sábado, febrero 27

Fósiles usados como ornamentación arquitectónica (3)

por Heraclio Astudillo Pombo, MACS, UdL.

Uso popular de fósiles, como un tipo de rara ornamentación arquitectónica. (Continuación 3ª parte)


 
- Sierra de Francia (Salamanca) "Construcciones con Piedras Bonitas"

Cuando, hace unos 30 a 40 años, en Monsagro se empezaron restaurar las deterioradas fachadas principales, de algunos viejos edificios de la localidad, a alguien se le ocurrió incorporar como elemento arquitectónico decorativo, característico de la pobloción serrana, algunos fragmentos de losas de pizarras de las que aparecían en la sierra. Se trataba de lajas cuarcíticas paleozoicas, repletas de un tipo de relieves muy peculiares en forma de cordones ondulados entrecruzados de diversos grosores, con aspecto serpentiforme, en realidad esas formas fosilizadas son un tipo de icnofósiles llamados cruzianas y, en menor medida, de otros tipos de icnitas (artróficos, dédalos, didímolinos, escolitos, fraenas, pistas de gusanos, rusoficos y vexilos), todas esas formas fueron producidas por la actividad de diversas clase de invertebrados marinos de vida bentónica, mayoritariamente, trilobites, se arrastraron sobre los blandos sedimentos del fondo marino de la época.
Verdaderamente, se trata de vaciados o moldes naturales de las depresiones, canales y orificios que originariamente dejaron aquellos animales que habitaban y "bioturbaban" la superficie del fondo marino, en tiempos ordovícicos, hace cerca de 430 millones de años.

Los monsagreños llamaban, popularmente, “piedras bonitas” al tipo de pizarras bastas que en alguna de sus superficies mostraban figuras las curiosas formas serpentiformes. Con el paso de los años, el uso local de este tipo de material se fue convirtiendo en costumbre, pues se fue popularizando al irse multiplicando sus aplicaciones constructivas, pudiendo considerarse, en la actualidad, como una forma popular, autóctona, , típicamente, monsagreña de ornamentación del exterior y del interior de los edificios.

En la actualidad son muchos los edificios que muestran sus fachadas, parcialmente o totalmente revestidas con losas de piedras con crucianas, incrustadas, formando zócalos, marcos de puertas o ventanas o elementos aislados, son ejemplos de lo dicho, la iglesia parroquial, muchísimas casas particulares y diversas cafeterías de esta localidad. Otros tipos de construcciones de la localidad que muestran este tipo de revestimiento o incrustación ornamental son varias fuentes y algunos muros de solares y huertos. Además, en el interior de las viviendas, también se han usado, las pizarras cuarcíticas con crucianas, con finalidad ornamental, para para revestir las campanas de las chimeneas de los hogares de leña.
Hoy en día, el uso de piedra con cruzianas constitye un signo de identidad de la arquitectura local.

Humilde edificio de Monsagro, de dos plantas, externamente, remozado mediante el revestimiento de su fachada principal con piezas de "piedra bonita", pizarras cuarcíticas con icnofósiles, mayoritariamente, cruzianas, aunque no son raros los escolitos y otros tipos de icnofósiles.
imagen: fotografía original de Juan Carlos Zamarreño Domínguez http://www.zama1.jazztel.es/

En la província de Salamanca, además de en Monsagro, también se pueden encontrar algunos edificios con sus fachadas, adornadas con pizarras cuarcíticas, ordovícicas, con relieves de cruzianas, en las vecinas localidades de La Alberca,  El Maillo Serradilla del Arroyo.


- Serranía de las Hurdes (Cáceres) "Construcciones con Piedras Bonitas",

En la província de Cáceres, también existen diversas localidades hurdanas, en las que se han usado. con los mismos fines y usos decorativos, materiales del mismo tipo y de idéntica edad geológica que los utilizados en las vecinas poblaciones salmantinas de Monsagro y de La Alberca. Pero en el territorio cacereño, el uso de losas de pizarras cuarcíticas paleozoicas, del periodo Ordovícico, con superficies repletas de cruzianas, para la ornamentación arquitectónica, parece ser mucho más reciente que el de sus vecinos de Monsagro, que parecen haber sido los supuestos inventores del uso.

En las Hurdes de Cáceres, se pueden observar ejemplos de decoración arquitectónica con "cruzianas" en los pueblos serranos de Casares de las HurdesNuñomoral, Rubiaco y Vegas de Coria, localidades del valle del río Hurdano y, también, en el pueblo de Pinofranqueado, en el valle del río de los Ángeles. En estas zonas, se han empleado, principalmente, para decorar las fachadas de modernos chalets, cafeterías y restaurantes.

- Sierra de las Villuercas (Cáceres).

En el pueblo de Cañamero, parece ser que el uso de las losas de pizarra con "crucianas", se remonta a las dos últimas décadas, pero no en las fachadas exteriores de los edificios, sino en el interior de las casas modernas, para el revestimiento ornamental de las campans de las chimeneas y las bocas de los hogares de leña que existen en muchos de los salones, de las viviendas de construcción reciente.


-Tejada (Burgos), Las "casas de las caracolas",

Diversas casas de esta localidad burgalesa que han sido restauradas durante las dos últimas décadas, han incorporado en sus fachadas, como elementos arquitectónicos decorativos, característico de la zona, unas piezas de piedra que contienen moldes internos de amonites, a los que la gente de la zona han denominado, popularmente, "caracolas".
Aspecto de una de las piedras con fósiles de amonites, empotradas en las fachadas de algunos edificios de la localidad de Tejada (Burgos).
Imagen:
http://www.arlanza.com/es/turismorural/?iddoc=1766


- Valldemossa (Mallorca) "La Casa dels Caragols", más conocida como "Can Xesc Manitos"

Una vivienda de la localidad mallorquina de Valldemossa, ostenta en diversos lugares de su fachada principal, adheridos con cemento, algunos moldes internos de amonites cretácicos, a los que los naturales de la isla, denominaban popularmente, en mallorquín, "caragols" o "caragols de pedra".

Dos de los amonites, dispuestos en sendos huecos del muro, de la fachada de piedra de la casa de su propiedad, decorada con amonites por Francesc Ripoll Lladó (alias Xesc Manitos) en Valldemosa.
Imagen: fotografía original de Vicente Fernandez Sanvicente, Palma de Mallorca.www.fotocommunity.es/pc/pc/display/14861038


- Villar del Humo (Cuenca) “Las Casas de los Caracoles”

En esta población serrana, existen diversas casas que muestran como ornamentación característica del lugar, ejemplares de amonites cretácicos, de medianas a buenas dimensiones, incrustados en los muros de sus fachadas principales. En esta zona, los lugareños han llamado, tradicionalmente, "caracoles" a los moldes internos de todo género de amonites, de todos los tamaños y con diversas "decoraciones" superficiales.

Aspecto curiosamente decorativo de un gran amonites incrustado en el muro de una fachada.


No hay comentarios: