martes, septiembre 19

Los fósiles como motivo temático en la filatelia ibérica (33)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO, Universitat de Lleida. 

Con la celebración, en Teruel, de Exfilna y Juvenia 2023, reapareció la temática paleontológica en el ámbito filatélico español (2/3)

Recapitulación

Con la entrada de hoy se da continuidad a la entrada que, sobre el mismo asunto, se publicó el pasado 23 de junioComo ya se comentó entonces, la vida nos dio una sorpresa agradable cuando ya habíamos perdido casi toda esperanza de volver a ver productos filatélicos relacionados con la paleontología. 

Con motivo de la celebración en Teruel, desde el 19 hasta el 23 de abril de 2023, de la 61ª Exposición Filatélica Nacional (España) Exfilna y de la 28ª Exposición Nacional de Filatelia Juvenil) Juvenia, volvió la temática paleontológica al ámbito filatélico español. Gracias a la celebración de esos dos eventos filatélicos simultáneos, ubicados en la Glorieta, el antiguo Banco de España y el Centro de Ocio Joven, por fin, los amantes de la paleontología cultural española podríamos volver a conocer, disfrutar y adquirir productos filatélicos relacionados con la paleontología ibérica. 

Aspecto de la cubierta del Catálogo informativo dedicado al doble evento: EXFILNA-JUVENIA 2023, celebrado en Teruel. Conteniendo abundante información textual y gráfica sobre la organización, las exposiciones, competiciones y emisiones filatélicas conmemorativas. Puede accederse al contenido íntegro, a través de este enlace: https://fesofi.es/a-catalogo-de-la-exfilna-juvenia-2023/

Tales productos filatélicos consistirían en un sello postal convencional y otros de tipo personalizado, varias etiquetas franqueadoras ATM, diversas tarjetas postales prefranqueadas, varios sobres de primer día de circulación y la posibilidad estampación de diversos matasellos especiales que en esta ocasión, todos los cuales estaban relacionados con los grandes reptiles jurásicos que son emblemas del patrimonio natural y cultural de la ciudad y la provincia de Teruel.

Tras la alegría inicial, aparece la zozobra final ¿Tras la celebración de los mencionados eventos filatélicos turolenses, cuántos años de espera deberán transcurrir para que se puedan volver a ver nuevos productos filatélicos relacionados con la paleontología ibérica y, concretamente, con los dinosaurios españoles?


Presentación a la prensa y al público en el salón de Plenos del Ayuntamiento de Teruel del Pack de Bienvenida a Juvenia 2023. En la fotografía aparecen, de izquierda a derecha: el Presidente de la Federación Filatélica Aragonesa, D. José Ángel Campo, el Presidente de FESOFI, D. José Antonio Arruego, la Sra. Alcaldesa Doña Emma Buj, acompañada de la Directora de Filatelia de Correos, Dña. Leire Diez, que hizo la presentación de las emisiones conmemorativas, y el Concejal de Cultura, D. Carlos Méndez. Imagen: El Eco de Teruel, 19 de abril, 2023: https://ecodeteruel.tv/la-filatelia-llena-teruel/

El sello de la serie 'Dinosaurios', estaba dedicado al Aragosaurus ischiaticus 

Al ser Juvenia una exposición filatélica dirigida al público más joven, los organizadores y Correos quisieron recuperar la serie temática dedicada a los dinosaurios que se había iniciado en 2015. En aquella ocasión la emisión de Correos constaba de los sellos dedicados a varios dinosaurios típicos tales como anquilosaurio, tiranosaurio, triceratops y diplodocus. En 2016 la serie fue ampliada con nuevos sellos dedicados a dinosaurios españoles y constaba de los sellos dedicados a los géneros Europelta, Pelecanimimus, Proa y TuriasaurusEn el regreso temático dinosauriano de 2023, los sellos oficiales españoles, ya no han sido emitidos cuatro sellos, sino solamente uno, el dedicado al Aragosaurus ischiaticus, cuyo nombre científico significa “el lagarto de Aragón con un gran hueso isquion”. 

Recreación del aspecto de un ejemplar de Aragosaurus, el primero por la izquierda, junto a sus probables parientes en la Península Ibérica Lourinhasaurus y Galvesaurus. Imagen: Wikipedia

El protagonista de la emisión de este año fue un pesado dinosaurio herbívoro de casi 18 metros de longitud y aproximadamente 20 toneladas de peso, que vivió en los ambientes húmedos y pantanosos litorales, cercanos a la costa del mar de Thetis, en la lejana época del Mesozoico. Esta es la única especie conocida hasta ahora del género. Aragosaurus. Vivió en el periodo temporal existente entre el Jurásico Superior y el Cretácico Inferior, por ello sus restos tienen una antigüedad de entre 150 y 130 millones de años. La especie tipo, A. ischiaticus, fue descubierta, en 1958, por el paleontólogo amateur José María Herrero Marzo, en terrenos de la Formación El Castellar, en Galve (Teruel). En la década de los años 60 fue estudiada por el paleontólogo Albert-Félix de Lapparent y finalmente fue estudiada, descrita y publicada, en 1987, por el equipo de paleontólogos españoles formado por J.L. Sanz, A. Buscalioni, L. Casanovas y J. Santafé. 

Con esta nueva emisión, dedicada al Aragosaurus ischiaticus, la serie de sellos "Dinosaurios", emitida por el Correo español, continúa mostrando al público español y extranjero, otro de estos fantásticos animales prehistóricos que vivieron por tierras aragonesas hace cerca de 140 millones de años. 

Aspecto del sello conmemorativo dedicado al Aragosaurus ischiaticus (izquierda) con su viñeta (derecha) parte sin valor postal.                                                  Imagen Noticias de Fesofi.   https://fesofi.es/wp-content/uploads/2023/04/19-Dinosaurio_Aragosaurus.jpg


Características técnicas:

– Procedimiento de impresión: Offset.

– Soporte: papel estucado, engomado, fosforescente.

– Dentado del sello: 13 3/4 (horizontal) y 13 1/4 (vertical).

– Formato del sello: 40,9 x 28,8 mm (horizontal) + 40,9 x 28,8 mm (viñeta).

– Formato del pliego Premium: 260 x 200 mm (horizontal).

– Valor postal del sello: 2 €.

– Efectos en pliego Premium: 8 sellos + 8 viñetas.

– Efectos en pliego común: 25 sellos + 25 viñetas.

– Tirada: 125.000 sellos / 3.000 pliegos Premium.


Los Pliegos Premium

Se trata de un producto filatélico destinado al coleccionismo filatélico, consistente en un pliego conteniendo 8 sellos dobles, cada pareja representa en el componente de la izquierda, el único con valor postal, el supuesto aspecto del dinosaurio en vida con un brumoso paisaje montañoso de fondo. En el componente derecho de la pareja, aparecen dibujados esquemáticamente y coloreados algunos de sus huesos hallados en Galve. Cada uno de los ocho sellos tiene un valor facial de 2€. 

El pliego premium de sellos fue emitido el día 19 de abril de 2023, pudiendo adquirirse ese día en el stand filatélico de Correos, situado en la carpa filatélica de La Glorieta. La tirada total de esta modalidad de edición dedicada exclusivamente al coleccionismo, ha sido de 3.000 pliegos Premium.

Aspecto de la Hoja Premium con la información adicional y con sus ocho pares de estampillas  Imagen: Noticias de Fesofi: https://fesofi.es/wp-content/uploads/2023/04/19-PP-Dinosaurio_Aragosaurus_-1024x789.jpg

Los pliegos comunes de sellos de la serie Dinosaurios, conteniendo los sellos y viñetas conmemorativas de Juvenia 2023, idénticos a los contenidos en los pliegos premium, carecían de fondo gráfico y tenían una distribución compacta. Constaban de 25 ejemplares del sello, con sus correspondientes 25 viñetas. La finalidad de su emisión es la venta individualizada o en pequeñas cantidades de parejas de ejemplares de sellos, destinados al franqueo postal de diversos efectos o al mercado del pequeño coleccionista.

Tarjeta postal prefranqueada

También se puso en circulación, el 19 de abril, una tarjeta postal prefranqueada, denominada   «JUVENIA 2023. Dinosaurios. Aragosaurus ischiaticus.- 2023». Se trata de una vista fotográfica mostrando la escultura de Aragosaurus en su entorno ajardinado, existente en las inmediaciones del Museo Paleontológico de Galve (Teruel).

Aspecto del anverso y reverso de la tarjeta postal prefranqueada conmemorativa de Juvenia 2023, emitida por Correos. El anverso muestra la gran escultura que representa la apariencia en vida del dinosaurio  Aragosaurus ischiaticus, existente en Galve, en las inmediaciones del Museo Paleontológico. Imagen: Noticias de Fesofi: https://fesofi.es/noticias/emisiones-de-la-exfilna-juvenia-2023-en-teruel/ 

Además de la tarjeta postal oficial, editada por Correos,  también se pusieron en circulación otras tarjetas postales  protagonizadas por el dinosaurio de Galve. Igualmente destinadas al mercado del coleccionismo filatélico.

Aspecto de otra tarjeta postal conmemorativa, mostrando una reproducción gráfica de la apariencia en vida del dinosaurio Aragosaurus ischiaticus. Se trata de una versión no oficial, pero igualmente circulable y coleccionable.                                           Imagen: Todo Colección:  https://cloud10.todocoleccion.online/sellos-tarjetas-maximas/tc/2023/04/26/07/407739089.jpg


Sobres de Primer Día de Circulación

Con motivo de La celebración de Juvenia 2023, en la localidad de Teruel, se editaron dos tipos de Sobres de Primer Día de Circulación, rotulados e ilustrados de la forma apropiada. Un tipo de SPD estaba destinado específicamente a la circulación del sello convencional de la serie Dinosaurios, mientras que el otro tipo de SPD estaban destinados a la circulación de etiquetas franqueadoras ATM. Esta duplicidad viene a satisfacer la demanda de diversidad del mercado del coleccionismo filatélico.

Aspecto de un sobre de primer día de circulación, prefranqueado con el último sello de la serie Dinosaurios, dedicado al Aragosaurus ischiaticus. En el lado izquierdo, arriba: bajo el nombre del evento, lugar y nombre del dinosaurio, muestra el logo amariposado de la Sección de Juventud de la FESOFI. En la parte media-baja, sobre fondo blanco, la imagen de la escultura del Aragosaurus existente en Galve, instalada en en el parque de las inmediaciones del Museo Paleontológico. Imagen: Paleophilatelie

https://www.paleophilatelie.eu/images/fdc/spain_2023_fdc.jpg

Ambos tipos de SPD, como todo el resto de material filatélico relacionados con Exfilna-Juvenia 2023 Teruel, podían adquirirse, franquearse y ponerse en circulación en el Punto Filatélico que Correos había establecido en la carpa de la Plaza de la Glorieta de la ciudad de Teruel, atendido por personal experto de Correos.

Aspecto de la información e ilustración impresas en el lado izquierdo de los Sobres de Primer Día de Circulación, dedicados a las etiquetas franqueadoras ATM, puestos en circulación el 19 de abril, en el Punto Filatélico de Teruel. 
Imagen Noticias de Fesofi:   https://fesofi.es/wp-content/uploads/2023/04/Sobres-de-Primer-dia-PDF-scaled.jpg 


   Continuará

domingo, septiembre 3

Los fósiles como motivo temático en la numismática ibérica (12)

 por Heraclio ASTUDILLO-POMBO, Universitat de Lleida.

Monedas comunes de poco valor, transformadas en curiosas chapas o medallas paleontológicas conmemorativas (6)

Introducción

En la entrada de hoy, nuevamente, se vuelve a tratar sobre el tema de la paranumismática o numismática lúdica española, relacionada con la paleontología ibérica. Ambos términos descriptivos hacen referencia al hecho de que no se trata de de verdaderas monedas, de curso legal y uso vigente o en épocas antecedente, sino de un tipo de objetos comerciales producidos con finalidades turísticas y coleccionísticas. Se presentan las últimas novedades descubiertas y conocidas de monedas españolas elongadas, cuya detección o aparición data, en un caso, de mayo de 2022  y, en el otro, de agosto del mismo año
La aparición de este tipo de material es tan imprevisible e irregular como extremadamente localizada su ubicación, es por tales motivos que nos resulta extraordinariamente difícil tener conocimiento puntual de las nuevas acuñaciones de monedas elongadas españolas.

 Afortunadamente para nosotros, nuestro amigo Miguel Ángel Fernández, experto en el tema de las monedas elongadas españolas (http://elongando.com) nos va informando de la salida de nuevos ejemplares de monedas elongadas vinculadas con la paleontología ibérica. Las dos elongaciones que hoy se presentan, están relacionadas con los dinosaurios, estando una dedicada a los yacimientos y al museo paleontológico de Castilla-La Mancha y la otra a las rutas y yacimientos turísticos de Castilla-León.


Chapa elongada conquense

En mayo de 2022 se acababa de instalar una nueva máquina de producción de monedas elongadas en una tienda de dedicada a la venta de objetos de alfarería propiedad de Emilio del Castillo Vindel, situada en el casco histórico de Cuenca. 
El tema de la serie de monedas acuñables era "Cuenca Turística" pero se daba la casualidad de que uno de sus diseños estaba dedicado al paraje de interés paisajístico y geológico conocido como "Ciudad Encantada de Cuenca" que incluía la imagen de un dinosaurio emblemático, muy conocido y popular, apodado "Pepito" (Concavenator corcovatus). 

Aspecto del anverso de la chapita elongada estampada en la máquina de Cuenca. La figura del  dinosaurio por su apariencia característica permite reconocer una representación del famoso dinosaurio 'Pepito'.
Imagen: Elongando.com

Es bien conocido que "La Ciudad Encantada" es un paraje de interés geológico por las formas tan peculiares que han modelado la acción combinada de la erosión cárstica y del colapso de las bóvedas de grandes cavidades subterráneas incapaces de soportar su propio peso. El diseño incluye el dinosaurio más emblemático de la zona y es una forma de hacer alusión al museo paleontológico que conserva sus restos fósiles, el Museo de Paleontología de Castilla-La Mancha un equipamiento de visita obligada para los visitantes de la ciudad que sean amantes de la paleontología y/o de los dinosaurios


Referencias

Serie: Cuenca Turística (2022)
Activa: Revisión: 18-05-2022    
Situación: Cuenca (lat.: 40°04'41.5"N long.: 2°07'46.1"W)
Monedas: 4
Instalador: Desconocido
Tienda "Alfarería Emilio del Castillo Vindel".
Travesía Clavel, 7, 16001 Cuenca

Peculiaridad 

La máquina, en cuestión, no transforma una moneda de poco valor aportada por el cliente, como sucede en otros casos, sino que troquela el diseño seleccionado por el cliente, sobre un "cospel"* dorado que aporta la propia máquina
* Un cospel es una pieza metálica circular, delgada y lisa, apta para poder grabar o estampar ciertos diseños en el anverso y el reverso, durante el proceso mecánico de acuñación de monedas.


Moneda elongada soriana

La serie de 3 monedas elongadas, denominada "Soria Turística", cuya estampación fue iniciada en 2019,  fue ampliada en el 2022, al añadir al menú de estampación una nueva opción. Consistente en la posibilidad de estampar una nuevo diseño para generar un cuarto tipo de moneda elongada. La nueva moneda estaba dedicada a conmemorar la existencia de la Ruta soriana de los dinosaurios. 
La máquina elongadora responsable de la estampación de esta nueva moneda con contenido paleontológico estaba situada en la tienda denominada "El rincón de Soria II", local situado en la C/ Collado, 17, 42001 Soria.

Aspecto del anverso de la moneda elongada estampada en Soria, con la figura de un dinosaurio indeterminado con apariencia de terópodo corredor. 

Esta nueva moneda elongada, que estaba incluida en la producción de un set turístico de una máquina elongadora de una tienda de la ciudad de Soria y que estaba acompañada de otros ejemplares con imágenes tan dispares como Gustavo Adolfo Bécquer o la Ermita de San Saturio, hacía mención a la existencia en Soria de una "Ruta de los dinosaurios". En el anverso aparecía la figura de un dinosaurio terópodo indeterminado, de perfil y en actitud de estar corriendo, aludiendo a aquellos otros que pudieron haber dejado impresas sus huellas de pisadas sobre suelo blando hoy convertido en roca.

En el reverso e la moneda solamente aparece el nombre de la empresa propietaria de la máquina responsable de la estampación del relieve

capital ( en mi catálogo www.elongando.cat)
Sereie: Soria Turística 3 (2019) + 1 (2022)
Máquina SO-006 Retirada. 
Revisión: 07-02-2023   
Situación: Soria (lat.: 41°45'50.1"N; long.:2°27'56.9"W)
Monedas: 4
Instalador: www.revena.es
Tienda "El rincón de Soria II".
Calle Collado, 17, 42001 Soria


Agradecimientos  

A Miguel Ángel Fernández Méndez (http://elongando.com) que, en su día, nos informó de la salida de estas dos nuevas monedas elongadas, dedicadas a la divulgación de la existencia de los dinosaurios conquenses y sorianos, entre los habitantes locales y los visitantes ocasionales de ambas ciudades, capitales de las respectivas provincias.

Miguel Ángel Fernández Menéndez posa sosteniendo un álbum abierto cuyas páginas albergan una parte de su colección personal de monedas elongadas españolas.
Imagen:
 Academia. edu.
 

Fuentes

Astudillo-Pombo, H. Moneda elongada en Cuenca. Twitter: @folklorefosiles, 21-05-2022: https://twitter.com/folklorefosiles/status/1528047164194267136?s=20 .
- Astudillo-Pombo, H. Moneda elongada en Soria Twitter: @folklorefosiles, 15-08-2022 https://twitter.com/folklorefosiles/status/1559103247239053314?s=20 
Fernández, Miguel Ángel. Moneda elongada de la Ciudad Encantada. Cuenca. Comunicación personal.   20/05/2022
 Fernández, Miguel Ángel. Moneda elongada de la Ruta soriana de los dinosaurios. Comunicación personal, 13/08/2022
Fernández, Miguel Ángel. CU-006, Cuenca - Turística (2022). Elongando:   http://www.elongando.cat/PATRON.html?q=Cuenca 
Fernández, Miguel Ángel . SO-006, Soria - Turística 3 (2019) + 1 (2022). Elongando:    http://www.elongando.cat/PATRON.html?q=Soria

domingo, agosto 20

Decimosexto Aniversario del blog FFI

El 30 de agosto se cumple el  DECIMOSEXTO ANIVERSARIO del blog FOLKLORE DE LOS FÓSILES IBÉRICOS : 30 de agosto de 2007 - 30 de agosto de 2023

El próximo día 30 de agosto, se cumplirán los dieciséis años de actividad informativa, en Internet, mantenida de forma ininterrumpida, por este peculiar canal divulgativo, dedicado a la comunicación de los aspectos sociales de los fósiles o paleontología popular. Durante todos esos años el equipo multidisciplinar unipersonal se ha dedicado a la creación y divulgación de contenidos originales, poco conocidos o inéditos, curiosos o sorprendentes, relacionados con las influencias sociales y culturales del registro fósil ibérico (España, Gibraltar y Portugal. Desgraciadamente, del territorio de Andorra no ha podido obtener ningún tipo de información, a pesar de que existen algunos escasos indicios.

Dieciséis años de actividad continua, en un blog dedicado a la alta divulgación, mantenido permanentemente por un equipo unipersonal tiene no poco mérito y supone un esfuerzo encomiable. No se trata de simple supervivencia ni de aportar información sustraída fácilmente de otros blogs o extraída de publicaciones digitales
Imagen:  https://st3.depositphotos.com/29003374/37170/v/450/depositphotos_371709892-stock-illustration-anniversary-celebration-background-16th-number.jpg

Han transcurrido ya 16 años desde que aquel lejano 30 de agosto de 2007 se inició el proceso de divulgación, en Internet, habiendo conseguido ofrecer una infinidad de casos particulares relacionados con la paleontología popular ibérica, de forma fácilmente accesible y comprensible, amena, gratuita, continua y regular. Ni siquiera es necesario conocer el idioma español pues se acompaña de la opción de poder usar el traductor de Google que puede traducir el contenido de la información de cada entrada a cualquier idioma.

Todo ese enorme caudal de información temática especializada, está permanentemente a disposición de cualquier persona que pueda estar interesadas en iniciarse o en profundizar sus conocimientos, sobre el tema muy específico al que se dedica en este blog. El único requisito que limita el acceso es que puedan conectarse a Internet. Por lo demás no hay restricciones de acceso de ninguna clase, ni hay que registrarse, ni hay hay que pagar nada.

Durante todos estos últimos 16 años, mensualmente o quincenalmente, según la disponibilidad de tiempo, se han ido editando entradas y difundiendo información sobre interpretaciones, creencias, prácticas y aplicaciones populares asociadas a diversos tipos fósiles, en diferentes lugares y regiones de España, Gibraltar y Portugal, de una forma rigurosa, comprensible, amena y gratuita.

Se han ido mostrado algunas decenas de nombres populares correspondientes a diferentes especies fósiles, rescatados del olvido por su desconocimiento o su falta de uso. Tales denominaciones vulgares o nombres comunes fueron usados antaño y, en algunas localidades de España y Portugal, aún son usados  por las personas más mayores. También se han mostrado algunos de los nombres populares de lugar o topónimos menores, relacionados con la presencia de ciertos tipos de fósiles, aunque este es un tema que se ha tratado poco en el blog. Además, se han mostrado diversas interpretaciones populares de tipo fabuloso que, antaño, dieron origen a explicaciones legendarias. Con frecuencia, esas narraciones son protagonizadas por seres sobrehumanos o míticos, de origen ancestral que intervienen o actúan en situaciones extraordinarias con consecuencias mágicas o milagrosas, y en ocasiones diabólicas. Tales narraciones fueron creadas para comprender, explicar, transmitir y justificar la presencia de cierto tipos de fósiles, en determinados lugares.

En diferentes lugares de España la presencia de diversos tipos de fósiles fue atribuida, antaño, al paso de Santiago Apóstol o de su caballo por aquellos lugares. Ya fuese mientra iba evangelizando a los nativos paganos o yendo a ayudar a las trpoas cristianas mientras guerreaban contra los invasores moros.

ImagenArtículos Montserrat.   https://www.articulosmontserrat.com/estampas/2927-santiago-apostol.html

Se han mostrado diferentes casos y se ha intentado demostrar que es imprescindible la mutua colaboración entre étnopaleontólogos, paleontólogos y arqueólogos para poder entender e interpretar mejor la presencia de fósiles en los yacimientos arqueológicos. Para idear por inducción y  observación las probables funciones de esos fósiles. Conocer las costumbres de algunas sociedades antiguas en relación a los usos y funciones sociales aplicadas a algunos tipos de fósiles hallados en sus niveles culturales. 

Los diversos tipos de contenidos mencionados que se han ofrecido y se siguen ofreciendo en este blog, son el resultado de diversos proyectos personales de investigación, relacionados con ciertos campos de conocimiento muy peculiares, especializados y novedosos. Tales áreas de estudio tienen muy pocos cultivadores y escasísimas publicaciones, sin embargo este blog que es experto en esos temas, con más de 25 años de exploración y estudio, pretende constituirse en referencia para el territorio ibérico. 

Representación gráfica de cómo el Señor Estudioso, va recorriendo el mundo maravilloso de Letrilandia y tomando apuntes de sus observaciones para luego transmitirlas, de manera apropiada a las capacidades y necesidades intelectuales de sus seguidores.
ImagenLetrilandia. https://www.pinterest.es/pin/331296116321994634/

Los conocimientos que son comunicados por quien escribe este blog, corresponden a diversos campos de estudio conocidos con denominaciones tales como Paleontología popular, Folclore paleontológico,  Paleontología cultural, Etnopaleontolgía, Etnopaleontonimia, Etnopaleontotoponimia, Etnopaleontomitología y Arqueoetnopaleontología, entre otros. Habiendo sido aplicados a todos los casos identificados en los diferentes lugares de los diversos territorios, épocas y culturas de la Península Ibérica.

A cambio de la información especializada "suministrada generosamente" y "consumida gratuitamente" por las personas que siguen regularmente o visitan irregularmente nuestro blog, sería muy justo y necesario que gratificaran nuestro trabajo con la aportación de sus comentarios personales. Pues echamos en falta el envíos de comentarios bien fundamentados y bienintencionados, y también nos alegraría recibir mensajes de correo electrónico. Con ese tipo de información nuestr@s lectores/as podrían ayudarnos a descubrir y conocer algunos detalles importantes relativos a algunos casos y a orientar de forma más precisa nuestras investigaciones, facilitándonos el enfoque hacia ciertos lugares o hacia determinados aspectos que aún no han sido tratados en el blog por nuestro desconocimiento de su existencia. Además esos informantes puntuales contribuirían a mejorar los resultados de nuetras investigaciones, al señalar ciertas áreas geográficas que anteriormente habían permanecido ignoradas o a profundizar en determinados aspectos temáticos, precisamente, por la carencia de los datos que nos pueden suministrar desde su localidad como conocedores de su territorio.

La comunicación entre lectores y autores, hoy en día resulta muy fácil, por medio del uso de diferentes canales de Internet. Ya sea a través de los mensajes del correo electrónico o de los comentarios en blogs o el planteamiento de preguntas y la aportación de respuestas en blogs y foros. Tal tipo de interacción también es muy útil y necesaria para los autores pues les puede ayudar a mejorar la calidad de los contenidos difundidos en las Redes.  Imagen: klickpages

Por todos los motivos expuestos, debemos seguir insistiendo a nuestr@s lectores y lectoras que nos proporcionen datos relativos a casos propios de sus localidades o su comarca, porque su colaboración informativa nos puede resultar muy necesaria, muy valiosa y muy útil. Les estaríamos muy agradecidos si quisieran gratificar nuestro trabajo divulgativo, aportándonos información sorprendente e interesante, poco conocida o totalmente desconocida, veraz o, mejor aún, información verificada documentalmente, como pueden ser imágenes de textos o de ilustraciones aparecidas en publicaciones regionales o comarcales. 

Aunque la imagen corresponde a una de las manipulaciones que se suministraban a los peregrinos que visitaban la Abadía de Whitby, el monasterio fundado por santa Hilda, según varios autores españoles, en diferentes localidades rurales no identificadas del Levante español, hasta principios del siglo XX, aún se consideraba a los ammonites como serpientes petrificadas, misteriosamente. Denominándoles "culebras o culebrillas de piedra" según fuera su tamaño.

Imagen: Una leyenda de serpientes y piedras.  https://www.vistaalmar.es/ciencia-tecnologia/historia/7459-leyenda-serpientes-piedras.html

También las imagenes de aquellos fragmentos de documentos que testifican la existencia de ciertas costumbres o usos populares de determinados tipos de fósiles en determinadas localidades, etc. Material que, por supuesto, debe estar relacionado con los aspecto socio-culturales, antiguos o modernos de algunos tipos de fósiles que son propios de sus localidades de residencia o comarcas de origen.

sábado, julio 15

Arqueoetnopaleontología (17)

por Heraclio Astudillo-Pombo, Universitat de Lleida

Los usos sociales y funciones culturales de los fósiles en la antigüedad, la necesaria contribución y la imprescindible colaboración de la arqueología (17)

La revisión actual de la fauna fósil incluida en los antiguos hallazgos arqueológicos ibéricos ha permitido mejorar la identificación zoológica, la datación y la interpretación paleoetnológica (Segunda parte)

  

Recapitulación

En el año 2020 se publicó un interesante e importante trabajo colectivo, resultado de la colaboración entre arqueólogos y naturalistas, especialistas en zoología, paleontología y geología. Era un planteamiento relativamente novedoso en nuestro país, por inhabitual y por falta de tradiciónSe había aplicado un planteamiento de enfoque pluridisciplinar, el estudio se realizaba de forma colaborativa, siendo los resultados individuales parciales y complementarios, necesitando de una puesta en común y un encaje finales. Fue una experiencia que demostró ser muy necesaria como metodología de trabajo y que, a la vez, resultó tremendamente enriquecedora, a nivel individual, para todos l@s participantes. Un planteamiento investigador de este tipo, en el que se partía desde una perspectiva multidisciplinar, se aplicaba una metodología múltiple, alcanzando finalmente unos resultados transdisciplinares, es un enfoque y una metodología que algunos investigadores venimos reclamando y aplicando desde hace años para temas tan complejos como los de este tipo, a caballo entre las ciencias sociales y las ciencias naturales. 

Ese trabajo colectivo titulado "Fossils in Iberian prehistory: A review of the palaeozoological evidence"resulta muy importante tanto por la magnitud de la muestra revisada como por la luz que aportan los resultados obtenidos. Durante los cinco años previos a la publicación, habían participado en el desarrollo de aquel trabajo colectivo y colaborativo, doce investigadores pertenecientes a ocho instituciones universitarias y a cuatro organismos de investigación, situados en muy diversos lugares de España.

Introducción

En la entrada de hoy se da continuidad al tema iniciado en la entrada anterior, publicada el 13 de mayo de 2022exponiendo algunas de las notables dificultades que presenta la identificación paleontológica, para los no especialistas, de algunos ejemplares de origen biológico hallados en contextos arqueológicos, así como algunos de los errores más habituales cometidos por la arqueología tradicional y también algunos casos detectados en los estudios y fondos museísticos de algunos yacimientos arqueológicos ibéricos que han sido revisados en esta investigación que se ha empezado a dar a conocer a nuestros seguidores y seguidoras que pudieran no conocerla. 

Tal como ya sucedía en la entrada anterior, el contenido de esta nueva entrada dedicada al mismo tema e investigación particular, consiste en una selección de aquellas partes del texto original que por estar más relacionadas con los objetivos del blog, pueden interesar a nuestr@s seguidores/as. Luego seguida de su  traducción al español del original en inglés. La versión publicada en castellano se hace con muy escasas modificaciones, siempre fieles al texto original pero orientadas a mejorar la comprensión de ciertos conceptos especializados por parte de los lectores no especialistas en arqueología ni en paleontología.


Las dificultades de la arqueología, no especializada, en la identificación de algunos ejemplares

Contrariamente a la sabiduría académica establecida, con independencia del período y la región considerados, la presencia de fósiles en contextos arqueológicos constituyen un tema recurrente en la arqueología prehistórica. En la península de Iberia pueden invocarse varias causas para explicar la escasez de estudios arqueológicos sobre fósiles hallados en contextos  arqueológicos

La primera causa, es esencialmente estocástica, pues sostiene que esta situación ibérica particular, simplemente, refleja el mayor  número de sitios arqueológicos con fósiles disponibles para su estudio en otros países (Taborin, 1993; Eriksen, 2002; ver otras referencias en Álvarez, 2009; Boyadziev, 2008; Bar-Yosef et al., 2010; Dimitrijevic et al., 2010). 

Más intrigante es contemplar la posibilidad de que muchos fósiles existentes en contextos arqueológicos hayan pasado desapercibidos, hasta ahora, para los arqueólogos españoles. Un argumento convincente para respaldar tal propuesta es la gran cantidad de fósiles que nuestra búsqueda restringida a estudios anteriores, logró revelar en un puñado de sitios. La falta de fiabilidad de los registros publicados anteriormente es una de las principales razones para pensar que los fósiles han estado pasándose por alto, con regularidad. De hecho, muchos artículos publicados son cuestionables debido a un fallo sistemático para justificar el estado fósil y taxonómico de los ejemplares, y que un número sustancial de ellos no pudo encontrarse al ser solicitados para su revisión. 

Ambos problemas, simplemente, pueden reflejar una falta de comprensión de la relevancia de los fósiles para la investigación arqueológica, entre sus practicantes. El alcance de tal fracaso va más allá de categorías específicas y vínculos con la tradición humanista de la arqueología ibérica, donde los elementos naturales hallados en los contextos arqueológicos, no suelen ser un motivo de gran preocupación (restos de animales, vegetales, minerales y fósiles). En nuestra opinión, estos casos generan datos de valor científico cuestionable, lo que genera dudas sobre una fracción sustancial de las evidencias arqueológicas. Para abordar este asunto particular, en el futuro, se debería centrar la atención en la implementación de protocolos para reconocer evidencias paleontológicas en el inventario arqueológico y reportar datos de manera adecuada.

La correcta identificación de los ejemplares se encuentra en el centro mismo de este problema, y una primera cuestión es cómo reconocer el verdadero estado de los ejemplares fósiles, subfósiles o no fósiles. Este problema puede parecer trivial, pero para los fósiles no bien mineralizados u otros que no pertenecen a grupos fácilmente reconocibles, como por ejemplo, son los trilobites, ammonites, equínidos, crinoideos, bivalvos, braquiópodos, etc., se requiere un alto nivel de experiencia para lograr una interpretación correcta de algunas de las características visibles. 

El problema es aún más acuciante en los yacimientos arqueológicos, donde los fósiles son escasos, a menudo se encuentran aislados o han sido trabajados, fragmentados y desprovistos de cualquier contexto arqueológico y/o característica paleontológica típica

Pero las cosas se vuelven aún más complicadas cuando los fósiles recientes que son fenotípicamente indistinguibles de las especies contemporáneas existentes en la actualidad. Este sería el caso de los moluscos tirrenienses (Pleistoceno mediterráneo) en yacimientos del área del Mediterráneo, frecuentes en los afloramientos que salpican las costas ibéricas desde Cataluña hasta el Algarve. Estos fósiles son a menudo miembros de especies que aún son vivientes en la actualidad, por lo que parecen sorprendentemente "recientes" y, como veremos más adelante, son elementos de confusión, recurrentes en varios sitios arqueológicos de esta región. En ausencia de ciertas características discriminatorias como son el brillo, el peso, la bioerosión o las incrustaciones, y sin poder tener acceso a buenas colecciones de referencia, los analistas de ese tipo de ejemplares deben ser conscientes de que los especímenes que, a primera vista, consideran recientes, de hecho, podrían ser fósiles.

El hecho de no lograr las identificaciones adecuadas de los ejemplares arqueológicos de naturaleza orgánica, a menudo refleja la falta de contacto con paleontólogos o paleobiólogos. Esta deficiencia, eventualmente, se traduce en graves interpretaciones sistemáticas, cronológicamente erróneas, como sería considerar la presencia de conchas de caracol fósiles como una evidencia de la existencia de actividades humanas prehistóricas de pesca o recolección de conchas con fines alimentarios o la presencia de los dientes de tiburón, fósiles, como resultado de la pesca de este tipo de peces, con fines alimentarios (Russ, 2010; Lujan, 2016). 

En la mayor parte del material faunístico, la coloración de los ejemplares, por sí sola, puede no resultar decisiva para distinguir los restos fósiles de los recientes. De esta manera, el color verde distintivo de los dientes de tiburón de los depósitos ricos en residuos glauconíticos es una pista de que el diente es fósil, sin embargo, uno debe estar interesado en diferenciar estos tonos verdes de aquellos de los dientes recientes que han estado en contacto con óxidos de cobre (pigmentación por contaminación procedente de herramientas de este material en las proximidades). Lo mismo ocurre con los tonos negros producidos en unos casos por termoalteraciones por combustión (restos a menudo recientes) y en otros por impregnación de manganeso (resto fósil), o rojos resultantes del proceso de diagénesis/redox (resto fósil) vs. contacto con objetos de hierro en condiciones anaerobias (herramientas), etc.

Separar los restos fósiles de los restos recientes puede requerir ocasionalmente equipo y técnicas específicas. Este sería el caso de los isótopos de estroncio, solo reportados en escafópodos fósiles, y los análisis de microscopía electrónica que monitorean de manera no destructiva si el contenido de fluoruro en el esmalte de diente de tiburón (fluorapatito) es alto tanto en la raíz como en la corona (fósil) o solo en la corona (reciente) (Elderfield, 1986; Shackleton and Elderfield, 1990; Vanhaeren et al., 2004; Bajnoczi  et al., 2013; Lübke et al., 

Modernas instalaciones de microscopía electrónica para poder realizar observaciones de muestras preparadas, a grandísimo aumento y enorme resolución óptica.
Imagen
hipertextual  https://hipertextual.com/2014/08/microscopio-electronico

Para las polémicas cuentas del escafópodo “Dentalium” (ver discusión), la espectrometría FT-Raman sería una forma no invasiva de diferenciar rápidamente los que son reciente de aquellos que son fósiles. 2017).

La identificación a nivel taxonómico es mucho más desafiante dado el amplio espectro de grupos que alberga el registro fósil. Ningún analista se siente cómodo identificando especímenes cuya disparidad anatómica excede la variabilidad que conoce. 

Los icnofósiles, grupos cuyas diferencias morfológicas interespecíficas son sutiles, y los fragmentos, como suele ser el caso de los especímenes trabajados, son particularmente problemáticos (Cáceres et al., 2019; Vera y Lozano, 2004). Rara vez los especialistas pueden otorgar un estatus taxonómico a los fragmentos. La fragmentación plantea el problema del tamaño. Aunque el tamaño no es garantía de una identificación taxonómica correcta, el tamaño es a menudo un rasgo de diagnóstico útil. Incluso cuando se trata de especímenes completos, y más aún en el caso de diferencias sutiles entre taxones, el tamaño pequeño dicta el uso obligatorio de equipo óptico de aumento (Vera y Lozano, 2004).

En ocasiones la correcta identificación taxonómica de un ejemplar requiere de personal especializado y del uso de equipos sofisticados. Sucede cuando la ultraestructura del material o las pistas químicas permiten realizar un diagnóstico correcto del fósil, como es el caso del marfil (Schuhmacher et al., 2013).

Los escafópodos ejemplifican como pocos grupos zoológicos los problemas taxonómicos que nos hicieron difícil poder aceptar el estatus de fósil verdadero de muchos especímenes que aparecen en la literatura ibérica. Los problemas aquí van desde la falta de colecciones de referencia, hasta suposiciones no declaradas. Las conchas de "colmillo de mar" a menudo carecen de características llamativas que permitan diferenciarlas fácilmente. Pertenecen a gasterópodos pequeños y, a menudo, se han convertido en adornos personales, cosa que implica que la mayoría hayan sido más o menos alteradas. Añádase que el registro fósil del Neógeno Ibérico, con 24 especies de 9 géneros está muy diversificado (Paradentalium [5 especies], Fissidentalium [1 especie], Antalis [8 especies], Pseudoantalis [1 especie], Fustiarias [3 especies], Gadilina [1 especie], Entalina [1 especie], Pulsellum [1 especie]) y Cadulus [3 especies]). Viendo esta diversidad se comprende por qué los escafópodos fósiles son la pesadilla de un taxónomo no especializado en el grupo. Por estas razones, ningún arqueólogo pudo otorgar estatus, y mucho menos taxón, a muchos de los especímenes que encontrados y que luego estudiamos. 

Una muestra de fragmentos de cochas de escafópodos usadas con fines ornamentales, rituales, apotropaicos, identificativos, etc. por humanos prehistóricos y, modernamente, halladas en contextos arqueológicos correspondientes a diferentes lugares: (C) collar de escafópodos fósiles y cuentas de piedra procedente de El Oficio; (D) escafópodos de la cueva Hoyo de la Mina: (1-3) Paradentalium inaequale; (E) escafópodos de la cueva del Tesoro: (4-10, 12-14, 16-18) P. sexangulum, (11, 15) P. inaequale. Pi: P. inequale; Ps: P. sexangulum; (F);(F) P. sexangulum noe forma de Campo Real (19, Fotografía de Ana Gómez, Casa Museo Jorge Bonsor) 

Para complicar aún más el problema, el término  "Dentalium" se ha utilizado tradicionalmente en la arqueología ibérica en un sentido genérico y vago para referirse a cualquier tipo de "concha de colmillo marino", perteneciese o no a ese género zoológico. Sin embargo, el género Dentalium, aún existente en la actualidad, solo está presente en la región del Indo-Pacífico, por lo que todos los escafópodos mediterráneos que anteriormente habían sido identificados y etiquetados erróneamente como Dentalium, actualmente, se encuentran incluidos en el género Antalis

La mayoría de las especies de escafópodos ibéricos, tanto prehistóricas como actuales, son raras y bastante pequeñas, aunque los taxones del Mioceno y Plioceno eran en promedio más grandes que sus equivalentes del Pleistoceno. Dado que los antiguos recolectores se habían centrado, durante mucho tiempo, en buscar y recoger los especímenes más grandes, el número de especies que pueden aparecer en los sitios ibéricos está restringido a seis (es decir, los dos Paradentalium reportados en este documento (ver discusión) a los que se deben agregar cuatro especies de Antalis (A. fossile, A. inaequicostatus, A. dentalis y A. vulgare, de los cuales los dos últimos todavía habitan el mar Mediterráneo). 

Dado que todos los A. vulgare que encontramos eran modernos, incluso aún cuando están certificados taxonómicamente, el estado fósil de los escafópodos denominados , en la literatura ibérica “Dentalium”, “Dentalium sp.” y “D. vulgare fósil”, siempre requerirán confirmación por parte de un especialista en paleontología. Las conchas de los denominados vulgarmmente "colmillo de mar" también ejemplifican, como pocos otros grupos, la necesidad de que existan buenas colecciones de referencia para poder realizar comparaciones fiables. 

Una práctica generalizada y nada recomendable es aquella que consiste, en que ausencia de las muestras de colecciones de referencia pertinentes, en realizar un ejercicio de atribución intuitiva, hallando la mejor correspondencia con "lo que sea" que se encuentre a mano. Esta práctica improvisada no es nueva. En efecto, creemos que así es como D. de Orueta y Aguirre, en el siglo XIX, llegó a identificar como Dentalium elephantinum las conchas de de escafópodos  de Paradentalium que E. J. Navarro le envió procedentes de la “Cueva del Tesoro” (Navarro, 1884). Casi 20 años después, el Revdo. R. A. Bullen siguió su ejemplo con las conchas de colmillos de mar que J. Bonsor le envió desde Campo Real, ejemplificando otro “principio” de identificación equivocado como fuera seguir los pasos de prestigiosos colegas (Bullen, 1905).

El uso de herramientas inapropiadas, como las guías de campo y las ilustraciones en la web, en lugar de otras fuentes más confiables (es decir, Steiner, 1997; Steiner y Kabat, 2001, 2004) complica aún más las cosas y, a menudo, resulta en la aparición de todo tipo de errores, como confundir tubos  de poliquetos serpúlidos con conchas de escafópodos.

Informar correctamente sobre el hallazgo de fósiles en un contexto arqueológico, requiere no solo especificar cómo se lograron las identificaciones de los ejemplares, sino también ilustrar el aspecto de los especímenes correctamente. Las buenas ilustraciones a menudo ofrecen una forma confiable de verificar la identificación de los ejemplares hallados. Aunque aquí la calidad gráfica es muy importante, obviamente, las consideraciones anatómicas son igualmente importantes a tener en cuenta. La tendencia a representar los escafópodos en vista lateral, por ejemplo, es una costumbre lamentable, porque solo la forma de los perímetros externo e interno del caparazón, cuando se ven en sección transversal, son realmente informativos desde el punto de vista taxonómico. 

Para el caso de los bivalvos, a menos que las muestras sean fácilmente reconocibles debido a ciertas características específicas típicas, se deben ilustrar las caras externa e interna de la valva para ver si existen incrustaciones, perforaciones, etc. (icnitas). Si no se hace así, es posible que los investigadores no puedan certificar la verdadera naturaleza fósil o subfósil de un espécimen determinado (por ejemplo, Bosch et al., 2011).


2. Materiales y métodos

2.1. Materiales

Los fósiles estudiados, que suman 156 (de ellos 143 estudiados por nosotros y 13 adicionales evaluados a partir de otras publicaciones; ver Tablas 1 y 2) proceden de múltiples fuentes de origen (han sido recuperados en 20 sitios arqueológicos diferentes). Todos ellos  fueron tomados en afloramientos geológicos y luego transportados hasta depósitos arqueológicos, con la única excepción de la cueva de Las Aguas (ver Resultados).
El conjunto de fósiles se pueden separar aún más en dos subgrupos:

i) Fósiles recuperados en nuestras excavaciones (por ejemplo, El Juyo, Hoyo de la Mina, Hedionda-IV) y excavaciones abordadas por proyectos de investigación en los que participaron algunos coautores (por ejemplo, La Pileta, El Pirulejo, Tesoro, Altamira, Rascaño, Campo Real ) y fósiles de colecciones de arqueofauna  que se nos pidió estudiar (por ejemplo, Aitzbitarte-IV, Peña de la Abuela).

ii) Evaluaciones de fósiles descritos en la literatura (por ejemplo, Las Aguas, Reclau Viver, Tossal de les Basses, Les Jovades, Los Alcores, Casal do Pardo) o realizadas a través de contactos personales con conservadores y excavadores (por ejemplo, Parpalló, El Oficio, Señorío de Guzmán). Cabe destacar que varios artículos de este último grupo no se pudieron encontrar a pedido nuestro y que otros, por diversas razones, no pudieron estudiarse debidamente; todos estos, solo se mencionan en la sección de revisión. 

2.2. Métodos 

Para determinar el estado fósil de los restos de proboscidios, seguimos a Osborn (1942) y Aguirre (1995). 
Los moluscos fósiles se identificaron siguiendo los criterios proporcionados por Lozano (1999), Vera et al. (1993) y Vera y Lozano (2004), junto con la colección de referencia de A. Morales que se encuentra en la Universidad Autónoma de Madrid. 
Los dientes de tiburón se compararon con el material recogido en parte por uno de los coautores (J.C.C.) que ahora se encuentra en el Museo de Ciencias Naturales de Álava. La terminología descriptiva y la nomenclatura taxonómica de los tiburones sigue a Cappetta (2012). 
Las medidas se tomaron con un calibre digital (error estimado ± 0,1 mm). Debido a la heterogeneidad para reportar fósiles en la literatura ibérica, se han considerado tanto el Número de Especímenes Identificados (NISP) como el Número Mínimo de Individuos (MNI) (Reitz y Wing, 2008). 
Los análisis tafonómicos y de uso-desgaste siguen a Taborin (1993). Un estereoscopio Nikon-SMZ-P00 permitió el estudio de los procesos de fabricación. Los criterios para definir las lámparas paleolíticas siguen a Beaune (1987).
La supuesta falta de sincronicidad de los elementos se exploró mediante los datos cronoestratigráficos publicados (véanse las referencias en el siguiente párrafo). Se obtuvieron dátos absolutos para el diente de elefante de El Pirulejo (U / Th) y la ostra de La Pileta, (14C / AMS) (Cortes et al., 2016a, b).
Las áreas de origen de los fósiles se exploraron mediante estudios de campo de sus alrededores de Hoyo de la Mina (5 km2), Hedionda-IV (800 m) y Tesoro (20 km2) (ver Ferrer et al., 2005; Vera y Lozano, 2007). Se utilizaron mapas geológicos del Servicio Geológico Español (IGME) y publicaciones de los yacimientos de La Pileta, Altamira, Rascaño, El Juyo, El Pirulejo, El Oficio, Los Alcores, Les Jovades y Tossal de les Basses (Aguirre, 1995; Aguirre et al., 2005; Cossmann y Peyrot, 1924; Glibert, 1945; Lozano, 1999; Vera y Lozano, 2004).


3. Resultados

Mostrados ordenados cronológicamente de mayor a menor antigüedad

Yacimientos arqueológicos del Paleolítico Superior

Cueva de la Pileta, en Benaoján, Málaga, (Andalucía) 

Una ostra común y una almeja agridulce, cuya naturaleza fósil había pasado desapercibida en la excavación de 1943, fueron identificados como fósiles por los investigadores tras la inspección de las colecciones de la sección de Arqueología del Museo de Málaga (Inventario número 232; Fig. 2.1 y 2.2). 

El primer fósil de La Pileta es una valva izquierda de ostra común (Ostrea edulis Linnaeus 1758)La datación por medio del análisis de 14C / AMS de la corteza estalagmítica que recubre la cara palial de la ostra, proporcionó una fecha de depósito en la cueva o edad de ca. 31,8 a 31,4  ka. BP, coincidente con el período gravetiano (Cortes et al., 2016a). Este espécimen es una valva casi completa de la ostra común .

En el sur de Iberia, la especie aparece por primera vez en los depósitos del periodo Langhiense-Serravalliense y llega hasta nuestros días (Lozano, 1999). El color amarillento y la textura de la costra de calcarenita que recubre este gran ejemplar (diámetro umbopallial: 178,8 mm, diámetro anteroposterior: 129,7 mm) (Fig. 2.2A) coinciden con los que muestran las ostras de los depósitos tortonianos de la cuenca de Ronda (Fig. .3).

Fig. 2.2. Bivalvos fósiles de La Pileta.Valva izquierda de Ostrea edulis en vistas externa (A), interna (B) e interna oblicua (C) y primer plano de la zona palial (D). 

Desde un punto de vista funcional, esta valva de ostra fue transformada en una lámpara de canal abierto, siendo el canal aquí la parte de la concha situada debajo de la cámara branquial justo debajo del sifón cloacal (Fig. 2.2). La muestra estudiada cumple tres de los criterios para calificarla como lámpara, a saber: (1) una marcada concavidad en la superficie interna de la válva ventral con trazas de termoalteración (Fig. 2.2C), (2) residuos orgánicos en la zona activa y bordes y (3) modelado intencional mediante extracciones con un martillo duro, modelando un mango para sostener el instrumento (Beaune, 1987).

Fig. 2.1. Bivalvos fósiles de La Pileta. Valva de Glycymeris bimaculata, valva en vista externa (A) e interna (B)

El segundo fósil de La Pileta es una valva incompleta de una gran almeja agridulce Glycymeris bimaculata (Poli, 1795) (Fig. 2.1). Los lechos locales del Neógeno-Cuaternario documentan que esta especie aún habita en aguas ibéricas desde el Mioceno (Lozano, 1999). El fósil no presenta rastros de manipulación humana, por lo que no se le puede atribuir ninguna posible función. Su color también coincide con el de los fósiles de las facies calcareníticas de los lechos tortonianos de la cuenca de Ronda (Fig. 3). Los rastros de bioerosión, visibles en el exterior del ejemplar, en este caso, causados por una esponja incrustante (género Entobia) (Fig. 2.1A), es otro rasgo distintivo de los fósiles de los lechos de la cuenca de Ronda. Estos depósitos marinos, que no se sabe que se encuentren a más de 15 km de La Pileta, son la fuente más cercana y probable de extracción de estos bivalvos (Cortes et al., 2016a).

La cueva de Las Aguas, en Novales  (Cantabria)

La cueva de Las Aguas fue descubierta en el año de 1909 por Hermilio Alcalde del Río. Este fósil fue utilizado durante el horizonte temporal de existencia del arte rupestre de tipo gravetiano, pero no procede de un nivel arqueológico concreto pues formaba parte de manera natural de las paredes de la caverna (Alcalde et al., 1911). También es el único fósil no transportado por humanos, descrito en este estudio. El espécimen se conserva incrustado en la pared de piedra caliza del Aptiano superior del interior de la cueva y consiste en una sección transversal de un molusco rudista del Cretácico Inferior del género Pseudotoucasia.

Arte rupestre sobre sustrato paleontológico, del Paleolítico superior, existente en el interior de la cueva de Las Aguas, en Novales Cantabria. El conjunto de puntos rojos se pintaron sobre una sección natural de un molusco rudistido de gran tamaño del género Pseudotoucasia (probablemente P. santanderensis) que afloraba naturalmente en la superficie de roca caliza de la pared de la caverna. Tal vez su forma particular pudo influir para que fuera aprovechado para darle algún significado simbólico o alguna función particular, al señalarlo mediante la serie de puntos rojos.  

Estaba decorado con motivos de puntos rojos para resaltarlo de las paredes de la cámara de la cueva (Fig. 4). A pesar de su confirmación taxonómica pendiente de autorización para su estudio, el candidato más probable es P. santanderensis (Doubille, 1889), especie frecuente en las calizas urgonianas que afloran entre las localidades cercanas de Comillas y Santander (Mengaud, 1920; Ramírez del Pozo y Portero, 1976).


Nota informativa

Como ya ha sucedido en otras entradas anteriores de esta misma temática, el contenido de ésta consiste en la fusión de una selección de aquellas partes del texto original consultado que resultaban más relevantes en relación a los objetivos específicos del blog FFI. Resultando una reconstitución con muy escasas modificaciones de contenido y de estilo, siempre realizadas con la finalidad de mejorar la comprensión de ciertos conceptos complejos, por parte de los lectores que no están habituados o especializados en arqueología ni en paleontología.


Continuará