sábado, diciembre 15

Usos emblemáticos del Registro fósil ibérico (5)

Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida 



Mascotas y logos infantiles de los distintos centros del "Territorio Dinópolis" (Teruel) (1ª parte)


Introducción

Un emblema es una imagen u objeto que se usa en representación de otra cosa bien distinta. Puede ser usado como símbolo identificador o distintivo de una idea o concepto, de una persona o de una colectividad humana, pero también puede ser una representación alegórica de una determinada actividad humana, de un territorio geográfico particular o de un determinado periodo histórico o cronológico.


A la izquierda, aspecto del logo o emblema de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel- Dinópolis, vulgarmente conocida como Fundación  Dinópolis. Un estegosaurio representa al conjunto de dinosaurios hallados en la provincia de Teruel, cuyos restos o representaciones de muestran en Dinópolis y a las personas que han participado en su descubrimiento, estudio y divulgación.
Imagen: Patrimonio Cultural de Aragón

Dinópolis es una palabra compuesta que resulta de la asociación de otras dos: "dino", abreviatura de dinosaurio  y "polis", término griego que significa ciudad. Esta palabra de creación muy reciente, resulta muy conocida entre la mayoría de las personas jóvenes y no tan jóvenes que son amantes de los dinosaurios y que viven en la zona central y oriental de la península ibérica, pero después de 17 años de funcionamiento y promoción de Dinópolis, también resulta familiar a personas del resto de la península ibérica y de muchas otras zonas de toda Europa. 

Dinópolis es también un concepto que describe a un tipo muy particular de parque temático, lúdico-educativo- científico, protagonizado por los dinosaurios de todo el mundo, y muy especialmente por aquellos dinosaurios que han sido o van siendo descubiertos en el territorio de Aragón. 
Dinópolis es una organización muy compleja, formada por diferentes instituciones y multitud de personas, cuyas actividades y responsabilidades están interconectadas.  Dinópolis está formada por dos componentes institucionales y organizativos, compuestos por personal que depende de instituciones diferentes y que realizan tareas con fines diferenciados que constituyen "el Parque Dinópolis" y "la Fundación Dinópolis". Las actividades científicas y educativas, son responsabilidad de "la Fundación", mientras que las actividades expositivas, recreativas y comerciales son responsabilidad del "Parque temático".

A la derecha, aspecto del logo o emblema del Parque  Paleontológico de Teruel-Dinópolis, vulgarmente conocida como Dinópolis. Un diplodócido representa al conjunto de dinosaurios exhibidos en las instalaciones del parque temático de dinosaurios de Dinópolis-Teruel

En el conjunto de sedes locales que conforman una red de equipamientos lúdico-educativos denominada "Territorio Dinópolis", cada una de ellas dispone de una mascota representativa, todas ellas son animales, a excepción de una sola y de un logo característico. Ambos elementos gráficos tienen una función emblemática del correspondiente equipamiento y una finalidad representativa e identificativa de cara al público. Por medio de cada una de estas parejas de elementos gráficos se ha querido representar visualmente, la especificidad de la oferta de actividades y las particularidades del contenido musealizado que les es más característico y que los visitantes pueden disfrutar durante la visita a cada uno de ellos, según sus apetencias.



Imagen representando la distribución espacial, el contenido, las mascotas y los logos de los diferentes centros locales que constituyen "Territorio Dinópolis". Se indica también la distancia kilométrica que separa los distintos centro satélite de las instalaciones centrales, en la ciudad de Teruel.
Imagen: La Brujula Verde

Al primer vistazo podremos darnos cuenta de que las mascotas y logos de los distintos centros de Territorio Dinópolis tienen un aspecto formal de apariencia simpática, alegre e infantilizada. También se podrá apreciar que los diferentes equipamientos, mascotas y actividades disponen de unas denominaciones tan fantasiosas como atractivas para el público visitante de menor edad. Todo ello es debido a que una gran parte del contenido y de las actividades educativas y recreativas que ofrecen al público los diferentes centros de Territorio Dinópolis, están concebidas, diseñadas y dirigidas a satisfacer las apetencias, capacidades y expectativas del público infantil,  Todo esto no es casual, no es producto del azar, sino resultado de aplicar los principios básicos del "marketing" una vez identificado el "cliente diana": grupos de niñ@s en edad escolar, familias con niños pequeños, pandillas de adolescentes y jóvenes, aficionados a los dinosaurios. 
En el caso particular de los diferentes equipamientos que constituyen el denominado "Territorio Dinópolis", todos los servicios y productos que se ofrecen al cliente visitante están destinados a atraer, entretener y divertir al público familiar y escolar, promocionar y divulgar un tipo de negocio relacionado con el ocio cultural, de tipo familiar y escolar relacionado con el registro fósil en general y con los dinosaurios en particular, con un énfasis particular en resaltar el patrimonio fósil que es característico de Teruel y de Aragón

Las agencias publicitarias saben que los más pequeños de la familia, son muy importantes a la hora de decidir qué actividades y qué productos va a consumir toda la familia. Está claro que si la oferta incluye también actividades y productos diseñados y dirigidos a satisfacer las capacidades y expectativas del público escolar, de los adolescentes y de adultos jóvenes y mayores, el impacto social será mucho más extenso. El resultado de un buen diseño en la oferta y formato de las actividades y de una buena promoción publicitaria, es que resulta interesada, motivada y atraída una gran masa de clientes potenciales, consiguiendo obtener más visitantes y en consecuencia unos beneficios económicos mayores.


"Antiguo retrato de grupo" Dibujo en el que aparecen representadas casi todas las mascotas de Territorio Dinópolis. De izquierda a derecha se puede reconocer a: "Palote", el árbol fósil; "Leonio", el tigre dientes de sable; "Rubi", el bebé aragosauro; "Dinoel", el saurópodo rarito; "Nico", el amonite; "Rocco", el tastavinsauro y "Polillo", la polilla prehistórica. Los mejores conocedores de Territorio Dinópolis se habrán dado cuenta de que faltan dos personajes aparecidos en los últimos años: "Riox", el terópodo y "Yardank" el anquilosaurio.
Imagen: Dinópolis


Dinoel la mascota infantil de Dinópolis, en Teruel


Dinoel es la mascota infantil representante de la sede central o centro matriz de Territorio Dinópolis, equipamiento situado en la ciudad de Teruel. Es la mascota más antigua de todas las existentes en Territorio Dinópolis. Es la de diseño más prematuro  y de creación más primitiva, pues apareció paseando por las instalaciones de Dinópolis al poco tiempo de que el parque fuera inaugurado, en el año 2001. Todo el mundo sabe que representa algún tipo indefinido de dinosaurio.


Una de las muchas representaciones de Dinoel, la mascota el dinosaurio representativa de Dinópolis Teruel.
Imagen: FB Dinópolis

Es la representación cómica y caricaturizada de algún género indeterminado e improbable de dinosaurio herbívoro, tal como demuestra el bocado de color verde que sobresale en la comisura de su boca, junto con algunos agudos dientes laterales. Su cabeza posee un gran hocico romo y ancho, con grandes fosas nasales muy separadas y un par de ojos saltones situados en la parte alta. 
Los miembros anteriores son cortos y delicados, mientras que los miembros posteriores son fuertes y con grandes pies estrechos, tanto las manos como los pies son tridáctilos, posee una pequeña cola que es extraordinariamente corta. Es de un color naranja muy vivo, con algunas manchas de color rojizo sobre las ancas y la cola, poseyendo una pequeña cresta dorsal de vivo color rojo, en la parte media del lomo. 
Nos han asegurado desde Dinópolis que se trata de la representación de un auténtico saurópodo. Pero nos ha resultado del todo imposible el poder ubicarlo en algún género conocido de saurópodos... puesto que parece tratarse de de una especie indeterminable de un género inclasificable de dinosaurio.

Aspecto del dinosaurio Dinoel la mascota infantil de Dinópolis, con su característico mordisquito vegetal. A su izquierda aparece el logo del Parque temático.
Imagen: 

En el logo infantil de Dinópolis Teruel que por su forma y color parece querer imitar uno de aquellos rótulos de madera que antiguamente se colgaban sobre la puerta de diferentes negocios, con la intención de anunciar el tipo particular de productos que se podían consumir o adquirir en el interior. En la parte inferior aparece el nombre del lugar: Dinópolis Teruel y encima un dibujo esquemático, representando la silueta de un dinosaurio, delante del disco solar que como un halos rodea su cabeza, esta imagen que recuerda el primitivo logo de Dinópolis Teruel, alude al hecho de que esta sede es el centro principal de todo el Territorio Dinópolis y que es la matriz de la que dependen todas las restantes sedes. 

Además de la mascota dibujada, inanimada, también existe una versión animada y totalmente autónoma de Dinoel, de gran tamaño, que participa en algunas de los juegos y las representaciones teatrales que se ofrecen a l@s niñ@s que visitan Dinópolis Teruel. 
El personaje animado de Dinoel, se consigue por medio de la actuación del actor o actriz que se esconde en el interior de un disfraz apropiado. Ese actor oculto es quien le da vida al personaje Dinoel, al proporcionarle la voz y los movimientos más adecuados, según las diversas situaciones, de interacción con el público o con otras mascotas.

Escena fotográfica en la que se ve a Dinoel  posando con un niño visitante, recostado sobre su pecho. La familia del pequeño deseaba poseer una instantánea como un emotivo recuerdo de la visita al parque temático de Teruel.
Imagen: FB Dinópolis

En ciertas ocasiones, cuando la mascota Dinoel no tiene que atender sus obligaciones como actuante en alguno de los espectáculos y juegos programados, se pasea por el interior de Dinópolis, relacionándose con los visitantes más pequeños y con sus familias y dejándose fotografiar junto a pequeños visitantes o posando con adultos que reclaman su compañía para obtener un recuerdo fotográfico de la visita a Dinópolis

Existe otra versión animada de la mascota Dinoel, a escala reducida, consistente en una marioneta o títere "de guante" que es manejada por la mano de un actor situada en su interior, quien con sus hábiles movimientos y el modulado de su voz, se encarga de dotarle de vida, inteligencia y simpatía.  

El actor y cantante Carlos J. Benito interpretando la obra “Curro y su marioneta Dinoel”, en mayo de 2018. Carlos J. Benito actuaba representando una especie de monólogo, a dos voces, para darle forma de diálogo, a la conversación ficticia que mantenían el actor y el muñeco de ventrílocuo que representa, en escena, al dinosaurio Dinoel, muy reducido de tamaño.
Imagen: Instagram

Y aún existen otras versiones, a escala reducida, de la mascota Dinoel que no solo son portátiles, sino que pueden ser adquiridas en la "Dinotienda" de Dinópolis, durante la visita al parque temático, o desde casa, por medio de Internet. Se trata de los muñecos de peluches que representan a la mascota más popular y más conocida de todas las que habitan el parque paleontológico de Teruel, conocido en el mundo entero. 


Aspecto de los dos modelos de peluches que representan a la mascota Dinoel, en los dos tamaños disponibles: pequeño (19 cm.) y mediano (35 cm.).
Imagen: Ali Express

Además de los muñecos de peluches, la mascota Dinoel aparece representada en otros diversos productos comerciales, muy populares, que puede llevarse a su lugar de origen. 
La mascota Dinoel aparece estampada en camisetas, bolsas-mochila, toallas, carpetas, libretas, bolígrafos, cajas de lápices de colores, botes-huchas, botes-porta-lápices,  etc., todo ello, fabricado en el lejano oriente, es decir, "Made in China". Tales objetos de "merchandaising" dinoeliano, adquiridos durante la visita al parque temático, además de servir a su uso particular, también pueden servirle al visitante melancólico para recordar las vicisitudes más agradables o emocionantes de su visita a Dinópolis, durante mucho tiempo después de haber realizado la estancia en el parque temático turolense. Al visitante exhibicionista, tales objetos le servirán para demostrarle a sus compañeros, amigos y vecinos que fue uno de los "pocos" afortunados que estuvo visitando tan magnífico lugar y disfrutando de su emocionante oferta de espectáculos y actividades.

Fuentes



- Anónimo. Dinópolis. Wikipedia
- Anónimo. Dinópolis. FaceBook
Atienza, Javier. 2007.  “Dinópolis ha contribuido a dar valor a Teruel”. Aragón Digital 19/3/2007

sábado, diciembre 1

Gastronomía ibérica de inspiración paleontológica (11)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida


El Proyecto "Geofood" y su versión española: el Proyecto Geosabores (2)


"Geoproductos", "Geotapas" y "Geomenús" alusivos al patrimonio paleontológico español, ofertados en los diferentes Geoparques españoles (Parte 2ª)

“Los sabores del mar de Tethys” en la oferta gastronómica del Geoparque Sierras Subbéticas (2ª parte)


"Belemnites rellenos"

Se debe informar al lector que este plato ya no se elabora ni ofrece en la actualidad, siendo una lástima que un plato con una denominación tan paleontológica se haya extinguido de los Geomenús. A pesar de que los "Belemnites rellenos" fueron un plato emblemático del Geomenú elaborado y ofertado por el Restaurante del Hotel Rural Zuhayra, situado en la localidad de Zuheros, en los inicios de los Geomenús andaluces de los años 2015 y 2016. 
Quizás la justificación de esta ausencia gastronómica esté en que ni los calamarcitos que representaban a los belemnites prehistóricos y que daban nombre al plato, ni el marisco crustáceo que los rellenaba, eran auténticos Geoproductos del Geoparque Sierras Subbéticas y por lo tanto su presencia entraban en contradicción con los requisitos básicos establecidos por Geofood, representando una incongruencia en cuanto al acatamiento a las pautas establecidas por Geofood que los establecimientos del Geoparque debe demostrar. 

El plato denominado "Belemnites rellenos", estaba ausente en la oferta gastronómica del Geomenú del 2017 y así ha seguido sucediendo desde entonces hasta ahora, mientras que aquellos otros elementos que anteriormente constituían la guarnición del mismo, han pasado a formar parte de los aperitivos del Geomenú del 2017, en adelante como puede comprobarse en la imagen que reproduce la Carta del Restaurante del Hotel Rural Zuhayra, correspondiente a la oferta gastronómica en abril del 2017, publicada en este blog, en la entrada del 31 de julio de 2018. 

Carta del Restaurante del Hotel Rural Zuhayra, en abril del 2017. Esta sorprendente propuesta Geogastronómica se ofertó en el transcurso de la celebración de la Semana del Geoparque en la primavera del año 2017.

Es una verdadera lástima que no se haya sabido encontrarle unos ingredientes sustitutivos legales. Cuesta de entender que los responsables de los Geomenús no hayan sabido encontrar verdaderos geoproductos de origen animal o vegetal, producidos en la zona del Geoparque, con los que haber podido mantener "vivo" un plato con una denominación paleontológica  tan clara, simplemente sustituyendo los ingredientes "no respetuosos" por otros "respetuosos" con las normas de Geofood.


Componentes e ingredientes del plato:


"Belemnites rellenos", 2 calamarcitos completos, rellenos de marisco troceado. Arriba a la izquierda.
"Crinoides de queso de cabra de Zuheros", loncha de queso recortada en forma de pentágono, con 5 perforaciones de disposición estrellada. Arriba a la derecha.

Apetitoso aspecto de la "Geotapa" denominada "Belemnites rellenoscon su guarnición acompañante. 
Que formaba parte de los Geomenú del 2015 y del 2016, elaborada por el Restaurante del Hotel Rural Zuhayra, en Zuheros, (Cordoba, Andalucia). 
Imagen: Facebook Hotel Rural Zuhayra 


"Bocadito de Dinosaurio de Crema de Queso con Dulce de Membrillo", una figura de pan de molde, troquelada con la silueta de un dinosaurio, untada con crema de queso y dulce de membrillo. Abajo a la izquierda. 
"Bocadito de Dinosaurio de Paté de Perdiz con Mermelada de Tomate"una figura de pan de molde tostado, troquelada con la silueta de un dinosaurio, untada con paté de perdiz y mermelada de tomate. Abajo a la derecha.
"Estalagmita de la Cueva de los Murciélagos denominada "El Espárrago" , espiral de masa de pan horneada, a la derecha, entre los crinoides y el bocadito de dinosaurio. 


"Ammonites relleno"

Por lo que se ha podido averiguar, parece ser que este paleontoplato todavía sigue vigente en la actual oferta gastronómica del Geomenú que el Hotel Rural Zuhayra, de Zuheros, en Cordoba. Se ofrece durante la celebración de la Semana del Geoparque de las Sierras Subbéticas, evento que se realiza todos los años durante la última semana de abril y las tres primeras de mayo.

Componentes e ingredientes del plato:

Ammonites de hojaldre relleno de setas y secreto ibérico". Pasta espiral de hojaldre cortada por la mitad y rellena con setas silvestres salteadas y magro de cerdo ibérico, a la plancha. En el centro del plato.
"Bocaditos de dinosaurio”, galletas saladas artesanas, obtenidas amasando pasta de patata y calabaza con pasta de oliva negra, troqueladas y horneadas. Arriba.


Apetitoso aspecto de la Geotapa denominada “Ammonites de hojaldre relleno",  con su guarnición acompañante. Ofertada por el Hotel Rural Zuhayra, en Zuheros, Cordoba, Andalucia.
Imagen: Cabra Noticias
“Senda jurásica" circulo de crema de queso fundido de cabra, de Zuheros
"Vegetacón jurásica", brotes de romero.   Arriba, izquierda.




Otros Geoproductos y paleontoalimentos del Geoparque subbético


“Sal del  Mar de Tethys” 

 La “Sal del Mar de Tethys” es una sal de mesa natural, suave y sabrosa, sin aditivos, recolectada utilizando únicamente métodos artesanales de extracción. Su explotación es respetuosa con el medio ambiente. No se trata de una actividad minera extractiva, sino que el mineral emerge a la superficie disuelto en el agua de un manantial salino. La evaporación del agua, la formación de salmuera y el secado se consigue únicamente a través de la energía del sol. 

Atractivo aspecto del geoproducto alimentario “Sal del  Mar de Tethys”. Son 500 g. de sal de mesa, envasada en una bolsa de tejido de algodón crudo, en la que se han serigrafiado dos motivo paleontológicos emblemáticos y en cuyas etiquetas viene explicada la historia de la formación y de la obtención de la sal que contiene.
Imagen: Cabra Noticias

Con cada bolsa de “Sal del Mar de Tethys” el visitante se lleva un producto de la tierra, una parte de la tradición artesana y una parte de la historia de su presente y de su pasado más lejano, que se elabora con el máximo respeto a la naturaleza. Esta iniciativa contribuye a que tanto la población local como los visitantes conozcan la esencia de un Geoparque y los beneficios sociales que puede reportar su gestión ordenada y sostenible. 

El origen de este producto mineral se remonta al periodo Triásico, hace unos 230 millones de años, cuando las Sierras Subbéticas no existían y en su lugar había una plataforma marina, eso sucedía cuando los primeros dinosaurios caminaban sobre la Tierra. En las cálidas y someras aguas del Mar de Tethys, grandes cantidades de sal se fueron depositando en el fondo marino. Estos depósitos salinos fuero recubiertos y enterrados por sedimentos posteriores. Todos ellos fueron empujados, plegados, fracturados, y elevados sobre el nivel del mar durante el Plegamiento Alpino que formó esta sierra. Hoy día en la Subbética, cuando el agua se infiltra en el terreno y llega hasta estos depósitos salinos se enriquece en esta antigua sal que yace oculta en el interior de las montañas. La sal disuelta emerge en la superficie de manera espontánea, a través de manantiales y arroyos salinos. En el límite del Parque Natural Sierras Subbéticas, cerca del pueblo de Rute, aparece un inesperado paisaje de blancas salinas rodeadas de verde olivar.



"Ammonites deliciosus"

Se trata de unas galletas dulces, denominadas por su forma y aspecto “Galletas ammoníticas” o "Ammonites deliciosus" que fueron elaboradas, por primera vez, por los escolares de Educación Primaria participantes en el Taller educativo denominado  "Ammonites deliciosus". Celebrado el martes 24 de mayo de 2016, como culminación sabrosa y alegre del programa de actividades científicas, de tipo paleontológico, realizadas previamente. Diseñadas con la finalidad de dar a conocer a los escolares asistentes aquellos fósiles que son los más característicos del Geoparque subbético. 
Esta actividad científico-culinaria, había sido concertada por el Geoparque Sierras Subbéticas con la Granja Escuela la Subbética, ubicada en la localidad de Priego de Córdoba. 
En el año 2018 aún seguía vigente esta actividad y por tanto la producción de galletas ammoníticas en el mencionado equipamiento educativo especializado en educación no formal.
Sobre las galletas mencionadas solamente se ha podido averiguar que sos elaboradas en el mencionado taller, que tenían forma espiralada como es tìpica en los ammonites. Ningún detalle más sobre esta actividad repostera,se ha podido conocer, como ingredientes, fórmula o aspecto particular,  pues en Internet no se ha podido hallar ninguna información precisa ni imagen sobre estas galletas artesanas.


Promoción publicitaria del patrimonio natural y cultural del territorio del Geoparque por medio de eventos sociales
Todos los años, desde el 2015, la oferta Geogastrónomica particular del Geoparque Sierras Subbeticas, conjuntamente con la amplia y variada oferta formada por todas las otras actividades culturales, ha sido difundida por los diferentes medios de comunicación social, más habituales, especialmente por los cordobeses y también por algunos medios andaluces de otras provincias. 
La información geoturística del Geoparque Sierras Subbeticas también fue difundida mediante folletos divulgativos y diversos carteles publicitarios que anunciaban el conjunto de la oferta de actividades geoturísticas, ofrecidas por diversos municipios y mancomunidades. Tales recursos propagandísticos, debidamente ilustrados y redactados en diversos idiomas extranjeros, fueron puestos al alcance de la mano de los visitantes de oficinas de información y los carteles publicitarios, fueron exhibido en las paredes, puertas y escaparates de diferentes negocios privados y locales públicos, en todas las localidades integradas en el territorio del Geoparque: Cabra, Carcabuey, Doña Mencía, Iznájar, Luque, Priego de Córdoba, Rute y Zuheros. 
Se han podido recoger varias muestras de este tipo de material publicitario de las que se han seleccionado y extraído los dos ejemplares que aquí se mostrarán, a continuación, como una pequeña muestra representativa del conjunto. 


Promoción de la celebración de la IX Semana del Geoparque Sierras Subbéticas 

Folleto anunciador de la conmemoración de la IX Semana de los Geoparques Europeos, en el territorio del Geoparque de las Sierras Subbéticas. Durante 3 semanas se realizaron diferentes actividades geoturísticas, con muy diversas finalidades, algunas relacionadas con la gastronomía. 
Imagen: Boletín RENPA 166, mayo 2015


E
n la columna de la derecha, encabezando la lista de variadas actividades turísticas ofertadas, se puede leer: Jornada Gastronomica: “Los Sabores del Mar de Tethys”.  A la izquierda, entre las diversas figuras representativas del programa distribuidas dentro de la espiral amonítica, aparece la imagen del "Amonites de hojaldre relleno" 

En la cara posterior, de esta hoja de mano, había un calendario informativo del conjunto de las actividades programadas en el que se puede leer:
domingo 10 mayo de 2015. Jornada Gastronómica “Los Sabores del Tethys”. Un menú interpretado e inspirado en el Mar de Tethys (fósiles, rocas, paisajes…) Hotel Zuhayra (Zuheros) 14.00 h. Todos los públicos 25€/pers. (Necesaria inscripción) Hotel Zuhayra hotelzuhayra@zercahoteles.com Telf. 957 694 693



Promoción del fin de semana del Geoparque de las Subbéticas

Cartel anunciador del año 2016, versión redactada en inglés, para promocionar entre los visitantes extranjeros, el fin de semana conmemorativo que para celebración de la designación oficial del Geoparque Sierras Subbèticas por la Unesco se celebra en Rute.
El denominado ‘Subbéticas Geopark Weekend’, es organizado por la  Consejería de Medio Ambiente en colaboración con la Mancomunidad de la Subbética y el Ayuntamiento de Rute, 
Imagen: Europa press

Se trata de un evento festivo que se celebra anualmente en la localidad cordobesa de Rute, durante la época de otoño o invierno. Con esta celebración que ocupa un fin de semana se pretende conmemorar la declaración de esta zona como Geoparque de la Unesco, dar a conocer el patrimonio geológico que lo ha hecho posible y recoradr los beneficios sociales y económicos que tal declaración y patrimonio geológico han conllevado para sus habitantes. 
En el programa de actividades siempre ha habido espacio y tiempo dedicado a una feria en la que los visitantes pueden admirar una muestra de la artesanía local y adquirir diferentes productos típicos de la zona. Los asistentes más jóvenes pueden disfrutar de instalaciones de juegos infantiles y de actividades en plena naturaleza. Los visitantes adultos y las familias pueden aprovechas una "jornada de puertas abiertas" para visitar gratuitamente las exposiciones de los numerosos museos que hay en Rute, entre otras actividades culturales y recreativas.


El ammonite de chocolate más grande del mundo

En el programa de octubre de 2016 destacaba una actividad gastro-paleontológica solidaria, protagonizada por uno de los fósiles más emblemáticos de Geoparque, se trataba de un gran ammonites de chocolate. La empresa repostera de Rute, Galleros Artesanos había elaborado una enorme figura de chocolate de ochenta kilos de peso y noventa centímetros de diámetro, representando la forma y aspectos típicos de un ammonites que debido a sus grandísimas  dimensiones fue denominada "el ammonite de chocolate más grande del mundo" se desconoce si con esta "macrochocolatina" se consiguió batir algún recorg Guiness. Esta gran figura de chocolate representaba a los fósiles de los grandes ammonites que poblaron el mar Tethys cundo cubría toda esta zona, hace 200 millones de años, y cuyos restos fosilizados pueden ser admirados y fotografiados, actualmente, en el lugar conocido como yacimiento paleontológico de la Cañada del Hornillo.
En la tarde del sábado 15, por tan sólo dos euros, se pudo degustar una porción de este fósil de chocolate, acompañado con una copita de anís de la localidad. Miembros de la asociación local Cuenta Conmigo se encargaban de trocearlo y repartirlo entre los compradores que solicitaban un pedazo. 


Fotografía que recoge a las autoridades de Rute y organizadores del evento, reunidos alrededor del ammonites gigante de chocolate, momentos antes de empezar a ser troceado y distribuido entre los comparadores solidarios de porciones.
Imagen: Tele Local

El dinero recogido, estaba destinado a beneficiar las necesidades de la sede local de esta asociación benéfica, dedicada a prestar apoyo a personas con necesidades específicas y a mejorar la calidad de vida de personas con alguna discapacidad física, psíquica o sensorial.


Fuentes

 - Anónimo. Geoparque Sierras Subbéticas. Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. Junta de Andalucía
Anónimo. 2015. Un programa fomenta el turismo geológico durante un mes en el Parque Natural. El Día de Córdoba24/04/2015 
- Anónimo. 2015. El Parque Natural Sierras Subbéticas celebra hasta el 19 de mayo la IX Semana de los Geoparques Europeos. Boletín RENPA 166mayo 2015
Anónimo. 2016. El Geoparque de las Sierras Subbéticas presenta en Reino Unido las calidades gastronómicasEuropapress. Noticias de Andalucia: 10/10/2016 
- Anónimo. 2017. GEOPARQUES: Una ventana a la Historia de La TierraRevista de difusión de los Geoparques Mundiales de la UNESCO en Españadiciembre de 2017
- Anónimo. 2016. El Parque Natural de las Sierras Subbéticas, en la portada de la Revista Unesco Global Geoparks. Cabra Noticias. 29/08/2016
- Gentilini, S. 2016. "Geoprojects possibilities", Magma Geopark. Nettwork and GEOprojects. Geopark Ralsko 26 May 2016
- Moreno Arroyo, B. & Serna Barquero, A. 2011. Sal del Mar de Tethys. Un ejemplo de uso sostenible en el Geoparque Sierras Subbéticas EGN Magazine. 2011, núm. 8, pág. 16. 
- Moreno, Mariana. 2016. Un fósil de chocolate solidario se convirtió en una tarta de cumpleaños.  EL CANUTO de Rute, 147, (p. 2-3) Octubre. Ayuntamiento de Rute
- Relaño Moyano, J & Pareja Cano, G. 2011. Guía oficial del Parque Natural Sierras Subbéticas. Agencia Andaluza de Medio Ambiente y Agua. Junta de Andalucía. Ed. Almuzara
- Vale, T.F., Moreira, J. C., Horodyski, G. S. "Geo-Food: uma nova perspectiva de preservação do patrimônio geológico". Anais do XIII Encontro Nacional de Turismo de Base Local. Tema: “Economia e Criatividade: arranjos e práticas sociais do Turismo.” Juiz de Fora, MG, 10 a 13 de novembro de 2014.
- Vélites. 2016. La gastronomía del Geoparque de la Subbéticas llega a Reino UnidoLa Voz de Córdoba, 10/10/2016


domingo, noviembre 18

El registro fósil ibérico y el santoral católico, en la religiosidad popular de España y Portugal (11)

Heraclio ASTUDILLO-POMBO, Universitat de Lleida


Fósiles ibéricos relacionados, por la tradición popular española, con algunos santos y santas del panteón católico (1)

Introducción al subtema: santos y fósiles
Hasta el momento actual, se han ido presentando en este blog diferentes tipos de restos fósiles que la ingenuidad y la religiosidad popular, quizás favorecidas por la promoción o la manipulación clerical, asociaron con diversas advocaciones sagradas del variado y amplio panteón católico de santos y santas. Tal tipo de asociación entre santos y fósiles se produjo en tiempos antiguos o relativamente recientes. Tales personajes sagrados presidían ciertos santuarios, situados muy cerca de los lugares donde se podían encontrar determinados géneros de fósiles. Tener una forma semejante a algún objeto u órgano corporal humano que tuviera algún significado iconográfico vinculado con el patrón y hallarse en la proximidad del santuario, aseguraban al resto fósil su asociación con el santo patrón.
En este blog, desde el 30 de septiembre del 2007 al 4 de febrero del 2008, se fueron describiendo todos aquellos fósiles que la tradición popular española había relacionados con Santiago Apóstol o con su prodigioso caballo. 
Desde el 14 de febrero  hasta el 18 de mayo del 2008se fueron describiendo aquellos fósiles que la tradición popular española y portuguesa, había relacionado con el fenómeno meteorológico del rayo. Algunos de los cuales, también habían sido relacionados con Santiago, con Dios, con la Trinidad o con algunos santos o santas en otros lugares. 
En mayo de 2010 se presentaron aquellos tipos de fósiles que se habían relacionado con Dios Padre, Dios Hijo, es decir, Jesucristo, o con la Trinidad. 
Desde el 2013 hasta el 2017 se fueron presentando aquellos fósiles que la religiosidad popular española o portuguesa, había relacionado con la Virgen María, Nuestra Señora o la Madre de Dios. 
Incluso en septiembre de 2014 se presentó el caso de un santo de nombre desconocido y naturaleza indeterminada, pues las reliquias óseas corporales que le eran atribuidas, parecían remitir a algún ser  híbrido, pues aparecían reinidos en el mismo reliquiario huesos humanos con otros de bovinos y de ave. 

Por fin les ha llegado el turno de presentación pública, a algunos fósiles que la tradición popular, española y portuguesa, asoció antiguamente con algunos de los miembros del último escalafón del santoral católico, constituido por infinidad de santas y santos, de importancia religiosa y conocimiento popular muy variable. Se trata de personajes de importancia, religiosa y social, muy relativa, ya que en ciertas ocasiones pueden ser personajes muy importantes en todo el mundo católico, como es el caso de los dos santos que presentarán a continuación. Mientras que en otras ocasiones Se trata de personajes  que solamente son relevantes localmente, pues pueden disponer de santuarios de gran influencia y afluencia social, pero con mucha menor proyección social fuera de los límites de su propia localidad y comarca.
El lector atento y con buena memoria, al comparar lo que se irá publicando a partir de ahora con lo ya publicado anteriormente, podrá darse cuenta de que ciertos fósiles que en determinadas localidades y comarcas se vincularon con Dios, Jesucristo o la Virgen María, en otras localidades distintas, se asociaron con diversos santos o santas.


Las "piedras de santa Catalina" del convento de Badaya, en Trespuentes, Álava (País Vasco) (1ª parte)

Introducción

Las llamadas popularmente piedras de santa Catalina de Badaya, en realidad eran y son los restos fosilizados de numerosos ejemplares de un tipo de erizos marinos mesozoicos, del Cretácico Superior, pertenecientes al género Micraster, y muy mayoritariamente a la especie Micraster coranginum
Se trata de un tipo de erizos marinos fósiles que también resultan muy comunes en la zona denominada Llanada alavesa y en alguno lugares de las diversas sierras colindantes. 
La mitificación de este tipo de fósiles en asociación con la figura de santa Catalina de Alejandría, en una localidad alavesa en donde existió un santuario dedicado a su culto religioso, parece ser el efecto afortunado de una combinación de circunstancias naturales y sociales. En primer lugar por circunstancias puramente geológicas, es un lugar en donde abundan los ejemplares de Micraster coranginum. En segundo lugar alguna persona fantasiosa, religiosa y conocedora de los atributos de los santos interpretó, aplicando la llamada "Teoría de los Signos" unas determinadas características morfológicas de aquellos fósiles como señales divinas. Como consecuencia de ello se estableció un proceso intencionado de sacralización de un lugar, aprovechando la circunstancia social de la existencia de variadas creencias irracionales, asociadas a la religiosidad popular que eran predominantes en la sociedad europea e ibérica durante la Edad Media y en los siglos posteriores en combinación con la circunstancia natural de que allí aparecían en abundancia extraordinaria un cierto tipo de equínidos fósiles cuya morfología era favorable. El modesto proyecto inicial, debió sembrarse y brotar lenta y suavemente en el siglo XII, a la sombra de una modesta ermita rural, fue creciendo discretamente en los dos siglos siguientes,  floreciendo rápidamente con la instalación de la Orden agustiniana en el s. XV y la invención y popularización del uso de la imprenta de Gutemberg, para fructificar durante los siglos XVII y XVIII, empezar a decaer durante el s. XIX y acabar por extinguirse durante el primer tercio del s. XX. 


Ilustración comparativa, mostrando el aspecto característico y muy semejante, a simple vista, de los caparazones de dos especies muy próximas, del género Micraster. Micraster coranginum  (izquierda) y Micraster  cortestudinarium  (derecha).  Representados en vista lateral (arriba), superior (en medio) e inferior (abajo). Nótese la forma acorazaonada del contorno y la presencia dorsal de cinco marcas radiales, distribuidas en forma de estrella, de radios de una rueda... o cuatro en forma de cruz.
Imagen: Ian West


El especial contexto social-cultural de aquellas épocas del pasado, era favorable a la imaginación de una serie de fantasiosas interpretaciones, de tipo sobrenaturalista, para explicarse las posibles causas que podían ser responsables de la formación de un yacimiento paleontológico. También era favorable la mentalidad de aquellas épocas a la introducción y aceptación de unas serie de explicaciones muy fantasiosas sobre la probable finalidad informativa que podrían tener unas determinadas características morfológicas, de un cierto tipo de "piedras" (equínidos fósiles). Además aquella sociedad, también era favorables a la aceptación y reproducción de una serie de creencias fabulosas sobre las propiedades sobrenaturales de cierta clase de "piedras maravillosas" (fósiles) y favorable a la adopción y mantenimiento de una serie de prácticas supersticiosas asociadas a ellos. Todo esto que hoy día nos puede resultan tan absurdo como increíbles e inaceptable, si nos lo presentaran en la actualidad ...o no, pues todo depende de la clase de mentalidad que posea el receptor del mensaje, en aquellos tiempos les pareció de lo más lógico y natural.

La mentalidad de la población ibérica y europea, de lejanos tiempos de siglos pasados, estaba saturada de credulidad hacia la posibilidad de que los fenómenos sobrenaturales pudieran ser realidad. Además la mayoría de nuestros ancestros de aquellas lejanas épocas aceptaban todo tipo de relatos fabulosos, sin dudar sobre su verosimilitud, cuando eran comunicados por personas de un estatus moral e intelectual que consideraban superior y en cuya integridad o autoridad confiaban ciegamente. Esta actitud acrítica y conformista era el resultado de siglos de analfabetismo, de ignorancia de otras realidades geográficas y de credulidad extrema hacia las narraciones míticas o legendarias de la comunidad. 
La actitud servil y confiada de la sociedad era reforzada por el uso de sistemas de gobierno, civil y religioso autoritarios que consideraban a los disidentes como herejes, a los castigaban de forma cruel o violenta. Además la escasa movilidad geográfica impedía comparar el mundo real próximo con otros más alejados, lo cual impedía conocer la enorme diversidad y unidad de la naturaleza, e impedía poder hacer comparaciones y establecer conclusiones. En este caso particular, el desconocimiento de la vulgaridad de este tipo de "piedras" y la ignorancia generalizada sobre la verdadera naturaleza de las "piedras figuradas" y la distribución geográfica de los fósiles.

Representación de Dios Todopoderoso creador de todo lo que contiene el Cielo y la Tierra, en tan solo siete días. Pues, dada su condición divina de ser omnipotente, nada le resulta imposible. También creador, por supuesto, de las piedras maravillosas de la sierra alavesa de Badaya, creadas con la finalidad de honrar a dos de sus santos más importantes: san Agustín Obispo y santa Catalina Mártir y de hacer evidente, a los humanos, tal homenaje.
Imagen: Pinterest

Circunstancias sociales y culturales del tipo anteriormente expuesto, favorecieron que entre los siglos XII y XIX, ejemplares fósiles de Micraster coranginum fueron considerados en la comarca de Vitoria y también en algunos lugares lejanos de una gran parte de Europa, como un tipo de "piedras maravillosas" o incluso como "piedras preciosas" por creerlas dotadas de "virtudes extaordinarias" e incluso como "piedras milagrosas", debido a su supuesta "formación prodigiosa" en el entorno de un santuario que estaba primeramente bajo el patrocinio de una santa y luego de dos de los santos más importantes de la Iglesia Católica. 

Este tipo particular de equínidos fósiles, alaveses, si tomamos en consideración el gran número de publicaciones que se refieren a ellos, debieron tener un gran impacto en la literatura religiosa o naturalista-creacionista que apareció publicada en diferentes países de Europa y por tanto en sus lectores. El número de publicaciones en que se mencionaba, describía y explicaba a las piedras de santa Catalina de Badaya, resulta notable, siendo especialmente abundantes entre los siglos XVII y XVIII, y estando escritas casi exclusivamente por eclesiásticos católicos y mayoritariamente en latín pero con suficientes publicaciones en otros idiomas. Sin embargo, la proyección social y cultural que pudieron haber tenido esas ideas en esa misma época, nos resulta muy poco conocida hoy día. Pues apenas se han conservado testimonios escritos, sobre cuáles fueron las creencias y prácticas de tipo supersticioso relacionadas con ellos y asociadas a la religiosidad popular.


Diversas interpretaciones míticas recogidas en diferentes publicaciones antiguas

Se conocen muy bien las diversas y pintorescas interpretaciones míticas que hicieron numerosos escritores católicos, pertenecientes al sector eclesiástico, sobre la presencia, origen y aspecto de este tipo de erizos marinos fósiles, gracias al hecho de haber quedado recogidas en numerosas obras impresas y algunos manuscritos que se han conservado hasta nuestros días. 
Según afirmaban la mayor parte de todos aquellos autores religiosos, anteriormente citados, y muy especialmente los que eran miembros de la orden religiosa de san Agustín de Hipona (O.S.A.), este tipo de "piedras maravillosas" se habrían empezado a formar de forma súbita y prodigiosa en el interior de las rocas que constituían la parte más cercana al convento, de una montaña situada en las inmediaciones del monasterio de santa Catalina de Alejandría, Virgen y Mártir, situado en una hondonada de un lugar muy agreste, recóndito y solitario de la sierra de Badaya. Tal tipo de piedras, luego de formarse, se iban desprendiendo paulatinamente de forma espontánea. Tan extraordinario fenómeno de formación, modelado y desprendimiento, según el relato de estos autores, se abría iniciado en 1472, momento en que monjes de la orden religiosa de san Agustín, se hicieron cargo y ocuparon el monasterio abandonado de Santa Catalina de Badaya. Aquel pequeño monasterio había sido construido, unos ochenta años antes aprovechando parte de una casa fortificada que disponía de una ermita aneja y fue ocupado inicialmente por monjes de la orden religiosa de San Jerónimo (O.S.H.), que tras 70 años de aislamiento, soledad, incomodidades y miserable ocupación, acabaron por abandonarlo por falta residentes voluntarios o forzados. Posteriormente, la Orden de los agustinos, realizaría una serie de transformaciones y una enorme ampliación del edificio recibido.

Fotografía reciente de las ruinas del antiguo convento de Santa Catalina de Badaya, en un estado de abandono evidente, poco antes de iniciarse el plan de remodelación arquitectónica y urbanística para convertirlo en un complejo turístico, centrado en el ajardinamiento del antiguo espacio monacal. El anteriormente, renaturalizado y recóndito lugar monástico, tras haber sido reconvertido en un parque temático de plantas de todas clases, denominado  "Jardín Botánico de Santa Catalina" se ha transformado en un lugar hiperfrecuentado y ruidoso al que en días festivos se desplazan much@s vitorian@s necesitados de paisajes como los que ofrece el lugar.
Imagen: Añana turismo

Según otros autores, la existencia de las prodigiosas piedras de Badaya, en forma de corazón y con la rueda de santa Catalina grabada, modeladas por la naturaleza, era un hecho maravilloso, anterior a la existencia y construcción del monasterio dedicado a santa Catalina. Ya que argumentaban que fue precisamente su presencia y abundancia en aquel lugar, el hecho que fue interpretado como una señal divina. Mediante la cual se indicaba a los devotos de la santa, mostrándole claramente a los descubridores que en ese mismo lugar, la Orden Agustiniana debía levantar un convento-santuario, para rendirla culto a santa Catalina de Alejandría. 
La forma divina de indicar sus deseos a los humanos, fue hacer que la naturaleza del lugar modelase millares de piedras que mostraban los emblemas iconográficos propios de san Agustín Obispo de Hipona y de santa Catalina de Alejandría, ya que aquellas piedras representaban el corazón, emblema agustino y la rueda, emblema alejandrino.
Es fácil darse cuenta que esta explicación es de tipo legendario, pues existen decenas de documentos que demuestran que antes de los agustinos decidieran levantar un convento y santuario, los monjes ermitaños jerónimos ya habían levantado otro más modesto. 
Incluso existe un documento antiguo que atestigua que en 1179 ya existía, en ese mismo lugar, una ermita dedicada al culto de santa Catalina, en una casa fortificada propiedad de los Martínez de Iruña, santuario que se mantuvo activo por lo menos hasta 1407, en que el edificio se traspasó a la Orden de los Ermitaños de san Jerónimo con la condición de que lo convirtieran en convento. Esto demuestra que mucho tiempo antes de que se construyera el primitivo convento, que fue ocupado inicialmente por monjes de la Orden de  San Jerónimo, ya existía un santuario y se veneraba a la santa en aquel lugar en el que abundaban las piedras con su atributo iconográfico: la rueda.


Relieve escultórico representando la rueda del martirio de santa Catalina, situada en la fachada del ábside del antiguo monasterio de los Jerónimos, existente en la localidad de Talavera de la Reina (Toledo). Lo que hoy queda del antiguo convento de Santa Catalina, es más conocido hoy día como iglesia de San Prudencio por los talaveranos. 
Como muestran la mayoría de representaciones iconográficas de la rueda de santa Catalina, esta también tiene 8 radios y no 5 como tienen las piedras acorazonadas de Badaya, pero al parecer este detalle no les debió parecer relevante a los inventores de la fabula de Badaya. Fotografía de Miguel Méndez Cabeza.
Imagen: La mejor tierra de Castilla

Según la mayoría de los autores católicos que trataron sobre el fenómeno de las piedras de santa Catalina de Badaya, aquellas raras piedras de forma acorazonada que se iban formando en el interior de las peñas y luego desprendiendo, espontáneamente, eran una forma de manifestación "maravillosa" del gozo de la naturaleza salvaje de aquel lugar. Por medio de la cual, Dios expresaba a los humanos, su divina satisfacción porque el santuario dedicado a santa Catalina de Alejandría, que había sido abandonado, setenta años antes, había vuelto a recuperar de nuevo el culto religioso y la ocupación eclesiástica.
Algún autor incluso, dice que las prodigiosas piedras acorazonadas se formaban, crecían y maduraban en el interior de las rocas, de las cuales se iban desprendiendo al finalizar su proceso de "maduración", como si se tratase de un proceso muy similar a los que eran característicos  de los seres vivientes... idea que no era nada extraña en aquella época, incluso entre algunos naturalistas de renombre, influidos por ideas neoplatónicas o aristotélicas emitidas mil años antes pero aún supervivientes.


Aspecto, en vista superior, de un ejemplar muy bien conservado y limpio de Micraster coranguinum (Leske, 1778) de 61 mm. de diámetro. Procedente de Northfleet, en Kent, Reino Unido, extraído de la Zona de M. coranguinum, del Santoniense, Cretácico superior. 
En este ejemplar se pueden ver con facilidad los cinco surcos ambulacrales que presentan los erizos de esta especie- Fueron interpretados por algunos como representaciones de los radios de una rueda del martirio, por otros como representaciones de dos flechas cruzadas y por otros como representaciones de las cinco llagas de Cristo... 
Imagen: Colección del BMNH 


Algunos de los mismos autores, opinaban que tales "piedras maravillosas" que mostraban dos emblemas iconográficos religiosos, fácilmente identificables para los entendidos: el corazón, emblema de san Agustín, en su forma acorazonada y la rueda del martirio de santa Catalina,  por medio de los cinco radios, que aparecía grabada naturalmente sobre su dorso, eran piedras de formación prodigiosa, pero totalmente naturales. No eran resultado de la magia, ni de la brujería, ni eran una producción del Diablo. 
Según la opinión de otros autores, las dos características visibles típicas de este tipo de "piedras", antes mencionadas, eran una forma bien evidente por medio de la que ambos santos, san Agustín y santa Catalina, expresaban a los humanos la gran alegría y  satisfacción que sentían. Porque el antes abandonado y silencioso convento de santa Catalina, en la sierra de Badaya, había vuelto a ser ocupado por monjes de la orden de san Agustín y también porque el abandonado santuario había recuperado, nuevamente, el culto religioso de veneración a su primitiva patrona alejandrina.

Esta representación de la rueda de santa Catalina, con solo cinco radios, es la única que se ha podido encontrar entre las imágenes de Internet. Se trata de una figura simbólica y ornamental, pintada sobre un plato artesanal de cerámica vidriada tradicional, realizado entre 1940-1950. Realizado en una alfarería de la localidad toledana de Puente del Arzobispo, cuya patrona es santa Catalina de Alejandría. Imagen: Todo Colección

Algunos escasos autores agustinos, relacionaron las cinco marcas radiales que mostraban esta clase de piedras acorazonadas (que en realidad son los surcos ambulacrales del caparazón del erizo marino), con las supuestas cinco llagas de Cristo que se decía que san Agustín tenía ocultas a la vista, por tenerlas impresas, milagrosamente, sobre la superficie de su corazón humano. A pesra de que generalmente se habían interpretado como una representación de los radios de la rueda del martirio de santa Catalina.
Mientras que otros creían percibir en aquellas marcas radiales, en las que otros veían los radios de una rueda o las llagas de Cristo, una o dos flechas cruzadas, sobre aquel corazón...  


Representación iconográfica, bastante típica, de la figura de san Agustín Obispo de Hipona, en una vidriera existente en una iglesia. Se puede ver como en su mano derecha sostiene el símbolo que le representa, un corazón atravesado por una flecha o dardo. En otras representaciones el corazón aparece emitiendo una llama o envuelto en llamas y sin el dardo. Mientras en otras muestra ambas características simultáneamente: fuego y dardo
Imagen: Rebekah Patterson


Algunos usos supersticiosos conocidos

Los usos supersticiosos, protagonizados por este tipo de fósiles, son escasamente conocidos hoy día. Pues los documentos antiguos, mayoritariamente publicados con fines teológicos, morales o religiosos, apenas tratan sobre este aspecto que es de mucho mayor interés etnológico que eclesiástico. 
Además, se sabe que nunca antes se ha realizado, o por lo menos no se ha publicado, ningún trabajo académico de investigación de las costumbres, creencias o prácticas supersticiosas, dedicado a esclarecer este tipo de aspectos. 
Por otra parte, en el caso hipotético de que pudieran haber existido libros o manuscritos antiguos que hubiesen recogido este tipo de cuestiones, cabe la posibilidad de que esos documentos escritos no se hayan conservado, debido a los variados efectos destructivos ejercidos por el paso  del tiempo. Aunque también cabe la posibilidad de que puedan estar depositados en lugares desconocidos o no accesibles a los investigadores... O tal vez que aún no hayan sido digitalizados, motivo por el que no pueden ser descubiertos, conocidos y consultados "en línea". Sean cuales sean las causas, este es un aspecto muy interesante etnográficamente que de momento se resiste a ser mejor conocido, pero estamos ocupados intentando encontrar y aportar más casos.

Algunos autores del siglo XVII consideraban las piedras de santa Catalina como pertenecientes a una de las categorías de las "piedras preciosas". Pero no formando parte de la clase de piedras que eran muy valiosas y apreciadas por sus cualidades intrínsecas, como era el hecho de estar constituidas de alguna materia muy rara y valiosa, en sí misma o/y por tener un aspecto muy hermoso, como es propio de las verdaderas gemas (diamante, esmeralda, rubí, perla, etc.), sino formando parte de una clase muy especial de piedras que eran consideradas preciosas por su "formación maravillosa" y/o muy valiosas debido a sus particulares "mágicas propiedades protectoras", "virtudes medicinales" o "propiedades milagrosas" (piedras de sapo, ojos y lenguas de serpiente, etc.).


Hermoso aspecto de fragmentos rodados y pulidos de diferentes minerales, relativamente vulgares, que debido a su coloración y brillo son considerados como piedras semipreciosas o gemas populares.
Imagen: Wikipedia

Es probable que, a partir del último tercio del siglo XV, tras  la ocupación del lugar por la Orden agustinaeste tipo de "piedras preciosas" ganasen mayor atractivo, aprecio y veneración popular. Este cambio cultural, sería la consecuencia de que las mismas "piedras milagrosas que antes solamente estaban vinculadas a santa Catalina Mártir, a partir de 1470,  también, habían empezado e ser vinculadas con san Agustín Obispo de Hipona, otro de los santo más importante para la Iglesia católica. Por el efecto propagandístico ejercido por los relatos, sermones y escritos publicados por los frailes agustinos y otros eclesiásticos. Por esta razón resulta lógico pensar que a partir de ese momento histórico, la gente crédula y necesitada de ayuda, considerara las piedras de santa Catalina como objetos milagrosos mucho más virtuosos o más potentes, en la obtención de ayuda celestial. Al creerse que por medio de la devota posesión y veneración de aquellas piedras maravillosas, además de poder obtener la protección de santa Catalina también podían propiciarse la simpatía y la voluntad de san Agustín de Hipona.  
En consonancia con el supuesto anterior, una autora del s. XVIII, afirma contundentemente que si un devoto muy necesitado de ayuda milagrosa, se la pidiese a san Agustín con mucha fe y devoción, a través de esas piedras maravillosas, que le conceda el "favor extraordinario" que tanto necesita, el santo le escuchará y se lo concederá, con toda seguridad. 


Imagen correspondiente a una "procesión de endemoniados", relacionada con la veneración de las reliquias de santa Orosia conservadas en la catedral de Jaca. Se puede observar, en primer término, una mujer "espiritada" que ha perdido el conocimiento y detrás de ella, otra que está en trance, levantando los brazos hacia el cielo. Fotografía tomada por Francisco de las Heras, a principios del siglo XX (1908) en la localidad de Jaca (Huesca).  
Imagen: Romería de Santa Orosia 

Un autor de finales del s. XVII comenta que las piedras de santa Catalina que estaban mejor "efigiadas" (conservadas), eran recogidas y conservadas por los frailes, como reliquias milagrosas, que luego podrían ser utilizadas por los monjes exorcistas del monasterio de Badaya. Dice ese autor que se usaban, con mucha efectividad, para expulsar al demonio del interior del cuerpo de las personas "poseídas" o "endemoniadas" que les eran llevadas con tal finalidad. Pues con imponerles encima una sola de aquellas piedras de santa Catalina, el demonio abandonaba el cuerpo del poseso inmediatamente. Sin añadir ningún detalles más sobre el mencionado ritual de exorcismo.

Otro autor del s. XVII, escribe que los devotos de santa Catalina de Alejandría, de algunas iglesias y localidades valencianas, de las cuales la santa era la patrona, consideraban a esta clase de "piedras", de "forma y formación prodigiosa" y procedentes de lejanos lugares sagrados, casi como si fueran auténticas reliquias de la santa. Razón por la que eran distribuidas y adquiridas en las iglesias, en el día de la festividad de la santa, el 25 de noviembre, durante las celebraciones litúrgicas que le eran dedicadas. 
A través del contacto o proximidad física con estas "piedras prodigiosas", esperaban obtener  remedio milagroso para mejorar o sanar sus dolencias corporales o espirituales (psíquicas), conseguir protección divina, para poder salvaguardarse de las malas influencias invisibles, causantes de graves perjuicios sobre la integridad del cuerpo o el sosiego del alma, para la conservación y ampliación del patrimonio o para la salud y la unidad de la familia.

Ciertos inventarios patrimoniales de personajes de la aristocrácia europea que incluyen en el apartado de joyas, ejemplares de "lapis sanctae Cathaerinae" montados en oro o en plata, sugieren la posibilidad, muy probable, de que algunas de las prodigiosas "piedras de santa Catalina" de Badaya, fueran recolectadas por personas venidas de lugares lejanos, tal vez por encargo expreso de otras personas poderosas que creían necesitar su posesión pero no podían realizar el viaje. 
Sería muy posible que algunos peregrinos extranjeros cuando retornaban a su país de origen, después te haber visitado la tumba del Apóstol Santiago, en Compostela, se desviasen un poco de de su ruta, para ir a visitar el lugar del convento de santa Catalina de Badaya, con la finalidad de recoger algunos buenos ejemplares de aquellas piedras prodigiosas. Esta posibilidad es muy factible, pues uno de los ramales de "el camino francés" hacia Santiago de Compostela pasaba por la ciudad de Vitoria, situada a apenas 10 km, de distancia del monasterio de Badaya, lugar en donde se "criaban" las maravillosas "piedras de santa Catalina". Igualmente sucedía con el camino de Santiago que procedente de Zaragoza, en donde confluían a varios otros itinerarios jacobeos procedentes de la costa mediterránea, también conducía y pasaba por Vitoria.

Representación pictórica del martirio de santa Catalina, en uno de los paneles laterales de un retablo gótico. En este caso se ejecuta, no como es más habitual, con una sola rueda de cuchillas, sino con dos. Mostrando el momento en que la intervención milagrosa de varios ángeles dotados de espadas y mazos, destrozando ambos ingenios tan crueles como sanguinarios, frustró las intenciones asesinas, del tirano y lastimó gravemente de los verdugos. Obra de Juan de Sevilla (1425-1450). Nótese que las ruedas de la pintura tienen ocho radios y no cinco como las piedras.
Imagen: Museo del Prado

Como claro indicio de la verosimilitud de tal posibilidad, está el caso documentado de un joven devoto de unos 18-19 años de edad, llamado Juan de Herrera, natural de Canales de la Sierra (pueblo perteneciente entonces en Castilla la Vieja, actualmente en La Rioja), quien habiendo viajado acompañando a su padre, hacia el año de 1567, cuando iba en representación de su pueblo natal a realizar dos misiones comerciales. La primera a la ciudad de Vitoria, a contratar la compra colectiva de trigo y la segunda a la de San Sebastián, a contratar la compra colectiva de pescado seco,  porque era un tiempo cercano a la Cuaresma y necesitarían disponer de una gran cantidad de pescado, por estar prohibido el consumo de carne. Durante el viaje de vuelta, cuando ya estaban cerca de Vitoria, Juan de Herrera le pidió a su padre que le hiciera el favor de que se desviaran del itinerario inicialmente previsto, para poder ir a conocer el lugar en el que se decía que se formaban una clase de piedras prodigiosas. Porque le habían informado que "en dicho convento se hallan unas piedras á modo de corazones con flechas y ruedas de Santa Catalina, que esculpió la misma naturaleza"
Este relato histórico demostraría que ya en aquella lejana época las "piedras de santa Catalina" de Badaya eran conocidas y apreciadas, en lugares bastante alejados de su lugar de origen y que por medios orales o escritosse habían dado a conocer su existencia, localización, características y propiedades, entre la población de lugares más o menos alejados.

Todos los argumentos expuestos anteriormente nos permite llegar a suponer, con cierto grado de fiabilidad, que pudiera haber sido posible que algunas personas de buena posición económica y social, devotos de santa Catalina de Alejandría, residentes en diversos países de la Europa católica, durante los siglos XIV-XIX, en los que estaba instalada la Orden de san Agustín que eran los grandes propagandistas de las "piedras de santa Catalina" de Badaya, pudieran haber obtenido y poseído algunos ejemplares alaveses de Micraster coranginum, que eran denominados entonces Lapis Sanctae Catharinae Badajae.  Tales "piedras milagrosas" probablemente habrían sido recogidas por peregrinos jacobeos de toda confianza, en el entorno del santuario de santa Catalina de la sierra de Badaya, por encargo de sus adinerados o/y poderosos patrocinadores. Los cuales con su adquisición y veneración esperarían poder conseguir de la proximidad física o contacto directo de las piedras de santa Catalina, protección milagrosa y beneficios materiales y espirituales, para su persona y para los miembros de su familia.

Grabado antiguo del artista Lucas van Leydenre, titulado 'Los peregrinos', realizado hacia 1508.  Representando una pareja de peregrinos, durante un momento de reposo, en el transcurso de su periplo hacia Santiago de Compostela. Conservado en el Museo Boijmans Van Beuningen de Róterdam, Países Bajos.
Imagen: Pinterest

Claro está que según dicen historiadores muy competentes que han estudiado los aspectos sociológicos del Camino de Santiago, estas rutas estaban rodeadas de una turba de timadores, tahúres, prostitutas, salteadores, etc., dispuestos a vaciarle los bolsillos a aquellos peregrinos mejor predispuestos a sucumbir a sus reclamos. Quizás algunos de los personajes citados pudieran estar enterados de las encomiendas de recolección de "piedras de santa Catalina" de Badaya y viendo en estos encargos la posibilidad de hacer un fructífero negocio, recogiesen y ofreciesen micrasters procedentes de otros lugares, a aquellos compradores más apresurados por volver a su lugar de origen o más descreídos y que no quisiesen desviarse de su ruta para ir personalmente hasta el "criadero de piedras prodigiosas" del convento de Badaya. 

La mayor parte de los usos populares y la forma de relación humana que fue establecida con estas "piedras preciosas" en siglos pasados, nos permite clasificar este tipo de relación como una forma de litolatría (veneración de piedras, minerales o cristales) justificada por motivos religiosos, pues era su vinculación con la santa alejandrina lo que les proporcionaba categoría sagrada y virtudes extraordinarias.

Continuará próximamente