lunes, julio 21

El registro fósil, recogido y explicado por la literatura popular (10)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida

Las numerosas interpretaciones legendarias, inventadas en Tortosa, para explicarse la presencia de unos diminutos fósiles de forma estrellada (2ª Parte)



Recapitulación

En la entrada que, sobre el mismo tema, se publicó el pasado día 05/07/2014, se presentaron 7 de las 15 leyendas que han podido ser localizadas y recogidas de diversas fuentes documentales, escritas, algunas de las cuales tienen más de 150 años. Las diferentes explicaciones fantásticas fueron creadas para justificar la anormal presencia de unas curiosísimas piedrecitas, estrelladas, en las inmediaciones de una ermita de las afueras de la ciudad de Tortosa (Tarragona) que desde siempre ha sido muy visitada por los habitantes de la ciudad.
Las llamadas, vulgarmente, "estrelletes" de Mig Camí, en realidad son fósiles, se trata de fragmentos individualizados procedentes de la disociación del tallo de una especie de crinoideos, de unos 130 millones de años de antigüedad.

Esquema gráfico representando, a la izquierda, el aspecto externo del crinoideo, completo, sus diversas partes aparecen señaladas e identificadas. A la derecha, los diversos tipos de componentes, individuales, de las diferentes partes, tal como pueden encontrarse, fosilizadas, en el yacimiento de Mig Camí. Ilustración reproducida del libro, de Álvaro Arasa, titulado "Estrelletes" de Mig Camí



LEYENDA Nº 8

Relataba que los millares de "estrellitas de piedra", acumuladas alrededor de la ermita eran el resultado de una lluvia de estrellas, causada por la voluntad de la Virgen, con la finalidad de señalar, de forma explícita, la sacralidad del lugar del promontorio sobre el que se asentaba la ermita, consagrada a su culto. 
Además, una vez precipitadas sobre el terreno y petrificadas, su rara forma, serviría para indicar a los creyentes devotos de que eran un tipo de objetos beneficiosos para los humanos


Aspecto del firmamento nocturno durante una "lluvia de estrellas", en realidad, tales "estrellas fugaces" son micrometeoritos cosumiéndose en las capas altas de la atmósfera
Imagen: Efemerides astronómicas


La relación de la Virgen María con las estrellas, se debe al hecho de que la Iglesia católica, desde hace siglos ha aplicado dos sobrenombres, metáfóricos, a la Viregen María, relacionados con dos supuestas funciones marianas, en relación con su benéfica influencia humana. 
El sobrenombre "Stella maris", la compara con la estrella que al ponerse el sol orientaba la navegación nocturna, de forma segura, de los navegantes, siendo María la estrella que guía a los cristianos en sus periodos vitales oscuros. 
El segundo sobrenombre "Stella matutina", la estrella que precede la luz de la aurora, cuando concluye la noche, y que anuncia la llegada del sol, siendo María comparable, por ser la madre de Jesús. 




LEYENDA Nº 9

En relación al mismo tipo de fenómeno astronómico-geológico-milagroso, otro relato popular, sostenía que la lluvia de estrellitas de piedra había sido producida como agradecimiento al placentero efecto que le había producido la grata contemplación del maravilloso cielo nocturno de Tortosa, repleto de estrellas.
Cierto día en que la Virgen, iba de viaje por aquel camino, se le hizo de noche cuando estaba llegando a Mig Camí. No pudiendo proseguir su viaje por falta de luz, optó por detenerse en el lugar que le pareció más apropiado.  
Una vez instalada para dormir, la contemplación del estraordinario firmamento estrellado la indujo a conciliar rápidamente el sueño. A la mañana siguiente, completamente descansada y feliz, antes de proseguir su viaje, decidió a hacerles un regalo maravilloso a los habitantes de la ciudad. La virgen hizo precipitar, desde el cielo, hasta aquel lugar, en el que había dormido plácidamente, miles y miles de las estrellitas que la noche anterior adornaban el cielo tortosino, consiguiendo reproducir en el suelo de Mig Camí un espectáculo semejante, al presenciado en el firmamento nocturno.

Se según se cuenta en Tortosa, el tejado decorado con estrellas, situado bajo la estatua de la Virgen, que corona el cimborrio de la ermita, pretende representar y conmemorar una legendaria lluvia de estrellas que por voluntad divina se produjo y milagrosamente sobre Mig Camí.
Fotografía original de César Bel


LEYENDA Nº 10

Contaba que se trataba de una infinidad de piedras vulgares y corrientes que habían sido, milagrosamente, miniaturizadas y remodeladas, al entrar en contacto con las manos de la Virgen. El suceso milagroso se produjo cierto día en el que pasando la Virgen por aquel camino, se cruzó con una turba de "herejes" que iban en dirección contraria.  

Antiguo grabado extraído de un viejo libro de relatos cristianos, ejemplarizantes, representando la lapidación y muerte de san Esteban, mártir, a manos de los judíos. 
Imagen: Bible Stories

Al reconocerla, los herejes se pusieron furiosos e impulsados por sus diabólicos instintos, empezaron lanzarle piedras con la intención de matarla.  La Virgen salió huyendo para refugiarse en una ermita cercana, pero mientra huía corrrriendo iba atrapando todas las piedras que los herejes le habían lanzado para herirla. Cada pedrusco que recogía hábilmente, al vuelo, milagrosamente, empequeñecía y adquiría la forma estrellada, para representar el poder y la bondad de la Madre de Dios, con de su mano, abierta, mostrando la palma con sus cinco dedos extendidos como indicio de protección maternal.


LEYENDA Nº 11

Contaba que los millares de estrellitas de piedra, de Mig Camí, eran los millares de pequeñas florecitas que, desde el cielo, los angelitos habían dejado caer sobre la tierra, durante siglos, en determinadas festividades marianas.


Trío de angelitos musiqueando para alegrar el día a la Virgen de la Providencia, con sus cancioncillas. Retratados durante una actuación musical, en uno de los días en que no les tocaba dejar caer florecitas, sobre Mig Camí. Pintura de Juan Correa de Vivar, 1535.

Imagen: Iconografía musical

Tales juegos florales tenían la finalidad de glorificar y entretener a la Virgen María, la Madre de Dios y, de paso, embellecer los alrededores de su sagrada residencia terrenal.  Suponemos que tales florecillas celestiales, al tocar el mundanal terreno de Mig Camí, se debían ir petrificando...


LEYENDA Nº 12

Es muy semejante a la anterior, del mismo tipo de efecto floral-angelica, contaba que las estrellitas de piedra de Mig Camí, en realidad, eran "florecitas secas", petrificadas, acumuladas alrededor de la ermita, porque los angelitos, para obsequiar a la Madre de Dios, se las bajaban desde el cielo, continuamente, de noche y de día, sin parar ni un momento, por eso no se acaban nunca. 

Pequeñas florecillas de cinco pétalos, constituyentes de las inflorescencias colectivas del saúco común (Sambucus nigra). Tales florecitas vegetales tienen un aspecto y tamaño, bastante semejantes a los de las "estrelletes" de Mig Camí. La capacidad fabuladora de alguna persona debió hacer el resto del trabajo creativo 
Imagen:  Plantas medicinales

Cuando llueve, las florecitas petrificadas, se lavan de la tierra que las cubre y enmascara, resultando más visibles para los devotos que las buscan que, una vez limpias, pueden encontrarlas y recogerlas, con más facilidad que en cualquier otra ocasión, menos favorable.


LEYENDA Nº 13

Según esta narración popular, los millones de estrellitas de piedra que aparecían esparcidas, a millares, por los alrededores de la ermita de la Providencia, se habrían formado, prodigiosamente, en el momento en que los pedazos de la santa imagen de la Virgen de la Providencia de Mig Camí, tocaron el suelo tras ser arrojados con menosprecio sacrílego por los invasores mahometanos que habían asaltado el santuario y despedazado la imagen. Como si el terreno, previamente, consagrado a la Madre de Dios, por la construcción del santuario, al haber sido convertida la ermita en ruinas por los moros, hubiera querido crear una forma extraordinaria de señalar a los cristianos resistentes que aquel lugar, a pesar de todo, continuaba siendo un lugar consagrado a María.
 
Detalle del grabado que ilustra la cabecera de "unos gozos", dedicado a Nuestra Señora de la Providencia del Hermitorio de Mitancamí de Tortosa, impreso en Gerona en una fecha indeterminada del s. XIX. Nótese que las estrellas de la corona son de cinco puntas, hecho muy poco habitual en las imágenes de este tipo de documentos dedicados a esta misma advocación mariana
Imagen: Bibliothèque numérique de la MCA de Montpellier

Se suponía que las estrellas de cinco puntas que rodeaban la augusta cabeza de la Virgen María, formando su corona, habrían sido el patrón que habría servido de modelo o molde para la aparición de las que yacían por tierra.


LEYENDA Nº 14 

Otra leyenda, explicativa-justificativa de tipo mágico-religioso, relataba que las pequeñas estrellitas de piedra que hoy se encuentran esparcidas, a millares, sobre el terreno cercano a la ermita, eran estrellas del cielo que se habían desprendido del cielo hasta el suelo al "morir de tristeza". Tal cosa habría sucedido durante la noche correspondiente al día en que dos mujeres y sus maridos, "mancillaron con sus humanos pies" el terreno sagrado en el que habían yacido durante cientos de años los pedazos de la imagen de la virgen que, siglos antes, había sido destrozada, sacrílegamente, por los invasores mahometanos. El hallazgo de los pedazos sucedió por casualidad, atraídos hacia el lugar por una serpiente a la que mataron a garrotazos, encontrando junto al cadáver del ofidio los "santos pedazos"
 
Grabado en madera de finales del s. XVIII a principios del XIX para ilustrar un Gozo dedicado a la imagen de la Virgen de Mig Camí de Tortosa. A la izquierda dos devotas mujeres implorando protección. A la derecha un hombre mata a garrotazos una enorme serpiente que "protegía" los pedazos de la imagen perdida.
Imagen: roderic.uv.


LEYENDA Nº 15

Exist otra leyenda popular, explicativa-justificativa de tipo mágico, pero no religioso, en la que no solo se justificaba la presencia de las "estrelletes" sino también la de los "pilanets", que existían en el lugar de Mig Camí. 
Relataba que "un cierto día", las minúsculas "estrelletes" habían caído del cielo, juntamente con las gotas de lluvia, mientras el agua fluía o se infiltraba y desaparecía, las extrañas piedrecitas estrelladas iban acumulándose, a millones, sobre el terreno.

Aunque no son comunes los chaparrones que además del agua de precipitación, depositan "otra clase de cosas", pues se conocen diversos casos de lluvias de todo tipo de seres y cosas... ninguno en que el agua vaya acompañada de piedrecitas extrañas (fósiles)
Mire fijamente la imagen y dígame que es lo que ve en el interior de los trazos de las gotas de lluvia....
Imagen: Agua de lluvia

 Algo todavía más extraordinario, es que los "pilanets" se iban formando, aleatoriamente, cuando, por "pura casualidad", algunas de los miles de "estrelletes" que caían se iban amontonando, unas encima de las otras, hasta que el apilamiento perdía el equilibrio y caía en forma de bloque de estrellitas soldadas. Se sabía de tales prodigios pétreo-meteorológicos, porque "una muchacha, tortosina, llamada Providencia", había sido testigo de tan irrepetible portento meteorológico....


La cultura popular tortosina y sus circunstancias naturales y sociales

Posiblemente la extraordinaria riqueza en relatos legendarios, predominantemente, de tipo religioso, asociados a un cierto tipo de fósiles localizados en las inmediaciones de una ermita, se deba a la circunstancia  de que la población de Tortosa y de los pueblos de los alrededores era profundamente religiosa, enormemente conservadora y mayoritariamente tradicionalista.
La práctica totalidad de las diversas leyendas presentadas en este trabajo fueron recogidas en documentos impresos, publicados entre 1850 y 1960. Los añejos relatos populares han conseguido resistir la erosión del paso del tiempo y superar el olvido definitivo, gracias a su registro en forma de texto en diversos documentos escritos. Algunas pocas de las narraciones originales han conseguido resistir vivas, al paso del tiempo, en la memoria de los más viejos del lugar...
Resulta curioso comprobar como en distintos documentos del mismo periodo históricos, parecen mantenerse versiones explicativas, fantásticas, del mismo fenómeno paleontológico que, objetivamente, resultaban totalmente contradictorias, pues atribuían muy diferentes orígenes maravillosos al mismo tipo de singulares piedrecitas. En la ingenua y confiada mentalidad popular, de todas las clases sociales tortosinas más devotas de la "Mare de Déu de la Providència de Mig Camí" coexistieron varias versiones distintas de un mismo hecho, durante décadas y sin ningún problema

Ilustración humorística que podría representar muy bien la paradójica situación interpretativa a la que tuvieron que enfrentarse generaciones de perplej@s tortosin@s cuando observaban las "estrelletes de pedra" de Mig Camí e intentaban comprender como pudieron haberse formado tales objetos. Dibujo de Lacoste
Imagen: La Jeringa

A pesar de que las "estrelletes" de Mig Camí, en la actualidad, parecen gozar de muy poco peso cultural se puede afirmar y demostrar que, hasta tiempos muy recientes, han ocupado un lugar destacado en el imaginario mágico-religioso colectivo y en los usos y costumbres cotidianas y festivas de l@s trotosin@s. Tal descenso de estatus cultural, respecto de las generaciones anteriores se debe a la transformación modernizadora de la sociedad tortosina durante los últimos cincuenta años. 


El irracionalismo contra la ciencia

Para que el/la lector/a, de este trabajo, pueda hacerse una idea aproximada del fuerte arraigo popular del que disfrutaban este tipo de creencias irracionales, vinculadas a la religiosidad popular tortosina, que daban por seguro el origen maravilloso de los minúsculos fósiles de la ermita de la Virgen de la Providencia, entre los tortosinos de finales del s. XIX, se presenta una anécdota, sobre el particular, recogida por el ingeniero, naturalista, folclorista y político Celso Gomis y publicada en 1902:

"El docto geólogo D. José Landerer dio, algunos años atrás, en Tortosa una serie de conferencias sobre geología, y al explicar el origen natural de aquellos fósiles [artejos disociados o agrupados del pedúnculo de los crinoideos de la especie Pentacrinites neocomiensis], fué acogido con siseos y murmullos de desaprobación por su auditorio, que por cierto no se componía de personas iletradas, y á pesar de su reconocido catolicismo, no pudo evitar que se le tachase de hereje, lo cual hizo que suspendiese dichas conferencias y renunciase á seguir ilustrando á una gente que se empeñaba en cerrar los ojos á la luz de la Ciencia."

D. José Landerer, astrónomo, geólogo, paleontólogo, divulgador e ilustrador científico, fotografiado, a principios de s. XX, en el Observatorio del Ebro, en Tortosa, fotografiando manchas solares.

Para quienes, desconociendo la biografía del científico D. José Landerer, erróneamente, pudieran pensar que se trataba de una persona materialista, atea o izquierdista...hay que informarles que Landerer era "muy" católico, "buen" practicante, y "bastante" conservador, es decir, era una persona "de derechas". Pero como científico naturalista, responsable y coherente, no podía dar apoyo a las explicaciones legendarias, pueriles e irracionales que circulaban en la Tortosa de su tiempo y que eran defendidas "a capa y espada" por los ultraconservadores más ignorantes, intolerantes y cerriles


No hay comentarios: