lunes, agosto 18

Grandes huesos fósiles y gigantes imaginarios (4)

Por Heraclio Astudillo Pombo. DMACS-UdL


Gigantes en el Próximo Oriente (2)


La perspectiva paleontológica sobre los gigantes bíblicos

Los restos esqueléticos, procedentes de los cadáveres de megafauna mamífera (animales vertebrados, terrestres o acuáticos, de más de 1000 kg. de peso), del Cenozoico y del Cuaternario, conservados por fósilización, seguramente proveyeron, de grandes huesos, a los primeros descubridores de la Antigüedad que, únicamente, provistos de conocimientos míticos, recogidos por su tradición sagrada, sólo pudieron interpretarlos como "huesos de gigantes". Posiblemente, aquellos supuestos "huesos de gigantes", en realidad, solo se trataba de los mismos tipos de grande restos óseos que han sido encontrados, por los paleontólogos modernos, en excavaciones realizadas en la época contemporánea, es decir, durante los siglos XIX y XX que identificados, científicamente, siempre han resultado ser los huesos de grandes mamíferos prehistóricos.

Aspecto característico de un esqueleto completo y articulado de Gomphotherium. Senckenberg Museum de Frankfurt  
Imagen: Wikipedia

Hoy en día, se dispone de un catálogo de la megafauna de mamíferos terrestres, del Plioceno y del Pleistocena, perfectamente identificada a partir de los múltiples hallazgos, de grandes huesos, desenterrados por las excavaciones, contemporáneas, efectuadas en diversos yacimientos paleontológicos que están situados en lugares que hoy día están incluidos dentro de los límites de los actuales estados de Israel, Líbano y Jordania, que se corresponden con el territorio que ocupaba la antigua Palestina bíblica y que fue explorado por los israelitas durante sus migraciones, hace miles de años.

Aspecto característico de un esqueleto completo y articulado de Deinotherium . Museo Löwentor de Stuttgart
Imagen: Wikipedia

Los grandes huesos que inspiraron las antiguas leyendas hebreas, sobre las diversas razas de gigantes que habitaban la Tierra Prometida y sus alrededores, posiblemente, tuvieron como causa huesos idénticos o muy semejantes a los que han sido hallados, en época reciente, por los paleontólogos que han prospectado y excavado esos territorios.
Aspecto característico de la replica artificial, a escala 1/3, de un esqueleto completo y articulado de Stegodon. Feria de Fósiles y Minerales de Tucson.

Imagen: Treasures of the Earth Ltd

Según las conclusiones a las que ha llegado Adrienne Mayor, historiadora de la antigüedad y folklorista clásica, con la ayuda de paleontólogos actuales y que expresa en su famoso libro The Firts Fossil Hunters, (p.257-258), los mitos antiguos, clásicos, sobre gigantes y grandes monstruos, originados en los países ribereños del Mediterráneos que fueron muy conocidos en la antigüedad, pueden correlacionarse, perfectamente, con la fauna prehistórica.

Aspecto característico de un esqueleto completo y articulado de Mammuthus meridionalis Muséum national d'Histoire naturelle de Paris
Imagen: Wikipedia

La  información paleontológica, actual, permite corroborar la afirmación de Adrienne Mayor, mediante multitud de datos paleontológicos acumulados en los últimos 100 años, muchos de los cuales pueden ser consultada en diversas publicaciones, científicas, que se encuentran depositadas en bibliotecas universitarias y centros de investigación. Informaciones que han sido complementada con las explicaciones y comentarios, recibidos de paleontólogos, de reconocido prestigio, mediante encuentros o de comunicaciones personales, obtenidas por medios electrónicos.

Aspecto característico de un esqueleto completo y articulado de Coelodonta antiquitatis
Imagen: Wikipedia

Al relacionar los lugares donde, antiguamente, se citaba la existencia de gigantes por los relatos míticos de la Torá hebrea o de la Biblia cristiana, con los lugares en los que, modernamente, se han realizado excavaciones en las que se han producido hallazgos paleontológicos, de grandes huesos, resulta más que evidente que los grandes restos esqueléticos de grandes mamíferos terrestres, miocenos, pliocenos, pleistocenos y holocenos, encontrados recientemente en diversos lugares de lo que fueron territorios de la antigua Palestina bíblica, habrían sido los responsables de las fantasiosas interpretaciones, míticas, creadas por los antiguos israelitas.

Aspecto característico de un esqueleto completo y articulado de Ursus spelaeus,  junto a un hombre, compárese el tamaño relativo de ambos
Imagen: Ursus Spelaeus din România

Los grandes huesos fósiles hallados, durante los últimos cien años, en diversos lugares de , es decir en lo que fue la antigua Palestina bíblica, se corresponden con las siguientes grupos y especies zoológicas:

- Proboscidios de diversas especies:
- Gonfoterios (Gomphotherium sp.), del Mioceno-Plioceno;
- Dinoterios (Deinotherium sp.), del Mioceno-Pleistoceno
- Estegodontes (Stegodon sp.), del Plioceno-Pleistoceno
- Mamuts de bosque o sureños (Mammuthus meridionalis), del Pleistoceno
- Mamuts lanudos o de la tundra (Mammuthus primigenius), del Pleistoceno
- Mamuts de las estepas (Mammuthus trogontherii), del Pleistoceno
- Elefantes primitivos (Elephas (Palaeoloxodon) planifrons) del Plioceno-Pleistoceno
- Elefantes asiáticos (Elephas maximus), del Holoceno.

Toda las especies de proboscidios, citadas anteriormente, además de vivir en épocas prehistóricas diversas, diferentes lugares, también vivieron bajo condiciones climáticas y ecológicas distintas.

Gráfico en el que se muestran, por medio de siluetas coloreadas, el aspecto y el tamaño de diversos géneros de proboscidios, en comparación con las dimensiones de un humano, silueta negra situada a la izquierda.
Imagen: http://en.wikipedia.org/wiki/Stegodon
- Rinocerontes lanudos (Coelodonta antiquitatis), del Pleistoceno;
- Hipopótamos comunes (Hippopotamus amphibius), del Holoceno;
- Osos de las cavernas (Ursus spelaeus), del Pleistoceno;
- Uros o bueyes gigantes (Bos primigenius), del Holoceno.

Aspecto característico de un esqueleto completo y articulado de Bos primigenius. Los 3 círculos coloreados indican los puntos de impacto de flechas, prehistóricas, por las marcas características en los huesos de las costillas.
Imagen: Wikipedia



 Fuentes:

- Bandeson, Jean. 1998. Gigantes en la Tierra, en Gabinete de curiosidades médicas. México. Editorial Siglo XXI. (Cap. 4, p. 94-121)
- Bible Gateway. Available Versions
- Chattaway, Peter T. 1994. Giants in the Bible http://peter.chattaway.com/articles/giants.htm
- Cornwell, Jim A. 1995. Biblical Information of Giants (8,850 B.C. to 1,300 B.C.) From The Alpha and the Omega, Chapter Three http://www.mazzaroth.com/ChapterThree/BiblicalInfoOfGiants.htm
- Dennis, Geoffrey. Nefalim, Refaim, Anakim: Biblical Giants http://ejmmm2007.blogspot.com/2007_02_01_archive.html
- Mayor, Adrienne. 2000. The First Fossil Hunters: Paleontology in Greek and Roman Times. Princeton University Press
- Reina-Valera, 1995. La Biblia. Sociedades Bíblicas Unidas. Miami. http://www.biblegateway.com/versions/index.php?action=getVersionInfo&vid=61&lang=9
- Theoi Project, Exploring Greek mythology and the gods in classical literature and art. http://www.theoi.com/
- Wikipedia, la enciclopedia libre.
- Wikisource, la biblioteca en línea de textos originales http://es.wikisource.org/wiki/Portada

No hay comentarios: