domingo, septiembre 16

Los fósiles y la Cultura Popular (y 5)

Por Heraclio Astudillo Pombo. UdL


Las causas del declive de las creencias maravillosas, asociadas a los fósiles, en la cultura popular europea y española.

En Europa, gracias a las exploraciones geográficas por todos los continentes, durante los siglos XVI  a XVIII, observan fenómenos y se recolectan ejemplares que permiten que permiten a los estudiosos  darse cuenta de la diversidad, similitud y amplitud del mundo natural. 


En sus inicios, sirven para formar colecciones privadas, por parte de la nobleza, organizadas con criterios estéticos, geográficos, utilitarios o míticos, dando origen a los llamados Gabinetes de rarezas o curiosidades o salas de maravillas, de la naturaleza, en los que se mezclaban, caóticamente, multitud de objetos naturales y artificiales, vulgares y "maravillosos", minerales y orgánicos el apabullante conjunto, solía causar en sus visitantes una mezcla de  sorpresa por la colección y de admiración por el propietario. 

Aspecto del interior del Museum Wormianum en según un grabado realizado en 1655
Imagen: Wikipedia 
 
Con el paso del tiempo y por efecto de los estudios sistemáticos de los distintos ejemplares, basados en la observación minuciosa, la comparación racionalista y la experimentación de las propiedades fisico-químicas o terapéuticas, la clasificación en categorías objetivas, acabaran por transformarse en museos privados con secciones de Antigüedades y de Historia Natural, mantenidos por naturalista ricos, emprearios eruditos o nobles interesados en la Historia natural. 

Al incrementarse los conocimientos "científicos" sobre la amplitud del mundo natural y más concretamente del mundo geológico, por el auge de las ideas racionalistas entre la mayoría de los naturalistas, filósofos e historiadores de la Naturaleza, comienza el proceso de declive de los fósiles considerados como objetos extraordinarios, maravillosos o mágicos, a pesar de las controversias mantenidas con naturalistas de mentalidad pre-científica, eclesiásticos obstrusos y creyentes ultraconservadores que defendían puntos de vista irracionalistas y sobrenaturalistas, sobre el origen y la naturaleza de diversos tipos de fosiles.

Los fósiles de los animales marinos, servían a los defensores del sobrenaturalismo religioso, para defender la realidad de un hecho legendario, el Diluvio universal, cuyos testimonios eran los animales petrificados.
Imagen: Virtual Fossil Museum
 

El enorme cambio conceptual y funcional que produce la nueva perspectiva moderna, laica, racionalista y científica, sobre la naturaleza y el origen de los fósiles, entre las capas sociales dirigentes e influyentes, favorece el declive de la interpretación arracionalista y sobrenaturalista de los objetos raros y de los fenómenos poco conocidos, de la naturaleza. 
Con el paso del tiempo el cambio se va transmitiendo hacia las capas sociales inferiores, con lo que decae la apreciación y el uso social, de tipo religioso y mágico-medicinal, de algunos tipos de fósiles que anteriormente eran muy valorados con tales fines. 


Ilustración del libro de Nicolás Steno (Nils Stensen)  (1.638-1.686) en la que se muestra la cabeza, reseca, de un tiburón mediterráneo, con las fauces completamente abiertas para hacer visible su dentadura. 
Se trataba de un ejemplar que diseccionó para conocer su estructura anatómica, a estudiar sus dientes se dió cuenta que eran identicos a las valoradas glosopetras maltesas, llamadas lenguas de Malta o lenguas de san Pablo, por lo que concluyó que tales piedras mágicas, en realidad, deberían ser, inequívocamente, dientes petrificados de tiburones antediluvianos.
imagen:palaeo.gly.bris.ac.uk/.../History/first.xhtml
 
A partir del siglo XVIII y, sobre todo, del XIX, con la, relativamente, rápida y profunda evolución cultural de la sociedad europea, como consecuencia de la difusión de los avances científicos de la Medicina, de la Farmacia y de las Ciencias Naturales modernas, a través del proceso de racionalización de la praxis médica y farmacéutica, de la progresiva escolarización y acceso a la información impresa, de las clases medias,  se fue favoreciendo una situación de transformación social que condujo a la rápida perdida de valor y de uso social de la mayoría de aquellos fósiles que antiguamente habían sido muy apreciados y ampliamente usados con fines.

Algunos tipos de fósiles utilizados, hasta ese momento, como amuletos protectores contra el infortunio, en general, o como defensa para determinadas clases de peligros, iban perdiendo credibilidad, usuarios y demanda comercial. Lo mismo iba sucediendo con los fósiles usados como preventivo contra las asechanzas y ataques de los malos espíritus que se creía que pululaban por todas partes, ya fueran brujas, brujos, espectros o demonios, seres imaginarios considerados capaces de provocar diversas clases de agresiones que resultaban inexplicables, en épocas anteriores, incluso para gente con nivel cultural notable. 

Anillos protectores, británicos, de los  siglos XVII a XIX, elaborados con oro y adornados con una o más "toadstone", es decir, "piedras de sapo". Un tipo de diente fosilizado, de ciertos géneros de peces marinos mesozoicos o cenozoicos. Fueron joyas de uso, predominantemente, femenino  Imagen: Victoria & Albert Museum  
 
Igual suerte corrieron aquellos tipos de fósiles usados como remedios terapéuticos, que eran prescritos y aplicados por médicos, cultos, y preparados por boticarios, cualificados, pero también empezaba a suceder con aquellos que prescribían, preparaban y aplicaban los "médicos populares" o curanderos, para el tratamiento de diversas dolencias y enfermedades, tanto corporales como mentales. 
En los muros exteriores de algunos edificios se incrustaron determinados tipos de fósiles, generalmente ammonites, no sólo con finalidades ornamentales, sino también con función protectora, ya que sus propietarios estaban convencidos de su efecto defensivo y de su poder amulético.
imagen: portlandbill

De manera que los fósiles al ir quedando despojados de sus antiguas virtudes esotéricas y de sus tradicionales funciones religiosas y mágico-medicinales, irán perdiendo su anterior relevancia social, en todas las capas de la sociedad, con lo que al cabo de los años, también, acabaron por desaparecer de la memoria colectiva, perdiéndose toda la información etnopaleontológica, con gran valor antropológico, que ciertos fósiles llevaban asociada.


Se puede constatar, documentalmente, que a finales del siglo XIX y principios del XX, se ha producido el casi total abandono, social, de las tradiciones esotéricas relativas a determinados tipos de fósiles, pues se
encuentran poquísimas referencias, al asunto, en los estudios folclóricos y etnográficos de esa época.
Progresivamente las antiguas costumbres relacionadas con creencias supersticiosas y prácticas irracionales, asociadas a diversos tipos de fósiles, fueron desapareciendo de la vida cotidiana para pasar a constituir materia del folclore, objetivo de la etnografía e integrante de la antropología cultural.

Diversos grupos de organismos fosilizados que, tradicionalmente, se han asociado con costumbres populares, mostrados en una pàgina web del Museo Británico de Historia Natural de londres
Imagen: Explore the myths about fossils
 
Durante todo el siglo XX, la rapidísima transformación social por efecto de las migraciones provocadas por las diferentes guerras, la escolarización masiva a partir de las décadas de 1930 a 1950, la socialización de la medicina y la difusión  de los avances científicos, se encargaron de ir haciendo desaparecer de la memoria colectiva los cada vez más escasos vestigios de la antigua cultura popular paleontológica. 
Afortunadamente para los investigadores del fenómeno etnopaleontológico, aún se conservan algunos residuos de los antiguos conocimientos, gracias a la existencia de escasos depositarios, tales como libros y revistas, antiguos o personas ancianas que conservan una buena memoria de sus tiempos de infancia y juventud.

Cubierta de un libro alemán, dedicado a recopilar y mostrar las antiguas y modernas, costumbres europeas relacionadas con los fósiles, titulado "Fossilien im Volksglauben und im Alltag" (Los fósiles en el folklore y en la vida cotidiana) y subtitulado "Bedeutung und Verwendung vorzeitlicher Tier- und Pflanzenreste von der Steinzeit bis heute" (Significados y usos de los restos fosilizados de animales y plantas, desde la Edad de Piedra hasta el tiempo presente.). 
Resulta irritante, constatar que no hay ni una sola referencia a casos propios de la Península ibérica, lo cual no es nada extraño, sabiendo que en esa fecha no hay ningún estudio ni publicación, peninsular, sobre el tema.

Imagen:

Hoy en día se puede comprobar, mediante encuestas y entrevistas, que hasta las clases populares que fueron las últimas depositarias de aquellos conocimientos curiosos o supersticiosos, han olvidado la mayoría de las creencias, abandonado la mayoría de las prácticas y usos populares, tradicionales, e incluso que han olvidado muchas de sus denominaciones tradicionales. 
Como suele suceder, el triunfo de la revolución cultural supuso una progresiva y generalizada perdida de un antiguo patrimonio cultural, con poco prestigio y ninguna función social relevante, antes de que pudiera ser registrado y estudiado por los especialistas en etnografía y etnología.

 
Reflexiones finales

A pesar de que a lo largo de las entradas precedentes, se ha denostado la credulidad de los usuarios, modernos, de amuletos y de fósiles maravillosos o se ha criticado a los promotores de creencias supersticiosas, a los divulgadores de prácticas irracionales y a los vendedores de amuletos mágicos, vinculados con los fósiles, tales "errores vulgares" forman parte del patrimonio etnográfico de la humanidad.
El estudio de las costumbres, populares, antiguas y modernas, laicas, religiosas o supersticiosas, asociadas a determinados tipos de fósiles, es una fuente de conocimiento que permite, al estudioso del fenómeno, conocer la evolución conceptual de las ideas asociadas a ciertos tipos de fósiles, la distribución geográfica o/y histórica de tales ideas, su papel como barrera contra el avance de las ideas racionalistas y científicas, o su vinculación con ciertas actividades respetables, como la religión, el comercio, el derecho, el ocio cultural, etc.

La necesidad de recuperar, todo lo que sea posible, de ese interesante patrimonio cultural español, antiguo, ahora en parte irremediablemente perdido o en vías de estarlo, se justifica, científicamente, por sus notables valores antropológicos, históricos y lingüísticos, entre otros.

Pero somos conscientes que este reto de recuperación de información relativa al folklore ibérico de los fósiles no es una misión fácil, puesto que tenemos la certeza que en muchos casos llegamos demasiado tarde, puesto que los escasos ejemplares que restan de muchos documentos antiguos se han extraviado, han sido destruidos o forman parte de colecciones inaccesibles y que muchos de los otros materiales accesibles: los recuerdos de personas mayores se han deteriorados o perdidos, por senilidad o fallecimiento.
También sabemos que en otros casos va a resultar una labor muy lenta y laboriosa, porque sus depositarios, documentos o personas, no resultaran fácilmente accesibles al investigador, por ser desconocidos, estar dispersos por toda la geografía española y algunos, posiblemente, ubicados en el extranjero, pero estamos seguros que la paciencia con método e interés, ayudada por la cooperación de informantes y las facilidades que brinda Internet para acceder a fuentes de información pueden contribuir a obrar "milagros" humanos.



Referencias: 

- Anónimo. Cuartos de maravillas. Wikipedia
 Annoscia, Enrico. 1981. I fossili nel mondo dell'uomo. Milano. Soliart.
- Bassett, Michael G. 1982. Formed Stones, Folklore. and Fossils. National Museum of Wales. Cardiff. Geological Series No. 1,
- Buffetaut, Eric. 1991. Des fossiles et des homes. Paris. Éditions R. Laffont.
- Gayrard-Valy, Yvette. Les fossiles: empreinte des mondes disparus. 1988. Paris. Gallimard.
- Oakley, Kenneth. P. 1985. Decorative and Symbolic Uses of Fossils. Oxford University Press.
- Thenius, Erich; Vávra, Norbert. 1996. Fossilien im Volksglauben und im Alltag. Frankfurt. Kramer.



1 comentario:

David dijo...

Oi, achei muito bom o texto. Parabens.

Abraços desde o Brasil...