periodo de 1960 a 1983. Editorial SAFI. Barcelona, 1984. 113 páginas. Imagen: Todo Colección

De todos los millones de décimos y cupones emitidos, para los diferentes sorteos, solo se ha conservado una parte muy pequeña de un enorme total. Pues lo más habitual, una vez que se ha comprobado que no han resultado premiados, es que se rompan, se tiren o se abandonen en papeleras. Otros se quedan extraviados en las casas o lugares de trabajo, olvidados en el fondo de un cajón, en el interior de un libro o revista, sirviendo como improvisado "marca-páginas" o "punto de lectura". Pues bien, estos décimos desechados u olvidados en los sitios más insospechados son el “tesoro” de los loterófilos españoles, es decir, los coleccionistas de boletos de la Lotería Nacional y/o de los cupones de la ONCE. Estos aficionados llegan a acumular 100.000 décimos en sus colecciones de lotería. Localizar y reunir estos décimos, y todo lo relacionado con ellos, es la gran misión y la enorme pasión de los aficionados a la loterofilia.


Álbumes modernos con colecciones de décimos de lotería, mostrando su contenido. Los diferentes décimos se organizan y conservan en hojas de plástico diseñadas para su fácil manejo y visualización. 
Imagen: Asociación Española de Coleccionistas de Lotería (AECLOT)

Como es fácil de imaginar, en el campo de la loterofília, no todos los décimos y cupones tienen el mismo valor para los coleccionistas. Los más apreciados son los décimos y cupones más antiguos (un décimo original del primer sorteo de 1812 puede costar hasta 3.000 euros), pero también  los más raros (como los décimos emitidos por ambos bandos durante la Guerra Civil) o los cupones de la ONCE, emitidos en ciertos días de determinados años y  relacionados con ciertas efemérides históricas o culturales
Por un décimo de lotería o "cupón de los ciegos" poco habituales se puede llegar a pagar entre 100 y 400 euros, en función de cada caso, aunque en la mayoría de los casos los coleccionistas prefieren cambiar los que tienen repetidos, entre ellos, en vez de comprarlos. Como sucede con todos los objetos de colección, los más valorados y mejor pagados son los décimos o cupones que están intactos o en excelente estado de conservación; mientras que los décimos rotos o deteriorados no valen casi nada, a menos que se trate de auténticas rarezas, por ejemplo aquellos que incluyen algún error de impresión en los textos o en la coloración.


Tipos de colecciones de boletos de lotería y cupones de la ONCE

Además de los décimos o cupones más antiguos o raros, los amantes de la loterofilia crean colecciones de todo tipo. Cada coleccionista persigue un propósito diferente: tener todos los números capicúas, poseer la colección numérica, es decir, reunir todos los números, desde el 00000 al 99999, conseguir un décimo de cada administración de lotería de su provincia, región o de España, conseguir un décimo de cada uno de los diversos sorteos, juntar todos los colores de las series. Cualquier excusa que justifique el tener en casa más décimos o cupones que fotografías familiares, vale para el coleccionista loterofílico.
Los hay que intentan reunir todos los décimos de la Lotería Nacional o cupones de un año o de un periodo histórico determinado. Otros se centran en los décimos o cupones con el mismo número, numeraciones capicúa, terminaciones concretas, etc. 
Las colecciones temáticas, son las más frecuentes, por ejemplo de décimos o cupones dedicados a obras de arte, a monumentos nacionales, a personajes históricos célebres, a regiones geográficas, a la naturaleza, a ciertas disciplinas o artes mayores o menores, profesiones o actividades, etc. etc. …

Cupones antiguos de los sorteos benéficos a favor de los ciegos. En la parte superior cupones de 1936 a 1954. En la parte inferior cupones de 1961 a 1979. Nótese que su diseño gráfico resulta muy poco elaborado y poco atractivo a la vista.
Imagen: Gente del Puerto de Santa María

Si bien los primeros décimos de lotería y cupones de la ONCE, solamente contenían números, letras y sellos o emblemas oficiales, desde 1960 los décimos de la Lotería Nacional y los cupones de la ONCE, se han estado ilustrando con imágenes de todo tipo, cada vez de mayor calidad gráfica, lo que ha hecho que su aspecto resultase atractivo para el público comprador y especialmente para los coleccionistas. Por ejemplo, en los años 90 se emitió una serie dedicada a los Juegos Olímpicos de Barcelona, también ha habido series muy populares dedicadas a los equipos de fútbol de primera división, a los monumentos más importantes de cada región, etc. 

Álbum moderno con colecciones de cupones de la ONCE, mostrando su contenido. Los diferentes cupones se organizan y conservan en hojas de plástico diseñadas para su fácil manejo y visualización. 
Imagen: Todo Colección 


Es precisamente a partir de 1960, cuando se empieza a popularizar en España, el coleccionismo de décimos de lotería y de cupones de la ONCE, por lo que se puede decir que la loterofília española nace en esa misma década en la que los boletos resultan más atractivos visualmente.


¿Dónde se pueden encontrar décimos y cupones para coleccionarlos?

Tradicionalmente, los aficionados a la loterofilia además de recurrir a las donaciones de amigos y familiares, también acostumbraban a visitar los locales donde se vendían boletos o cupones, puesto que eran lugares que disponían de papeleras en las que, después de cada sorteo, los compradores podían consultar las lista expuestas de premios y depositar los boletos que no habían resultado premiados. Solían de visitar las ferias dominicales de coleccionistas y los negocios de antigüedades, además se reunían en convenciones y encuentros regionales, organizados por las diversas asociaciones por todo el país. 


Caja para la recogida de décimos no premiados, instalada en la Administración de Loterías nº 205, en Madrid.  Obsérvese el mensaje contenido en el texto que aparece en el cartel situado junto a ella. Fotografía original de Patricia Meca.
Imagen: El Mundo

Hoy en día, gracias a Internet, el coleccionismo de boletos de lotería y cupones de la ONCE se ha modernizado mucho y se ha facilitado extraordinariamente la compra, la venta o el intercambio con coleccionistas de lugares lejanos. Existen webs especializadas en coleccionismo loterofílico donde es posible comprar, vender o cambiar todo tipo de décimos de lotería y cupones de la ONCE. De modo que si alguien halla casualmente o su familia había conservado décimos o cupones antiguos o raros, que permanecían olvidados o guardados en algún cajón se puede consultar su valor económico en Internet, donde también es posible encontrar algún aficionado a la loterofilia que los pueda estar buscando e incluso que los quiera comprar!


¿Qué es la loterofilia paleontológica?

Es una actividad o manifestación cultural, especializada en el coleccionismo selectivo de todos aquellos objetos relacionados con los sorteos oficiales que estén asociados al registro fósil. Fundamentalmente, se trataría de boletos correspondientes a sorteos oficiales que contengan imágenes y textos relativos a determinados yacimientos, colecciones o museos paleontológicos o especies fósiles emblemáticas. También, artículos de publicaciones o carteles publicitarios que hagan referencia a determinados sorteos y boletos, relacionados con esta temática particular.
Por tanto la loterofilia paleontológica es una especialización temática, dentro de la loterofilia o lotofília. De momento, las investigaciones personales relacionadas con este particular asunto, no han resultado demasiado fructíferas ni esperanzadoras. Una primera conclusión que se puede avanzar, es que a la vista de los resultados obtenidos en la concienzuda búsqueda realizada, parecer ser que no se ha dedicado ni un solo boleto de la lotería nacional a la paleontología española.

Aspecto del cupón de la ONCE, dedicado a Dinópolis que ha sido mencionado al principio de la entrada y que era el único que era conocido por el autor, antes de recibir el donativo de la amable seguidora del blog y de iniciar la investigación loterofílica que ha dado origen a esta entrada y las que le seguirán en el futuro.
Imagen: Eco de Teruel

No se ha encontrado ningún boleto de la Lotería Nacional que haga referencia al registro fósil español. Tan solo se han hallado unos pocos cupones de la ONCE en los que se hace referencia al Patrimonio Histórico Paleontológico español. Esos escasos hallazgos son los que van a nutrir las pocas entradas que, de momento, se van a poder dedicar a mostrar este tema tan minoritario. La ventaja de ser loterofílico paleontológico es que la colección va a ocupar muy poco espacio, porque no va a constar de más de una docena de ejemplares. Espero equivocarme por el bien de esta especialidad de coleccionismo y que esta temática tenga un mayor reflejo en los boletos y cupones del futuro. Además el contenido gráfico y textual de los boletos de lotería y cupones de la ONCE, también sirven para dar a conocer, promocionar y revalorizar lugares, actividades, descubrimientos o patrimonio material e inmaterial, de tipo natural, histórico y cultural, en beneficio de tod@s l@s españoles. 

En nuestro país existe una multitud de yacimientos paleontológicos que por el valor científico de sus hallazgos resultan de gran importancia nacional e internacional y que, sin embargo, resultan desconocidos para la mayoría de los ciudadanos españoles. La confusión llega hasta tal punto que algunos periodistas y editores confunden en sus publicaciones a los paleontólogos con los arqueólogos. En muchas comarcas españolas existen rutas y equipamientos turísticos, basados en su patrimonio paleontológico, que son una importante fuente de actividades económicas, relacionadas con el geoturismo y el turismo cultural. La presencia en los cupones de la ONCE y en los décimos de lotería de esos lugares y sus fósiles, contribuiría a darlos a conocer, a valorarlos y a interesarse por ellos a la ciudadanía de este país.


El cupón de la ONCE de "el chico de la Gran Dolina" de Atapuerca

El cupón de la ONCE relacionado con el registro fósil español, más antiguo que se ha podido localizar en Internet es el correspondiente al sorteo del día 16 de agosto del año 2001. Estaba dedicado a la zona arqueológica de la sierra de Atapuerca, en Burgos y destacaba muy claramente el rostro de un muchacho prehistórico que parecía devolver la mirada, era el retrato del denominado "chico de la Gran Dolina. El cupón correspondía a una serie temática dedicada aquellos lugares de España que habían sido declarados Patrimonio de la Humanidad, por la Unesco, en el año 2000 al ser considerados un  lugar privilegiado, referente histórico y arqueológico obligatorio para cualquier estudio de la Evolución Humana.  


Aspecto del cupón de la ONCE  correspondiente al sorteo del 16 de agosto del 2001. Dedicado a la zona arqueológica de la sierra de Atapuerca, en Burgos
Imagen: Todo Once

Como ilustraciones del cupón o boleto de la ONCE, figuran, dos trabajos del paleoartista Mauricio Antón. 
En la parte derecha está el retrato imaginario del denominado "chico de la Gran Dolina de Atapuerca", mostrando unos rasgos faciales algo primitivos, característicos y atribuidos por los paleoantropólogos  a su especie: Homo antecessor
En la parte izquierda del cupón, en color sepia se ha representado una escena de la vida cotidiana, en un campamento de personas pertenecientes a la especie Homo antecessor. En primer término tres miembros adultos y un niño pequeño, a la derecha una pareja preparando para curtir una piel de animal y a la izquierda, una mujer cuidando de un bebé. Al fondo un hombre con una lanza en la mano derecha, de espaldas a las mujeres, parece estar vigilando el horizonte y los límites del territorio, para prevenir el ataque de alguna fiera salvaje o de un grupo de humanos rivales, interesados por conquistar su refugio y su territorio, agrediendo a los componentes de su grupo familiar.


Ilustración de Mauricio Antón, representando una escena de la vida cotidiana en un campamento de personas pertenecientes a la especie Homo heidelbergensis
Imagen: La Cueva del Tiempo. Un viaje a nuestros orígenes

La reconstrucción de los rasgos del rostro del "muchacho de la Gran Dolina" de Atapuerca, fue posible gracias al hallazgo de un cráneo humano, en unas condiciones de conservación  bastante buenas. El  cráneo en cuestión reconocido por los paleoantropólogos como el de un individuo joven de aspecto humano relativamente moderno,fue hallado el 8 de julio de 1994 en el nivel TD6 de la Gran Dolina. Inicialmente fue  identificado con el código de excavación: 3 (ATD6-69). 
En mayo de 1997 se publicó en la  a revista Science un artículo en el que se afirmaba que se trataba del cráneo de un niño de unos 1o años de una nueva especie humana a la que se denominaba Homo antecessor, por ser antecesora y ancestro común, tanto de los neandertales (Homo neanderthalensis) como de las poblaciones humanas actuales (Homo sapiens). Este primer artículo resultó muy polémico, pero hallazgos posteriores confirmaron que la identificación de los restos había sido acertada.

Aspecto de los fragmentos del cráneo de un homínido joven de fisonomía humana, hallado el 8 de julio de 1994 en el nivel TD6 de la Gran Dolina. Fue  identificado inicialmente con el código 3 (ATD6-69). Emayo de 1997 se publicó e en la  a revista Science que se trataba del cráneo de un niño de la nueva especie: Homo antecessor,  antecesora y ancestro común de los neandertales (Homo neanderthalensis) y de las poblaciones humanas actuales (Homo sapiens). Fotos original de Jordi Mestre / IPHES
Imagen: Secretos del chico de la Gran Dolina



Fuentes

- Anónimo. Atapuerca. Patrimonio de la Humanidad. Patrimonio de Castilla y León  
Anónimo. LoteríaWikipedia
Anónimo. Homo antecessor. Wikipedia 
Anónimo. Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE). Wikipedia
Anónimo (2019). ¿Qué es la loterofilia?. Curiosidades. Loteria Manises
- Bermúdez de Castro y Risueño, José Mª (2013). Los secretos del chico de la gran dolina. Periódico de Atapuerca nº 25, julio, p. 3.
- Meca, Patricia (2010). No tire sus décimos, un 'loco' coleccionista los recogerá. El Mundo 15/11/2010 

martes, diciembre 31

Márquetin, enología y registro fósil (16)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida


Uso del registro fósil, como emblema de ciertos vinos españoles (16ª parte)

Los vinos paleontológicos de la Bodega Vila Corona (Lleida) (2ª parte)


Introducción:

El barranco de Llabustes que es un accidente geográfico de la Sierra dels Nerets, muy cercano a las viñas de la bodega Vila Coronas, ha servido para dar nombre a una colección  de diferentes variedades de vinos de la bodega que constituyen una serie de vinos monovarietales, blancos o tintos.


La Bodega Vila Corona, siguiendo con su proyecto de colaboración con las actividades que ponen de manifiesto la riqueza geológica, arqueológica y paleontológica de la comarca del Pallars Jussà, ha puesto en su etiqueta del vino monovarietal LLABUSTES MERLOT de la cosecha de 2015, una imagen fotográfica de la ahora famosa hacha de mano "bifaz neandertal", imagen cedida por los arqueólogos que excavan el yacimiento paleolítico de la Cueva de les Llenes. 
La excavación de este yacimiento es llevado a cabo por el grupo de investigadores del proyecto "Cova de les Llenes", integrado en el marco de un proyecto de investigación arqueológica mayor, diseñado por el Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES). 
El proyecto "Cova de les Llenes" es dirigido por un equipo de tres arqueólogos del IPHES: Maite Arilla, Edgard Camarós i Jordi Rosell. En el transcurso de las investigaciones arqueológicas se han encontrado diferentes objetos de piedra manipulada por humanos y restos de fauna cuaternaria utilizada como alimento humano, elementos que habrían demostrado que se produjo una ocupación humana de la cueva, durante el Paleolítico inferior.

Aspecto de los diferentes objetos de piedra tallada, hallados en la primera campaña de excavaciones en la cueva de les Llenes, fotografiados por sus dos caras. En la parte superior izquierda, de color azulado,  está el hacha bifaz denominada  "Aquiles", reproducida en la etiqueta del vino denominado "Llabustes 2015", de la Bodega Vila Coronas. 
Imagen: Cova de les Llenes

Se han descubierto utensilios prehistóricos de piedra,  tallados muy rudimentariamente y "núcleos" de piedra, preparados para ser acabados posteriormente. Todos ellos, por estilo y antigüedad, se supone que fueron confeccionados por humanos neandertales (Homo neanderthalensis), posiblemente, hará unos 200.000 años. 
Estos descubrimientos arqueológicos, si se confirman, demostrarían que la ocupación humana en el territorio del Pirineo y del Prepirineo, es mucho más antigua de lo que se creía hasta ahora. Estos descubrimientos son excepcionales  en este sentido, situando la "Cova de les Llenes" en una posición privilegiada para el estudio de la evolución humana, puesto que llenaría el vacío que hasta ahora existía, en el conocimiento material de la historia de nuestros antepasados lejanos, los neandertales.

La Cueva de les Llenes se encuentra en la comarca natural del Prepirineo de Lleida, en el municipio de Conca de Dalt, comarca administrativa del Pallars Jussà), específicamente en el lado oeste del desfiladero llamado "cañón de Erinyà" formado por la acción erosiva del río Flamisell, a 7 km., al norte, de La Pobla de Segur. 

El cañón de Erinyà es un lugar geológico inusual, que presenta una serie estratigráfica de roca caliza del Cretácico Tardío. 
La entrada de la cueva se encuentra a 100 metros sobre el curso actual del río. La longitud total de la cueva es de aproximadamente 185 metros, agregando la longitud de una galería lateral. La entrada de la cueva tiene alrededor de 2,5 metros de altura por unos 3 metros de ancho y está orientada 17 grados sur-sureste. La altura del sitio es de 750 metros sobre el nivel medio del mar.

La cueva fue excavada por primera vez en los años 50 por el arqueólogo Juan Maluquer de Motes en el marco de la Sección de Prehistoria del Instituto de Estudios Pirenáicos (1942-1982), con la finalidad de encontrar restos del Neolítico ibérico. En aquel primer estudio de la cavidad se mostraba una secuencia estratigráfica en la que se había identificado y descrito un estrato basal que contenía restos óseos del Pleistoceno, que correspondían a osos de las cavernas (Ursus spelaeus). Este hecho fue la causa principal de que un grupo de arqueólogos del IPHES se propusiesen iniciar estudios y excavaciones en la Cueva d les Llenes, en una época muy reciente. La primera temporada de excavaciones se realizó en el año 2013 y fue dirigida por el equipo de investigación actual. En esta primera campaña, las excavaciones se centraron en la entrada de la cueva, donde el equipo excavó una superficie de alrededor de 25 m2. 


Trabajos de excavación en la cueva de les Llenes, durante la campaña del 2015
Imagen: URVActiv@

Los resultados preliminares muestran una secuencia estratigráfica que tiene 8 niveles, hasta ahora. Los primeros seis niveles están muy alterados por remoción, presentando una mezcla de materiales zoológicos que pertenecen a diferentes períodos del Holoceno. 

El nivel 8º es el único que presenta materiales paleontológicos y arqueológicos "in situ", que han sido datados del Pleistoceno medio. Se han hallado restos óseos de osos de las cavernas (Ursus spelaeus), hienas de las cavernas (Crocuta sp.), oveja salvaje o tahr (Hemitragus sp.) y ciervo rojo (Cervus elaphus), así como herramientas líticas del Paleolítico medio, elaboradas principalmente en piedra cuarcita y corneana. Esas materias primas parecen provenir de piedras rodantes recolectadas en las riberas del río Flamisell que fluye por el fondo del valle. 
A aquella primera campaña de 2013 le han seguido otras, realizadas bianualmente (2015  y 2017), con resultados muy estimulantes. 
Las diversas campañas de las excavaciones han estado bajo la  co-dirección y la co-responsabilidad de Maite Arilla, Jordi Rosell y Edgard Camarós, arqueólogos e  investigadores del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES).

En campañas de excavación posteriores, en 2015 y 2017, en las que se excavaron nuevas parcelas del piso de la cueva, hasta alcanzar el fondo de la misma, se han hallado más restos óseos de fauna, algunos de los cuales han servido para identificar la presencia en la zona de otros animales del Pleistoceno que anteriormente no habían aparecido. Aquellos restos pertenecieron a las siguientes especies: lobo (Canis lupus), "leopardo de las cavernas", conocido como  "leopardo de la era glacial" o "leopardo del Pleistoceno Tardío" (Panthera pardus spelaea), una subespecie extinta del leopardo europeo (Panthera pardus sickenbergi). Así mismo, se han hallado e identificado restos de óseos de león de las cavernas (Panthera leo spelaea), de rinoceronte lanudo (Coelodonta antiquitatis), de ciervo gigante o megalócero (Megaloceros giganteus). 

La relación entre los restos de la fauna y la industria lítica hallada en la cueva, está determinada por la presencia de marcas de corte y de fracturas, de origen típicamente humano, en algunos de los huesos de thar y ciervo rojo hallados en el interior de la cueva. Sin embargo, los restos óseos más abundantes, parecen proceder de las actividades cazadoras y carroñeras de algunos de los animales carnívoros ocupantes ocasionales de la cavidad, estando relacionados con la actividad de acarreo de presas y de carroña, principalmente por parte de los osos de las cavernas y secundariamente, por los leones de las cavernas, los leopardos de las cavernas y las hienas de las cavernas, animales que utilizaron la cueva como guarida en aquella época.



El Llabustes Merlot 2015

Este es una de las diferentes variedades de los diversos tipos de vinos que componen la colección Llabustes, producida por la bodega Vila Coronas, en la aldea de 
Vilamitjana,  agregada al municipio de Tremp

Aspectos enológicos básicos: 


VARIEDADES: es un vino tinto monovarietal, Merlot 100%
ZONA DE PRODUCCIÓN: Vilamitjana,  municipio de Tremp (comarca del Pallars Jussà), 
D.O. "Costers del Segre" 
GRADUACIÓN: 14 % Vol.
ELABORACIÓN: Vendimia realizada a finales de septiembre.  Fermentación alcohólica a temperatura controlada de 20º C, durante diez días, y posterior fermentación maloláctica.
ENVEJECIMIENTO: Doce meses en barricas de roble americano.


La etiqueta paleontológica 

La etiqueta que se muestra y comenta hoy, corresponde a la utilizada para las botellas que contenían vino procedente de la uva cosechada en la campaña de 2015. El vino "Llabustes merlot" de cosechas anteriores, ostentaba una etiqueta convencional sin referencia a la cueva de "les Llenes" y sin representación alguna de objeto prehistórico.

En la parte izquierda de la etiqueta, se puede leer el nombre del vino: "LLABUSTES MERLOT", el lema "entre rocas y cepas", la localización geográfica: "Pallars, Pirineus", la denominación: "Costers del Segre DO"


En la parte central de la etiqueta, ocupada por una imagen fotográfica que reproduce un rudimentario instrumento prehistórico de piedra tallada, de aspecto muy primitivo, situado sobre un fondo muy oscuro, en el que aparecen caligrafiadas algunas frases y palabras sueltas, en catalán, con función informativa. En la parte superior, por encima de la imagen del "hacha de mano" de piedra, dice: AQUILES: bifaz neandertal, 200.000 añosEn la parte inferior, por debajo de la imagen, dice: Cova de les Llenes, Pallars Jussà
En la parte derecha de la etiqueta, se puede leer: LLABUSTES. 
Vino monovarietal elaborado con levadura autóctona de nuestras cepas plantadas hace 25 años, entre las areniscas de Areny del Cretácico y la arcilla roja del Garumniense.
Vino de cosecha propia, elaborado y envasado por: Bodega Vila Corona S. L. Camino dels Nerets s/n 25654 Vilamitjana. Pallars Jussà. Catalunya. España

75 cl. 14 % vol. 

Product of Spain 
Contiene sulfitos


La etiqueta de la añada 2015 de este vino tinto, merlot 100%, pretende ser una forma recordatorio del patrimonio arqueológico comarcal y un homenaje a los investigadores que están realizando las excavaciones para sacarlo a la luz, interpretarlo y darlo a conocer a la sociedad.
Imagen: Bodega Vila Corona


Justificación del etiquetado paleontológico

La relación de proximidad geográfica y edáfica, entre la localidad de las viñas, productoras de la uva utilizada por la Bodega Vila Corona de Vilamitjana, para producir el vino embotellado y etiquetado, respecto de y la situación del yacimientos paleontológico de la "Cueva de les Llenes" en su entorno inmediato, justifican plenamente el "derecho" al uso de la imagen de un hacha bifaz de mano, del Paleolítico, como recurso gráfico y cierta frase informativa situada por encima del mencionado objeto que alude a su origen y antigüedad que haga referencia a esta relación e identifique su situación geográfica.
Si las marcas de actividad biológica de especies animales fósiles son consideradas como un tipo de fósiles denominados icnitas,  en mi opinión, los artefactos producidos por una especie humana fósil, pueden ser considerados como icnitas, de tipo cultural, es decir, "fósiles culturales". Por lo tanto, en esta ocasión, lo que aparece representado en la etiqueta de este vino, no es un fósil corporal, ni un típico fósil indirecto como un molde, una impronta o una icnita de origen animal, sino una icnita cultural, de origen humano. 


Fuentes

- Aguadé Bover, Jaume (2009). Vinyes de la Conca de Tremp. Vins de Catalunya, 26/02/2009

- Anónimo. El Llabustes Merlot 2015 con la "Cova de les Llenes". Noticias de la bodega Vila Coronas
Anónimo. (2013) Primera intervención arqueológica preventiva en la Cova de les Llenes del IPHES. La Cova de les Llenes ¿Primeros pobladores del Pirineo?
- Anónimo (2015). Una vida entre ossos de les cavernes: els campaments neandertals a la Cova de les Llenes. Urv@ diari digital de la Universitat Rovira i Virgili 14/04/2015.
ACN    La segona campanya d'excavació a la Cova de les Llenes demostra que funcionava com a taller on s'elaboraven les eines. Al dia 09/04/2015
- Anónimo (2017). Neandertals entre óssos i glaceres: darreres intervencions a la Cova de les Llenes i a la Cova dels Tritons (congost d’Erinyà, el Pallars Jussà).  
Tribuna d’Arqueologia 2017-2018
- Anónimo. Leopardo europeo. Wiki   
- J.B. (2013). Primers rastres humans del Pirineu. Segre 28/08/2013
Siscart, A. & Ballabriga, J. (2019). Els primers ‘rastres humans’ del PirineuSegre 25/08/2019

lunes, diciembre 16

Usos emblemáticos del Registro fósil ibérico (5)

Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida


Los dinosaurios ibéricos usados como emblema local (2)

Algunas localidades españolas, en cuyo territorio existen yacimientos paleontológicos de cierta importancia nacional o internacional, porque en ellos se han hallado restos directos (huesos) o indirectos (icnitas, huevos, etc.) de dinosaurios, de cierta importancia científica y que han servido para generar actividades geoturísticas y mejorar la economía local, han querido manifestar públicamente su aprecio y orgullo hacia ese patrimonio natural, en forma de representaciones artísticas más o menos monumentales con una función secundaria de tipo propagandístico.


1. Andalucía (y 2)

En una entrada anterior, publicada el 31 de mayo de 2018, se presentó el caso del supuesto "dinosaurio" emblemático de la localidad de Santisteban del Puerto, también en la provincia de Jaén. Hoy se continuará con el mismo tema, presentando otro caso andaluz, el del supuesto dinosaurio emblemático del pueblo de Cambil. Con la exposición de este caso se completará el recorrido por las localidades de Andalucía que tienen "dinosaurios" emblemáticos.  


El supuesto "dinosaurio" de Cambil (Jaén)

A finales del verano del año 2000, un pequeño pueblo de Jaén llamado Cambil, situado en la comarca de Sierra Mágina, abrió un modesto Museo Paleontológico en los bajos del edificio del Ayuntamiento de Cambil-Arbuniel, con la finalidad exclusiva de difundir las huellas de "Brachy" el "dinosaurio" de la localidad. La visita al modesto museo paleontológico de Cambil formaba parte de una ruta turística de tipo cultural, de ámbito provincial, dedicada a la divulgación y promoción del Patrimonio histórico, arqueológico, artístico, gastronómico y naturalista. El tema de los "dinosaurios" jienenses  que estaba incluído, quedaba cubierto con la visita al "Parque de las Huellas", establecido alrededor de las icnitas de Satisteban del Puerto y con la visita al Museo Paleontológico de Cambil. 
La estrella del pequeño y modesto Museo paleontológico de Cambil eran una sserie de curiosas huellas, en relieve, dejadas por los pies y manos de un gran reptil prehistórico, de unos cinco metros de longitud que había pasado, hace más de dos centenares de millones de años, por cierto lugar de lo que hoy es el término municipal de Cambil. Aquel  gran reptil prehistórico que dejó marcadas sus huellas en esta población es conocido, popularmente, en toda la comarca como el "dinosaurio de Cambil", pero a pesar de sus grandes dimensiones y su aspecto fiero, hay que avisar de que no se trata de un verdadero dinosaurio, sino de un arcosaurio, un tipo de reptil algo más antiguo, de aparición mucho más temprana, sucedida con anterioridad a la aparición de los dinosaurios verdaderos. Entre los vecinos de Cambil es conocido, familiarmente , por "Brachy".

Panel informativo para los visitantes de la representación escultórica del arcosaurio,  existente en la Plaza de la Constitución de Cambil,
Imagen: Trabajo sobre los dinosaurios. Ceip Gonzalo Fernández de Córdoba (Madrid)


Retornando a las famosas huellas que son la causa y el punto de partida del museo y todo lo demás que se ha generado a partir de su descubrimiento, hay que saber que, en realidad, lo que se muestra en el museo municipal son reproducciones de las icnitas auténticas, ya que en la actualidad las huellas auténticas de aquel gran reptil triásico de Cambil, se encuentran cedidas al Museo del Parque de las Ciencias de Granada donde están expuestas en la Sala Biosfera, a  la observación de un mayor número de visitantes.

El gran reptil arcosaurio autor de las huellas que se mostraban en el museo, vivió hace unos 225 millones de años, durante el Triásico superior, cuando esta zona de Jaén era muy distinta de como es ahora, por que entonces, en el Triásico, lo que luego sería Andalucía, era una “extensa llanura costera cruzada por ríos de cauces amplios y poco profundos” que desembocaban en el mar.  


Mapa de la Península ibérica durante el Triásico, se puede observar que en aquella lejana época, apenas había territorios de la actual Andalucía que no estuvieran bajo el nivel del mar de Tetis. 
Imagen: Cosmoecología 

Entonces la superficie de terrenos "andaluces" emergidos, era bastante escasa y la provincia de Jaén era un claro reflejo de esta situación. De norte a sur, la surcaban importantes cauces que al llegar al litoral, y antes de desembocar en el mar de Tethis, formaban charcas salalobres, marismas y lagos litorales. Y la vida que entonces habitaba estos terrenos se iba abriendo camino y dejando huella bajo un clima más cálido y mucho más árido que el actual.

Los responsables de aquellos dos municipios de Jaén, Cambil y Santisteban del Puerto, decidieron que las huellas de "sus dinosaurios", descubiertas hacía unos pocos años en los alrededores de sus localidades, no debían permanecer ocultas por más tiempo al conocimiento y disfrute del público ansioso por ver directamente todo cuanto estaba relacionado con los dinosaurios. Animados por las nuevas tendencias que predominaban en el turismo rural de la época y las ayudas europeas (Leader) y de la Junta de Andalucía, los ayuntamientos de los dos municipios jienenses decidieron rentabilizar turística y culturalmente estos yacimientos de huellas fósiles de "dinosaurios", que  servirían para enmarcar en la modernidad de la moda de "la paleontología al alcance de todos", a los innumerables restos arqueológicos de la época ibérica que se extienden por la geografía jiennense.


Aspecto de la representación escultórica mural del Brachychirotherium gallicum de Cambíl (Jaén) situada en lo alto de un muro, a unos dos metros y medio de altura. Muchos de los visitantes acuden a hacerse una foto de recuerdo, bajo el "dinosaurio" de Cambíl , apodado familiarmente "Brachy". 
Imagen: Fotografía original de Lourdes Sánchez.

Manuel Ángel López, alcalde del ayuntamiento de Cambil-Arbuniel, en el año 2000,  quería realizar un proyecto mucho más ambicioso todavía y, por eso, había solicitado a la Junta de Andalucía, una ayuda económica importante para financiar la construcción de un Centro de Interpretación paleontológica mucho más dotado con el que sustituir al pequeño museo de los bajos del ayuntamiento. Decía el alcalde que "De lo que se trata es de atraer turismo poniendo en activo un yacimiento que despierta la curiosidad, y también la incredulidad, de vecinos y de visitantes del pueblo" Durante la apertura oficiosa del museo, coincidiendo con las fiestas patronales del pueblo, celebradas del 11 al 15 de agosto, los habitantes de Cambil acudieron en masa a visitar el nuevo museo. Tanto fue así que el entonces alcalde, Manuel Ángel López, bromeaba "En Cambil, la bomba del verano han sido los dinosaurios".

Por aquella misma época, la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, en Jaén, había creído interesante para el desarrollo turístico provincial, establecer una ruta turística denominada "la ruta de los dinosaurios", que incluiría a Cambil, a Santisteban del Puerto y a otras localidades, en las que en el futuro se pudiesen hallar huellas de dinosaurios, pues eso  parecía entonces bastante probable según la opinión de los paleontólogos de la Universidad de Granada, para que algunos yacimientos paleontológicos se convirtieran en un nuevo revulsivo turístico para la provincia. 

Inicialmente, existió un modesto mural cerámico conmemorativo, con una representación pictórica del "dinosaurio" de Cambil, inspirada en una ilustración (fig. 10) que acompañaba un artículo científico de su descubridor, el paleontólogo Alberto Pérez-López, del Depto de Estratigrafía y Paleontología, de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada, publicado en 1993, en la revista Estudios Geológicos, Vol 49, No 1-2. Aquel mural cerámico estuvo situado en el mismo muro de piedra de la plaza de la Constitución, aneja al museo municipal, donde en la actualidad existe una escultura, popularmente conocida como "el monumento de Brachy". Más recientemente, en 2014, aquella modesta representación en 2D fue sustituida  por una gran representación en 3D. Consistente en una gran representación escultórica de la mitad lateral izquierda del reptil emblemático de Cambil, modelada casi a su tamaño natural que fue situada en lo alto de un muro, a unos 2,5 metros de altura sobre el nivel de la calle, para que el impresionante aspecto del animal prehistórico de Cambil pudiera ser admirado por los visitantes. 
Según consta en un panel informativo, plantado bajo la representación del arcosaurio, el autor de aquella recreación escultórica reptiliana, fue Yves Fedou, un escultor de origen francés establecido desde 2013 en un pueblecito próximo, en Puente de Genave, donde tinene un taller que comparte con su mujer Esmeralda Montesinos, también artista plástica y colaboradora en este tipo de proyectos de modelado de animales prehistóricos.


Las huellas fósiles de Cambil cuyo estudio e interpretación permitió identificar al animal causante

Según informaba en 1993 el profesor de la Universidad de Granada Alberto Pérez-López,  autor del hallazgo, cerca de Cambil (Jaén) había encontrado en 1992 un rastro de huellas pentadáctilas que correspondían a las extremidades o miembros anteriores y posteriores de un reptil con pies y manos de cinco dedos. Aquellas huellas aparecían en una capa de arenisca roja del Triásico. Este tipo de arenisca es propia de un medio sedimentario continental, relacionado con depósitos fluviales. Las huellas correspondían a "contramoldes" o "epirrelieves" de arenisca. Es decir, lo que se ha conservado en la actualidad es el material arenoso que rellenó las concavidades moldeadas por la huella que dejó el reptil al pisar en el fango blando. Por esto, lo que se observa ahora son unas huellas en relieve positivo, que sobresalen de la capa de arenisca, en lugar de una serie de depresiones o concavidades.


Esquema en el que se representa el conjunto de icnitas del arcosaurio de Cambil. El martillo sirve de referencia para hacerse una idea del tamaño de las huellas fósiles. Las flechas indican el sentido de la marcha del reptil. 
Imagen: A. Pérez-López. 1993

Las huellas de los miembros anteriores (manos) son mucho más pequeñas que las de los miembros posteriores (pies). Las huellas de los miembros posteriores presentan cinco gruesos dedos y tienen una longitud de 32 cm. El dedo V (5º dedo o externo) se sitúa en una posición algo retrasada respecto a los otros cuatro dedos. En una de las huellas aparecen las impresiones de las escamas de la planta del pie del reptil. Y en las prolongaciones de algunos de los dedos se pueden observar los "contramoldes" de unas uñas que llegarían a medir 2,5 cm.


Las huellas del arcosaurio de Cambil, tal como aparecían en 1992, en una capa de arenisca roja del Triásico. 


Las huellas de los pies son mayores que las de las manos y ambas presentan cinco dedos



El dedo 5º (dedo externo) se sitúa en una posición algo retrasada respecto a los otros cuatro dedos 




En una de las huellas aparecen las impresiones de las escamas de la planta del pie del reptil 


En las prolongaciones de algunos de los dedos se pueden observar unas uñas que llegan a medir 2,5 cm 


Huellas virtuales 3D nº2
Huellas virtuales 3D nº3

Trabajo realizado por la Unidad de Patrimonio Natural del Centro de Estudios Avanzados en Ciencias de la Tierra (CEAC Tierra) de la Universidad de Jaén. Proyecto PALEOV-JAEN para la creación de un Museo Paleontológico Virtual Provincial de Jaén 

Fotografías de algunas de las icnitas más significativas del rastro de Cambil para mostrar ciertos detalles de las mismas que resultan muy característicos.
Imágenes: A. Pérez-López. 

El rastro, o la sucesión de huellas, está formado por 6 huellas orientadas en una misma dirección que corresponden al mismo individuo. El paso es de unos 84 cm y el doble paso o zancada es de 162 cm. La anchura del rastro es de 38 cm, siendo la distancia de los puntos medios de los pies a la línea central (amplitud del rastro) de 8 cm. Todas estas medidas del rastro llevan a pensar en un tipo particular de locomoción. Por ejemplo se puede observar que el rastro es bastante estrecho y que el ángulo entre el pie y el eje del rastro es muy pequeño, menos de 15º. Por lo tanto, la locomoción es relativamente ágil. 

Otro dato que se puede obtener a partir del rastro es la velocidad de marcha aproximada del reptil. Para estimar la velocidad existen varios métodos. El método más ampliamente utilizado, aplicado a los rastros dejados por los dinosaurios, viene dado por una ecuación matemática que una vez aplicada en este caso dio el valor de 5,9 km/hora, casi la misma velocidad de marcha de una persona adulta.



Recreación gráfica del posible aspecto de un qiroterio triásico, semejante al de Cambil, y del rastro de pisadas que iba dejado tras sí, al atravesar un terreno blando.
Imagen: Catawiki


El aspecto y dimensiones del animal, inducidos a partir de la forma de las huellas, de su distribución en el rastro y de otros casos semejantes

Fue en Alemania donde aparecieron por primera vez unas huellas de este tipo. Se atribuyeron a un animal entonces desconocido al que llamaron Chirotherium, que viene a significar "animal con manos". Este tipo de animal, todavía muy poco conocido en la actualidad, se caracteriza por tener los pies más grandes que las manos y por presentar cinco gruesos dedos, situándose el dedo V en una posición lateral, algo retrasada, como se observa en las huellas de Cambil.
Las huellas de Cambil son las más grandes del tipo Chirotherium que se han hallado hasta ahora, pues, mientras que las encontradas en el resto de Europa no alcanzan los 25 cm, las de Cambil llegan a medir 30 cm.

Se trataría de un reptil del tipo Arcosaurio ("Tecodonto") de unos 5 m de longitud total, perteneciente al grupo de los Rauisuchia. Los rauisuquios parece que eran animales depredadores, armados con poderosas garras. No obstante, algunos autores piensan que podrían ser omnívoros.



Aspecto del esqueleto completo, articulado, de un ejemplar de Batrachotomus  ("cortador de ranas") un pariente de aparición un poco más reciente que de Ticinosuchus otro arcosaurio relacionado con Chirotherium. Tiene la misma estructura de pie con el quinto dedo extendido hacia afuera. Esta clase de pie creó un tipo de huellas características, con el "pulgar" desplazado hacia afuera, del mismo tipo que Chirotherium. (Esqueleto expuesto en el Museo Estatal de Historia Natural de Stuttgart (Alemania), 
Imagen: Wikipedia 

El quiroterio autor de las huellas de Cambil, ha sido reconstruido por criterios anatómicos a partir de un conjunto de datos como son: la morfología y longitud de las huellas, longitud del doble paso o zancada, ángulo entre el eje del pie y la línea media del rastro, etc, y teniendo en cuenta la estructura teórica del esqueleto. 
Las huellas de los autópodos anteriores (manos) son mucho más pequeñas que las de los autópodos posteriores (pies). Esta diferencia de tamaño indica que sus extremidades posteriores eran más robustas que las anteriores. Por lo tanto, se piensa que este vertebrado podría encaramarse para coger algún fruto, o podría atacar a alguna presa apoyándose en el suelo tan sólo con sus dos patas traseras. Para poder adoptar esta postura, tendría una larga cola para guardar el equilibrio, como sucede con muchos dinosaurios.

Imagen informática sintética 3D con el posible aspecto inducido anatómicamente de  "Brachy", el arcosaurio triásico de Cambil que popularmente suele ser confundido con un dinosaurio.
Imagen: A. Pérez-López.  


Por último, se han utilizado diversos programas informáticos de modelado 3D para la reconstrucción del reptil (Pérez-López, Ruiz García, y Tent-Manclús, 2000). El modelado en tres dimensiones y la dotación de movimiento ha permitido hacer una reconstrucción más precisa del reptil, al adaptar la anatomía reconstruida a partir del rastro real de las pisadas encontrado en Cambil, con su movimiento virtual. 
Puede verse al animal en movimiento en el vídeo titulado "Huellas de Reptil del Triásico en Cambil"  por medio de animaciones y modelado 3D que aparece al final de esta entrada.


vídeo en Youtube: 
"Huellas del Reptil del Triásico en Cambil: formación, modelado 3D y animación 3D del arcosaurio" 
Duración: 6:21 min. Producción: Depto. de Estratigrafía y Paleontología, de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada. 

Realización: Spin Motion


Fuentes

- Anónimo (2009). Dinosaurio de Cambil. Jaenpedia. Wikanda
Anónimo (2009). Centro paleontológico de Cambil. Jaenpedia. Wikanda
Anónimo. Dinosaurios en Cambil. Oocities
Anónimo (2013). El Centro de Visitantes, pilar para la apuesta por el turismo en Cambil. Diario Jaén: 06/01/2013  
- Donaire Morales, Ginés (2000). Tierra de dinosaurios. El País. 28/09/2000
López Priego, Nuria (2009). Cuando los grandes reptiles dominaron Jaén. Diario de Jaén,  19/07/2009
- Merino Laguna, Francisco Miguel. Huellas de acrosaurio (sic). Red Jaén
- Merino Laguna, Francisco Miguel (2014). Monumento a Brachy (Cambil). Red Jaén
Pereda-Suberbiola, X.  & Medina Fernández, J. (2003). Guía Didáctica de la Exposición Dinosaurios CarnívorosParque de las Ciencias de Granada.
- Pérez-López, Alberto. Yacimiento de Cambil. Universidad de Granada
Sues, Hans-Dieter (2019). The Long, Strange Tale of the Hand Beast Footprints. Smithsonian magazine 11/09/2019