sábado, diciembre 13

Felicitación a l@s lectores/as y colaboradores/as del año 2014


por Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida

  

A tod@s l@s lectoras y lectores de esta bitácora, se os desean unas felices fiestas solsticiales y un venturoso Año Nuevo.   

En agradecimiento a haber dedicado, una parte de vuestro precioso tiempo, en el conocimiento de algunos de los, sorprendentes, resultados de nuestras investigaciones etnopaleontológicas, peninsulares.
 

A tod@s aquell@s personas que han dado a conocer esta bitácora, en su círculo social o en Internet, recomendándola o enlazándola a las suyas, también, se os desean los mismos benéficos "dones" de la fortuna solsticial

Con el deseo de que durante el próximo año 2015, ninguna dificultad consiga impedirnos, que podamos seguir "empujando" nuestros proyectos y avanzando", en el intento de alcanzar o, al menos, aproximarnos a nuestros "sueños", por difícilmente alcanzables o lejanos que nos parezcan 



Lógicamente, los ya expresados deseos de felicidad y ventura, se hacen extensivos y, especialmente, intensivos a tod@s l@s colaboradoras y colaboradores de este blog. En agradecimiento a sus personales contribuciones, grandes, medianas o pequeñas, durante el transcurso del año 2014. Consistentes en la comunicación de información sobre determinados aspectos socio-culturales, bastante particulares y poco conocidos, relacionados con el registro fósil peninsular.
 
Estos han sido l@s colaboradores, del blog, que a lo largo de todo el año 2014 han contribuido a su subsistencia:


- Antunes, Miguel Telles, desde Lisboa (Portugal)

- Arasa Tuliesas, Álvaro, desde Tortosa (Tarragona)  
- Arenós Domínguez, Joaquín, desde Castellón
- Baptista, José António, desde Oeiras (Portugal)
- Beltran Calvo, Vicent, desde Callosa d'en Sarrià (Alicante)

- Blanch Marín, Ernesto, desde Morella (Castellón)
- Borja Sanz, Joan, desde Alicante
- Cachão, Mário, desde Lisboa (Portugal)
- Calado, Mariano, desde Peniche (Portugal)

- Calvo Muñoz, Clemente, desde Zaragoza
- Canudo Sanagustín, José Ignacio, desde Zaragoza
- Colom Miralles, Carlos, desde Vilafranca del Maestrat (Castellón)

- Farnós Piñol, Joan, desde Rasquera (Tarragona)
- Ferré Guerola, Cinta, desde Tortosa (Tarragona)
- Fuentes Vidarte, Carolina, desde Soria
- Garcia Francés, Enric, desde Premià de Mar (Barcelona)
- Gimeno Menéndez, Francisco, desde Alicante
- Guardiola Savall, Mª Isabel, desde Alicante
- Guzman Morcillo, Eugeni, desde Ulldecona (Tarragona)
- Lastanao Lobera, Carlos desde Montañana, Zaragoza
- Llopis Garcia, Ignasi, desde Vilafranca del Maestrat (Castellón)
- Lloret Buforn, Tomàs, desde Orxeta (Alicante)
- Lozano Prats, Teresa, desde Valdelinares (Teruel)
- Marques da Silva, Carlos, desde Lisboa (Portugal)

- Martin, Gorka, desde Oiartzun ( Guipúzcoa)
- Mateus, Simão, desde Lourinhã (Portugal)

- Matías, Ángel, desde Madrid
- Millás Mascarós, Elisa, desde Valencia
- Miret Pérez, Francesc, desde Barcelona
- Otero Roselló, Joan, desde Tortosa (Tarragona)

- Panisello Gamundi, Quimo, desde Tortosa (Tarragona)
- Paulino, Jorge, desde Peniche (Portugal)

- Pimentel, Ricardo, desde  (Portugal) 
- Revuelta, Daniel, desde Cuenca
- Rilo, Ana R.,  desde Coimbra (Portugal) 
- Rodríguez Lozano, Ángel, desde Madrid
- Roma Casanova, Francesc, desde St. Martí de Centelles (Barcelona)
- Ruíz Omeñaca, José Ignacio, desde Colunga (Asturias)

- Salvadó Poy, Roc, desde Tortosa (Tarragona) 
- Sanchis Martínez, Rosanna, desde Carcaixent (València)
- Sanxis Martínez, Vicent, desde Rafelguaraf, (València) 

Sebastià Tosca, César, desde Morella (Castellón)
- Sesé Sanz, Juan Carlos, desde Zaragoza





Nota exculpatoria, por si acaso...

Si por casualidad, se ha dejado de mencionar a alguna persona que crea que se lo merece, o su nombre o localidad son reflejados de forma incorrectas se ruega que lo haga saber para ponerle remedio de inmediato.

domingo, noviembre 30

Arqueoetnopaleontología (4)

 por Heraclio Astudillo-Pombo, Universitat de Lleida

Los usos sociales y funciones culturales de los fósiles en la antigüedad o la necesaria contribución y la imprescindible colaboración de la arqueología (3)


Los colgantes de los grupos de cazadores recolectores en Europa: las materias primas y sus fuentes de aprovisionamiento (1ª parte)


Introducción

En el trabajo original, consultado para redactar esta entrada, el autor Esteban Álvarez Fernández se centraba en las diferentes materias primas que los distintos grupos de cazadores recolectores del Paleolítico Superior y del Mesolítico (entre c 37.000 BP y 6.000 BP; c 40.000 / 39.000-5.000 /4.700 cal BC 1) han utilizado para la elaboración de objetos de adorno-colgantes, característicos de esa época histórica.

La información que se presenta procede, por una parte, de nuestras investigaciones sobre los objetos de adorno-colgantes que documentamos en los yacimientos de la Cornisa Cantábrica y del Valle del Ebro. Estos estudios han sido realizados desde varios puntos de vista (arqueozoológico, tafonómico, tecnológico, morfométrico, estratigráfico, espacial, etc.). 

Por otra parte, se había realizado una puesta al día de los trabajos que se habían llevado a cabo sobre estas piezas en el territorio europeo, hasta el año 2008, basándose Esteban Álvarez Fernández, tanto en las publicaciones monográficas sobre los yacimientos arqueológicos en las que se publican colgantes, como en los diferentes trabajos de síntesis sobre los mismos realizados yacimientos por diferentes investigadores. 

Como la especialidad de esta bitácora es la etnopaleontología, en esta entrada solamente se tratará sobre objetos cuya materia prima sea de naturaleza paleontológica, ignorando a todos los demás que, obviamente, son mucho más numerosos.


Las conchas de los moluscos recientes versus fósiles

En los diferentes periodos del Paleolítico Superior y en el Mesolítico se realiza la selección de las especies con algunas finalidades, algunas de las cuales son reconocibles (forma, tamaño y cilor) y otras desconocidas (adorno, estatus, identidad, protección mágica, etc.)Desde comienzos del Paleolítico Superior se utilizan las conchas de los moluscos, fósiles y recientes, como objetos de adorno-colgantes. Los hallazgos arqueológicos de gasterópodos y de escafópodos son más numerosos y los de bivalvos, menos numerosos. Las conchas de los moluscos fluviales y terrestres son mucho más escasas que las de los marinos.


Las conchas fósiles de moluscos como adorno en la Prehistoria

La utilización de gasterópodos fósiles como objetos de adorno-colgantes también se remonta al Paleolítico Superior antiguo. A pesar de que en determinados yacimientos del Paleolítico Medio ya existen ejemplos del acopio de conchas fósiles de diferentes especies, éstas nunca aparecen perforadas artificialmente, ni provistas de otras formas de manipulación para facilitar la suspensión (surcos, muescas, etc.) por lo tanto, parece ser, que no fueron usadas como joyas, para adornarse externamente, ni como amuletos, para protegerse mágicamente con ellas, de los peligros latentes en el entorno personal.

La determinación de las fuentes de aprovisionamiento de estas conchas acumuladas por los humanos prehistóricos es difícil de señalar. Siempre se piensa que el lugar de extracción se localizarían en los depósitos paleontológicos más cercanos al yacimiento arqueológico, pero esto no tiene porqué ser siempre así. Existen especies fósiles del mismo periodo geológico que pueden encontrarse al mismo tiempo en diferentes yacimientos paleontológicos, ubicados en un territorio más o menos extenso y, por lo tanto, a mayor o menor distancia del asentamiento humano. También podría darse el caso de que tales conchas hubieran sido recogidas en lugares más cercanos al yacimiento arqueológico, pero que en la actualidad están ocultos, por poder tratarse de depósitos hoy sumergidos, soterrados bajo sedimentos cuaternarios, etc.. 

Es por todo ello que la información que nos pueden aportar las conchas fósiles, transformadas en objetos de adorno-colgantes, sobre la movilidad de los grupos de cazadores-recolectores prehistóricos que las recolectaron, transportaron, intercambiaron y usaron ha de ser manejada con cautela. 

A tenor de los datos reunidos que poseemos, se puede afirmar que, fundamentalmente, se utilizaron, conchas recolectadas en yacimientos del Eoceno y del Mioceno, procedentes de depósitos paleontológicos documentados en diferentes regiones europeas: la Cuenca de Málaga (Cordillera Bética Occidental), la de Aquitania, las bocas del Ródano, las cuencas de París, de Mayenza, de Neuwied y de Steinheim, así como en la región de Schwabischen Alb, la Cuenca de Viena, la región checa de Badener Tegel, la Cuenca de Kyjov-Hodonin, etc. 

Dentro de las especies eocenas utilizadas como adornos-colgantes, cuyas conchas se buscaron y recolectaron, podemos citar, por ejemplo las conchas de Bayanea lactea, Cassidaria singularis y Ancillaria sp.; dentro de las especies miocenas, las conchas de Pirenella plicata, Turritella terebralis y Tympanotonus margaritaceus.

En algunos casos, parece ser que no existen dudas de la aparición de ciertas especies en yacimientos arqueológicos muy alejados de los yacimientos paleontológicos, como es el caso de los ejemplares de bivalvos marinos oligocenos del género Glycymeris, procedentes de los yacimientos arqueológicos de época gravetiense (Geissenklosterle y Hohle Fels) y magdaleniense (Hohlenstein y Hollenberg-Höhle 3), cuyo origen geográfico se señala en los depósitos de la Cuenca de Mayenza o de la Cuenca de París, lugares situados a una distancia de entre 200 y 550 km.

Aspecto de dos ejemplares perforados de Gyraulus sulcatus procedentes de un yacimientos arqueológico magdaleniense de Centroeuropa, concretamente de Austria.

También hay que destacar la presencia de caracoles fósiles de la Fam. Planorbidae, un tipo de gasterópodos acuáticos pulmonados de las especies Gyraulus  trochiformis y G. sulcatus, procedentes de la Cuenca de Steinheim, en el Sur de Alemania. Hallados en yacimientos magdalenienses (Neuchatel-Monruz y Felsstäle) y mesolíticos (Bettelküche y Burghöhle-Dietfurt), lugares situados, en algunos casos, a más de 100 km. de distancia de los depósitos paleontológicos correspondientes (Lám. VI).


Continuará

domingo, noviembre 9

El registro fósil ibérico y el santoral católico, en la religiosidad popular de España y Portugal (9)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO, Universitat de Lleida 



Fósiles ibéricos relacionados, por la tradición popular española, con la Virgen María, la Madre de Dios o con Nuestra Señora (6)


SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE LA PROVIDENCIA, DE MIG CAMÍ, EN TORTOSA (Segunda parte)


Recapitulación

En dos entradas anteriores, relacionadas con el mismo tema, publicadas en esta misma bitácora el sábado 5 de julio de 2014 y el lunes 21 de julio de 2014, se presentaron nada más y nada menos que 15 versiones legendarias que pretendían explicar el supuesto origen sobrenatural de unas curiosas y minúsculas piedrecillas de forma estrellada que aparecían en los alrededores de un santuario mariano de gran devoción entre los habitantes de Tortosa y otros pueblos que formaban parte del municipio.
También en dos entradas anteriores, el 12 de marzo del 2012 y el 26 de mayo del 2013
ya se había comentado que tales piedrecitas, en realidad se trataba de fósiles, eran buscadas con ahínco por los fieles, más crédulos y supersticiosos, durante sus visitas al santuario de la Virgen de la Providencia, de Mig Camí, y recogidas con alegría y devoción, cuando eran capaces de encontrarlas, pues se les atribuían variadas virtudes milagrosas.


Postal antigua, mostrando una vista fotográfica de la ermita de Mig Camí, tomada entre 1900 y 1920, en la que, también, se puede ver un grupo de recolectores, en acción. Agachados sobre el terreno de la explanada, buscando las famosas "estrelletes", "crevetes" y "pilanets" de la Mare de Déu de Mig Camí".

En esta entrada se va a mostrar, brevemente, la amplia gama de virtudes imaginarias y de aplicaciones populares, muchas de ellas relacionadas con la medicina popular que les fue dada "en tiempos pasados" y que se prolongaron hasta épocas que no resultan demasiado alejadas del momento presente.
Se pretende demostrar que
, antiguamente, los restos fósiles de crinoideos de la especie Pentacrinus neocomiensis, aflorantes en los alrededores del santuario de la Mare de Déu de la Providencia, de Mig Camí, en Tortosa habrían actuado como una clase de elementos naturales, no identificados como tales e interpretados en clave legendaria. Que actuaron como objetos inspiradores de cultura popular, contribuyendo a generar o reforzar algunas creencias irracionales y ciertas practicas supersticiosas, asociadas a la religiosidad popular de la comarca.

Aspecto claramente estrellado de un artejo del tipo denominado localmente "estrelleta", los de esta clase son los normales y típicos de la especie, por lo tanto mucho más frecuente que los del tipo "creveta" que son muy atípicos e infrecuentes.
Imagen: Extraída y, levemente, modificada del libro de Álvaro Arasa

Como ya se ha dicho en ocasiones anteriores, en las que se ha tratado sobre esta clase de fósiles, las rarísimas piedrecillas de forma estrellada denominadas, popularmente, "estrelletes" (estrellitas), "crevetes" (crucecitas), "de la Mare de Déu" o "de Mig Camí", en realidad, son placas individualizadas y fosilizadas del tallo de un tipo de "lirios de mar" prehistóricos. 
Los denominados "pilanets" (pilarcitos), son apilamientos de grupos de placas columnares, es decir, fragmentos del "tallo" sin disgregación individualizada. 
Unos y otros proceden de la disgregación "postmortem" de las columnas, pedúnculos o tallos de una determinada especie de crinoideos, denominada científicamente Pentacrinus neocomiensis
Estos organismos marinos pertenecientes al grupo de los equinodermos que habitaron sobre el fondo marino de un mar muy somero, durante una época del Cretácico inferior, el Barremiense, hace entre 125 y 130 millones de años. Esto sucedía mucho antes de que las convulsiones de la Orogenia Alpina, hace unos 58 MA, empujaran, elevaran, comprimieran y plegaran los estratos submarinos, haciéndolos emerger y transformándolos, finalmente, en la sierra que son hoy día.

'Perfil o corte geológico' del terreno cercano a la zona de la ermita de la Providencia de Mig Camí en dirección SE-NO. Las 3 fotografías muestran el aspecto en tres cortes del terreno, consecuencia del trazado de la carretera de Tortosa al Perelló.
La rareza de la presencia y distribución de las estrelletas y crevetas, se debe al hecho de que por causas sedimentarias, sólo aparecen en la parte más alta de la capa margosa.
Imagen: Tomada del libro de Álvaro Arasa



Sobre las supuestas virtudes, extraordinarias, de  las "estrelletes" o "crevetes" y "pilanets" de Mig Camí

Si todo lo que se va a exponer, a continuación, sobre los artejos de Pentacrinus neocomiensisa las personas de mentalidad racionalista les puede parecer una sarta de disparates de magnitud variable, a las personas crédulas y religiosas, el hecho extraordinario de que estas piedrecitas pudieran poseer virtudes o poderes milagrosos, les parecía "de lo más normal". Pues les resultaría muy "natural" y aceptable que aquellas piedrecitas de una forma tan inusual y que "solamente se encuentran en ese lugar", pudieran estar repletas de poder protector, debido a la relación de proximidad con la imagen sagrada y con el santuario de la Virgen y debido a su milagroso origen. Tales creencias mágico-religiosas, impropias de una sociedad moderna y racionalista, son propias de la mentalidad mágica de ciertas comunidades sociales actuales y/o de las sociedades de ciertas épocas históricas pasadas, tales ideas sobrenaturalistas se integraban de forma fácil y coherente en su concepción mágica del mundo y del universo, sin generar contradicciones, rechazos, ni crisis cognitivas.

Se han podido localizar diversos documentos del siglo XVIII, XIX y XX que citan diversos usos populares, de finalidad protectora, aplicados a las "estrelletes" o "crevetes" y "pilanets" de Mig Camí, por los habitantes de Tortosa y localidades de alrededores. Diversos informantes, actuales, han aportado datos de cosecha propia o recogidos de la memoria de familiares de edad que han permitido que nos podamos formar una idea aproximada de las supersticiones más comunes asociadas a eeste tipo de fósiles


Aspecto de un artejo fósil del tipo llamado "creveta" (crucecita), esta clase de artejos es anómala y muy atípica, por lo tanto, extraordinariamente rara e infrecuente. Una auténtica rareza frente a los del tipo "estrelleta" que son los normales, comunes y típicos... sin llegar a ser vulgares, debido a la continua búsqueda y extracción de los devotos
Imagen: Extraída y, levemente, modificada, del libro de Álvaro Arasa

Hasta hace muy pocos años (mediados del siglo XX), muchos habitantes de Tortosa y de poblaciones de sus alrededores, aún creían que las piedrecitas estrelladas ("estrelletes" y "crevetes") y prismático-estrelladas ("pilanets"), recogidas en los alrededores del santuario de la Virgen de la Providencia estaban "capacitadas" para conseguir la:
- propiciación de la voluntad de la Madre de Dios, despertando la empatía de la Virgen y consiguiendo su mediación divina, favorablemente
- canalización de la ayuda y protección divina hasta la familia o persona necesitada de ayuda.
- protección y defensa contra mala suerte, en general, apartando desgracias y disgustos, alejando enfermedades y accidentes.
- prevención de complicaciones reproductoras femeninas, durante el embarazo, el parto y el postparto.
- mitigación de dolores menstruales, abdominales y de cabeza
- desaparición o mitigación de inflamaciones y dolores relacionados con contusiones, causadas por golpes y caídas. Idénticos efectos con problemas reumáticos o articulares, tales como artrosis, artritis, etc., incluso en los casos graves de invalidez ...


Fotografía extraída de un artículo, aparecido en una revista ilustrada, madrileña, en 1933. Se puede ver a un grupo de romer@s tortosin@s, de aquella época, rebuscando y recogiendo las famosas y veneradas piedrecitas de la Virgen, en un lugar cercano a la ermita de "Mitj Camí". Fotografía original del fotoperiodista Josep Badosa.

protección de la fertilidad humana, a través de la mujer, asegurando la fecundidad de matrimonios y familias.
atracción y retención amorosa masculina, facilitando el matrimonio y favoreciendo la maternidad, a las mujeres.


Algunas, añejas, prácticas populares:

Todas las piedrecitas de forma estrellada o prismático-estrellada, existentes en la proximidad de la ermita de Mig Camí, se creía que estaban "cargadas" de unas supuestas virtudes extraordinarias, a causa de su pretendido origen milagroso y de su relación de proximidad con el santuario de la Virgen de la Providencia. Debido a tales creencias supersticiosas, los devotos las recogían durante sus visitas a la ermita, para acumularlas en sus casas, con el fin de utilizarlas como preventivo o remedio salutífero, en caso de necesidad. Con el uso medicinal de aquellas piedrecillas se pretendían combatir, exitosamente, una amplia gama de problemas relacionados con la mala salud, o con el fracaso social, que sus poseedores pudieran sufrir, a lo largo de toda su vida.

Familia tortosina recogiendo "estrelletes", en el yacimiento de Mig Camí, en un día cualquiera y no durante una romería multitudinaria. Fotografía tomada hacia 1930, extraída del vol. 2, del libro titulado Historia de Tortosa y su comarca, de Enrique Bayerri, tomo publicado en 1934.

Hasta mediados del siglo XX, los habitantes de la ciudad y de la comarca de Tortosa, más devotos de la Virgen poseían costumbres tradicionales tales como:

- Aprovechar los desplazamientos a la ermita para recolectar algunas "estrelletes", "crevetes" y "pilanets", "de la Mare de Déu" o "de Mig Camí", tanto si acudían al lugar por motivos religioso, como lúdicos.
- Guardarlas las piezas recolectadas, en el domicilio, para obtener protección y remedio de la "Mare de Déu de la Providència" en caso de necesidad. Generalmente se conservaban en los dormitorios, lugar de descanso, procreación y recuperación de la salud.
- Tomar baños, infusiones o caldos, en cuya agua se habían hervido "estrelletes" o "pilanets"
- Ingerir algunas "estrelletes", enteras, como si se tratase de pildoras de piedra milagrosa
 

Los dos tipos de artejos individuales, de Pentacrinus, expuestos conjuntamente para apreciar mejor las diferencias. Arriba "estrelletes" y debajo "crevetes". Se han colocado sobre papel milimetrado, para poder apreciar mejor la gran pequeñez de este tipo de fósiles. Los ejemplares comunes: 2-4 mm. Las minúsculas dimensiones facilitaban que pudieran ser tragadas, sin excesivas dificultades, junto con un trago de líquido.
Imagen: Tomada del libro de Álvaro Arasa


- Colgarse una bolsita de tela, conteniendo algunas "estrelletes" o "crevetes", "de la Mare de Déu" o "de Mig Camí" del cuello, con un cordón, a modo de escapulario de la Mare de Déu de la Providència.


Utilización preventiva:

Consecuentemente a sus supuestas virtudes y capacidades protectoras y curativas, los artejos aislados o los apilamientos, de Pentacrinus neocomiensis, recogidos alrededor de la ermita de la Virgen de la Providencia de Mig Camí, fueron de uso común y corriente en el seno de muchas familias tortosinas, con la finalidad de:

- alejar la mala suerte, para evitar accidentes y enfermedades y tener éxito en proyectos de cualquier tipo
- favorecer la fecundidad humana, facilitando la fecundación, la gestación, el parto y la recuperación postparto de las mujeres en edad de ser madres
- evitar la soltería femenina consiguiendo encontrar pareja y casarse. Ha sido mucho menos frecuente para evitar la soltería masculina
- reforzar los vínculos amorosos entre los miembros de parejas sentimentales, recién formadas, aumentando la fidelidad masculina


En 1933, las muchachas tortosinas, "en edad de merecer", aprovechaban las romerías para buscar afanosamente "estrelletes", con una finalidad crucial para las mujeres de aquella época.... no quedarse solteras o como se decía entonces "para vestir santos"
Fotografía original del fotoperiodista Josep Badosa.


- facilitar, favorablemente, el tránsito del alma de los difuntos hacia la otra vida
- proteger la ropa buena contra los ataques de los parásitos, comunes, considerados tradicionalmente como los destructores del ajuar doméstico




Utilización terapéutica:

En tiempos antiguos, en los que la medicina estaba poco avanzada y, aún, menos socializada, en determinadas situaciones desesperadas y en personas poco adineradas, las piedrecitas de la Virgen de la Providencia de Mig Camí, se utilizaron con la finalidad de:
- curar o mejorar los síntomas de todo tipo de enfermedades comunes y dolencias corporales corrientes
- mitigar o eliminar molestias menstruales, tales como dolores abdominales y de cabeza


Esquema gráfico representando, a la izquierda, el aspecto externo del crinoideo, completo, sus diversas partes aparecen señaladas e identificadas. A la derecha, los diversos tipos de componentes, individuales, de las diferentes partes, tal como pueden encontrarse, fosilizadas, en el yacimiento de Mig Camí. Ilustración reproducida del libro, de Álvaro Arasa, titulado "Estrelletes" de Mig Camí

acelerar la recuperación de las contusiones causadas por golpes y caídas
mitigar o eliminar los dolores reumáticos y mejorar las condiciones de movilidad y remediar las situaciones de invalidez
- mejorar el estado de ánimo melancólico, provocado por largos periodos de alejamiento de la tierra natal, la familia y los amigos


Utilización votiva:

Se utilizaron como elementos decorativos en la confección de ciertos exvotos que los fieles donaban a la ermita para que fueran expuestos, a la vista de los visitantes, como testimonio público de algún favor recibido de la Virgen de la Providencia. 

Se ha podido documentar el empleo de "estrelletes" en la elaboración de:
- pañuelos bordados, enmarcados, con frases cortas de agradecimiento y el nombre del oferente del exvoto
- láminas de papel, 
enmarcadas, con frases cortas de agradecimiento y el nombre del oferente del exvoto

Aspecto de un cuadro votivo, en el que las letras que constituyen las diversas palabras y frases han sido creadas, pegando sobre el trazo realizado, previamente, con lápiz sobre papel, decenas de "estrelletes" creando un sorprendente efecto caligráfico. Posiblemente, fue realizado entre finales del s. XIX y mediados del s. XX. 
Imagen: Fotografía original de Cinta Ferré

- marcos decorados para fotografías de personas, beneficiadas, agradecidas
- decoraciones sobre estampas religiosas dedicadas a ciertos motivos y figuras sagradas de importancia local

Valor social:
 

Las "estrelletes", "crevetes" y "pilanets" de la ermita de la Providencia de Mig Camí que eran más grandes y estaban mejor conservadas: bien "grabadas "y enteras, eran las más buscadas por estar consideradas como más "efectivas" y, en consecuencia, más "valiosas" para su uso protector o medicinal.
Las familias tortosinas, devotas de la Virgen de la Providencia, acumulaban las raras piedrecillas de la Virgen de Mig Camí, recolectadas en todas sus visitas, dentro de frascos o botellas de vidrio transparente. Esto permitía apreciar la naturaleza 
del contenido y el nivel de las existencias familiares. También en cajitas de hojalata, tapadas herméticamente. Estos depósitos caseros de fósiles formaba parte del patrimonio familiar y se transmitían por herencia cuando fallecía su poseedor/a.

En la actualidad, los modernos buscadores de estrellitas, de Mig Camí, son excursionistas que ponen a prueba su agudeza visual y su paciencia para conseguir un recuerdo curioso, de su visita al lugar.
Imagen: Fotografía original de Emilio Vilaró


Las "estrelletes", "crevetes" y "pilanetsno tenían ningún valor económico pues se creía que si eran intercambiadas por dinero, perdían sus milagrosas cualidades protectoras.
La acumulación casera estaba motivada no sólo por el supuesto efecto protector sobre la vivienda y sus ocupantes, sino también porque la preparación de ciertos remedios caseros requería determinadas cantidades de piedrecillas de la Virgen que en el casos de los baños podía llegar a ser muy elevada.




Usuarios:

Si se ha prestado suficiente atención a las imaginarias virtudes y a los correspondientes usos protectores de estos restos fósiles, procedentes del desmoronamiento y desintegración de los cadáveres de Pentacrinus neocomiensis, se habrá podido apreciar que abundan las propiedades y aplicaciones beneficiosas para el género femenino. No obstante, se puede comprobar que tuvieron otros usos no relacionados, específicamente, con necesidades fisiológicas o psicológicas, estrictamente, femeninas.

Añadir leyenda
Aspecto de diversos "pilanets", de Mig Camí, de diferente longitud. Ingrediente mágico-milagroso de unas infusiones que contra el dolor reumático preparaban y consumían los payeses (campesinos) de la Huerta tortosina.
Imagen: Fotografía original de Joaquin Ismael

Es de suponer que quienes, por su estatus económico, podían disfrutar de acertados diagnósticos y correctas prescripciones médicas y consumir eficaces preparados de farmacia, no recurrirían a las piedrecillas milagrosas más que en los casos en que desesperados, por la falta de eficacia de los remedios terrenales se vieran impelidos a, probar el maravilloso efecto de remedios celestiales.
Situación muy distinta debió ser la de las personas que contituyeron las amplias clases populares, cuya falta de recursos económicos e intelectuales, debió abocar a buscar remedios milagrosos, en la litoterapia sagrada, con los que cubrir los vacíos existentes en la gama de remedios herbolarios.
El efecto placebo, de ciertos remedios ineficaces, directamente, por su propia naturaleza química, está admitido y demostrado, científicamente, por lo que habremos de admitir que en el caso de algunas dolencias y en determinadas personas y circunstancias, pudieron llegar algún ejercer efecto positivo para su salud física y/o mental.


Divulgación:

La constatación documental de la dispersión social de las virtudes y usos populares, de las piedrecillas en forma de estrella, aparece en numerosos documentos escritos, a partir de finales del s. XVIII, de todos ellos los más efectivos y transversales debieron ser los denominados "Gozos" que eran cantados con ocasión de diversas celebraciones, en la ermita de Mig Camí, organizadas en honor de la Virgen de la Providencia. Contienen una estrofa que alude a la singularidad del portento y a la capacidad virtuosa de las piedecitas:

Sólo este monte o collado
do os hallaron, Virgen bella,
como sois del mar Estrella,
se ve de estrellas sembrado:
mil maravillas ha obrado
con ellas vuestra clemencia.


Versión "moderna" de los antiguos "Gozos", cantados tradicionalmente, en alabanza a Ntra. Sra. de la Providencia de Mig Camí, con motivo de su festividad, impresos en 1947, en la imprenta Blanch de Tortosa.
En este ejemplar la estrofa nº 12, es la que hace mención a la singularidad de las "estrelletes", formadas en el lugar del hallazgo de la imagen de la Virgen. Además, alude a las maravillas obradas por la bondadosa madre celestial, a través de esas curiosas estrellitas de piedra.
Imagen: Mare de Déu de la Providència

La otra vía de divulgación, más efectiva e interclasista, de las maravillosas virtudes y de los usos aplicables a las "estrelletes" o "crevetes" y "pilanets" de Mig Camí, debieron ser los "dimes y diretes" que sobre estas piedrecillas ermiteras "corrían de boca en boca" entre los devotos del santuario y que se retransmitían de "boca a oreja" entre los habitantes de la ciudad y de los pueblos de su área de influencia.


Agradecimientos:

Álvaro Arasa, Jordi Diloli, Cinta Ferré, Joaquin Ismael, Albert Aragonés, Cinta Martí, Joan Otero, Monica Roig, Vicent Ruíz y Emilio Vilaró por sus valiosas contribuciones en datos e imágenes.


Fuentes: 

- Amades, J.(1951) «Piedras de virtud». Rev. de Dialectología y Tradiciones Populares, vol. 7, núm. 1.(Madrid, CSIC),
- Amades, J.(1969) «Pedres remeieres». en Amades, J. Folklore de Catalunya III: Costums i Creences. Barcelona: Edit. Selecta, p. 1219 (Biblioteca Perenne, 24).
- Anónimo. (1833). Tortosa. Diccionario geográfico universal, Tomo IX. Barcelona. Imp. José Torner
- Anònim (1850) Gozos a Nuestra Señora de la Providencia que se venera en su hermitorio nombrado mitancami en el termino de Tortosa. Vic: Imp. Tolosa.
- Anónimo. Gozos. Wikipedia
- Aragonés, Albert. (2013). Comunicación personal del 09/06/2013
- Arasa, Á. (2004). Fòssils de "Mig Camí". Tortosa. IES de l'Ebre
- Arasa, A. (2012) «Estrelletes» de Mig Camí. Tortosa: Grup de Recerca Científica Terres de l’Ebre.
- Arenas, P. (1933) «La Virgen de las estrellas». Estampa. Revista Gráfica, núm. 281, 27 de mayo.
- Astudillo, H. (2009). "Las estrellitas de la Virgen de la Providencia, de Mig Camí", en Sobre los diversos y extraños nombres de los fósiles (2) Folklore de los fósiles ibéricos, 14/06/2009
- Astudillo, H. (2012). El caso de los Pentacrinus neocomiensis de Mig Camí, en El registro fósil y las canciones populares (2) Folklore de los fósiles ibéricos, 12/03/2012
- Astudillo, H. (2014). Santuario de Ntra Sra de la Providencia Tortosa (Primera parte), Folklore de los fósiles ibéricos, 26/05/2013
- Astudillo, H. (2014). "Pràctiques i creences populars tortosines vinculades amb els fòssils anomenats estrelletes o crevetes i pilanets de Mig Camí". Revista d’Etnologia de Catalunya, 39 Juny 2014 (168-176)
- Gomis, C. (1902) «La Ribera de Ebro. Impresiones y recuerdos». Hojas Selectas. Madrid-Barcelona: Salvat y Cª
- Landerer, J.(1920) «Estudio geológico de la región comprendida entre Tortosa y Castellón». Ibérica, vol. 14, 11-20.
- Moreira, J.(1934) Del folklore tortosi. Tortosa, Imp. Querol
- Otero, J. 1958, Tortosa (Tarragona). Museo virtual de viejas fotos de 20 minutos.es
- Otero , J., 2009. Comunicación personal del 23 de enero de 2009
- Pérez-Galdós, B.(1905) Carlos VI en la Rápita, capítulo XXIX. Madrid: Imp. Vda. e Hijos de Tello
- Roig, M. 2012. Comunicación personal del 4 de marzo de 2012
- Vergès, R. (1909) Espurnes de la llar. Costums y tradicions tortosines, vol. II. Tortosa, Impr. Querol
- Vilaró, E. 2012. Comunicación personal del 10 de abril de 2012


domingo, octubre 12

Los dinosaurios en la cultura popular española y portuguesa (16)

por Heraclio Astudillo Pombo, Universitat de Lleida

Los dinosaurios en los medios de comunicación, españoles, más populares: la prensa periódica, el cinema, los cromos y los tebeos.
Segundo periodo: de 1900 a 1919, inclusive
(Continuación, 9ª parte).


 

Introducción:

La revista ilustrada, madrileña, Por esos mundos, publicó el 1 de septiembre de 1910, en sus páginas 607-609, un nuevo artículo sobre dinosaurios americanos, titulado "Reptiles de hace 3 millones de años", que resulta muy chocante, tratándose, precisamente, de dinosaurios, reptiles muchísimo más antiguos. Estaba firmado por José del Perojo*.
Se daba cuenta, a los lectores, de que el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York, acababa de añadir a sus extensas y maravillosas colecciones paleontológicas con dos esqueletos de un nuevo género de "dinosaurios de pico de pato", pertenecientes a la familia de los Tracodóntidos. Se aportaban detalles científicos sobre cuestiones anatómicas, de parentesco, cronológicas, sobre supuestos hábitos de vida o sobre organismos acompañantes. Todas estas informaciones debieron contribuir al enriquecimiento de la cultura dinológica de los lectores, castellanohablantes, de aquella época que tenían acceso a esta revista dedicada a la divulgación cultural, amplia.

Se ha conservado la ortografía original, como indicio de que el lenguaje también se transforma con el paso del tiempo y se va adaptando a ciertas convenciones, es decir, evoluciona y como en el caso de los fósiles, también las características de un texto pueden ser usadas para inferir la antigüedad de un documento.



Reptiles de hace 3 millones de años


El Museo Americano, de Nueva York acaba de enriquecer sus admirables colecciones de fósiles con dos esqueletos de dinosaurios verdaderamente magníficos, únicos en su género, descubiertos en Montana (Estados Unidos).

Como es sabido, los dinosaurios, son esos reptiles fósiles de tamaño gigantesco, conocidos también científicamente, con el nombre de paquidópodos, cuyos cuatro órdenes de saurópodos, estegosaurios, ornitópodos y terópodos, nos hablan con penetrante elocuencia de las primeras épocas del planeta; épocas de ruda grandeza en que las especies animales como las vegetales, respondiendo condiciones físicas del globo adquirían proporciones monstruosas de las que aún son remedo las del elefante actual.

Los dos nuevos dinosaurios gigantes del Museo Americano de Nueva-York.
Las osamentas de estos animales antediluvianos datan de hace 3.000.000 de años, y han sido halladas en Montana (EE. UU.).
  

Lo más interesante de los dos ejemplares de dinosaurios del Museo neoyorquino, montados y maravillosamente restaurados por los disecadores de dicho establecimiento, es, sin duda, el perfecto estado de conservación osteológica en que se encuentran, y merced al cual puede apreciarse hasta en sus más insignificantes detalles, la morfología de estos terribles lagartos del periodo cretáceo, que tuvieron por coetáneos á los fantásticos animales llamados pterodáctilo, plesiosauro, ignanodón y megalosauro. 
Ambos dinosaurios, clasificados como pertenecientes a la familia de los Tracodóntidos, fueron descubiertos entre las rocas de varias formaciones geológicas que cubren un largo periodo de la historia de la Tierra, hasta la terminación del periodo cretáceo, cuya antigüedad hacen remontar los geólogos á unos 3.000.000 de años.
Estos dinosaurios, cuyos restos más ó menos mutilados se van descubriendo en las rocas del periodo cretáceo en Inglaterra y Hungría, son sobre todo frecuentes en la América del Norte, regiones oriental y occidental de los Estados Unidos, y en el sudoeste del Canadá. Con ellos vienen á flor de tierra restos de plantas y de frutos, fosilizados, que al ser comparados con las plantas y frutos actuales, nos permiten de terminar de una manera bastante aproximada las condiciones climatologicas de pasadas edades de la Tierra. En el hallazgo de Montana las hojas de palmera, los higos chumbos fósiles y las hojas de plátano que en gran cantidad rodeaban los restos de los dinosaurios, evidencian que el clima de lo que ahora lleva el nombre de Estados Unidos, hasta el Canadá, era cálido, casi tropical, al término del referido periodo cretáceo. 

El grabado presenta dos curiosas reconstituciones de los monstruosos reptiles, hechas en el Museo Americano de Nueva-York
 

Los dinosaurios de que nos ocupamos eran animales acuáticos; su talla, á juzgar por los ejemplares del Museo de Nueva York, debía exceder de los seis metros, y como, rasgo peculiar de su morfología presentaban una curiosa conformación de las mandíbulas, semejante al pico del pato. Lo que parece venir á demostrar una vez más que las aves cuentan al reptil entre sus ascendientes. La boca de estos monstruos estaba guarnecida por mil dientes dispuestos en apretadas hileras a modo de pavimento, 500 en cada mandíbula, y en filas de 45 a 60, según la edad y las especies. Su alimento debía consistir en plantas y animales acuáticos.



Algunos detalles y actualizaciones, interesantes

Se han añadido, en forma de texto, enlaces e imágenes, algunas informaciones recientes, que hemos considerado convenientes y necesarias para actualizar y contrastar la información contenida en el artículo original.

Restauración pictórica de dos ejemplares de "dinosaurios con pico de pato" del género Trachodon. Esta representación fue realizada por el paleoartista Charles Knight, bajo la supervisión del profesor Osborn. Se intentaba reflejar las últimas evidencias científicas, de aquel momento histórico, en cuanto a la posible forma externa, estructura interna y poses características de estos animales  o sus probables hábitos y medio ambiente típico. Dispuestos en una posición muy semejante a la del montaje expositivo de los dos esqueletos exhibidos en el AMNH de New York
Imagen: Wikipedia 

La misma pareja de esqueletos de "dinosaurios de pico de pato", de 1910, fotografiada en la actualidad. El montaje expositivo todavía es mismo con el que fueron exhibidos en el AMNH de New York, a principios del s. XX. Una diferencia notable pero que no resulta visible, a primera vista, es que ahora en el rótulo identificativo se ha sustituido el antiguo nombre genérico de Trachodon por el nuevo de Anatotitan,
Imagen: Anatotitan

"Anatotitan body adaptations"

Fragmento de vídeo (2:34) de la serie audiovisual "Dinosaurs", de Discovery Chanel, en el que se muestran y comentan las adaptaciones ecológicas de los dinosaurios del género Anatotitan.
 
* José del Perojo y Figueras fue un filósofo, periodista, escritor, traductor y pensador político, español, oriundo de Cuba, de ideología liberal-reformista, perteneciente al movimiento del Regeneracionismo español.


Fundó y dirigió, con éxito, varias revistas, una de ellas fue "Por Esos Mundos", publicación muy citada y utilizada en esta sección. Publicó artículos sobre temáticas muy diversas, incluidos los de contenido científico, en multitud de diarios y revistas de su época.


martes, septiembre 30

El registro fósil ibérico y el santoral católico, en la religiosidad popular de España y Portugal (8)

Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida

Fósiles ibéricos relacionados, por la tradición popular española, con diversos santos y santas (2)

Algunos casos de restos óseos, de animales pleistocenos, considerados y usados como reliquias, católicas, en la España pre-racionalista (2)


El increíble caso de los restos de un "híbrido celestial" o de un "santo, transgénico, extraterrestre" hallados en Illescas (Segunda y, quizá, última parte).



¡Finalmente se me han "aparecido" unas imágenes celestiales y he visto "la luz"!

Después de mucho cavilar, sobre como podría haber sido posible que una persona influyente hubiera podido asociar, de manera congruente con una cierta dósis de lógica racional, unos huesos humanos con otros de bovinos y de ave, espontáneamente, empezaron a aparecer en la memoria visual, de quien esto escribe, una sucesión rápida y caótica, de una serie de figuras y formas evanescentes. Se trataba de unas figuras quiméricas, medio humanas y medio animales que recordaba haber visto, algunas décadas antes, en pinturas y relieves murales  de estilo románico y en libros o códices ilustrados antiguos, de época medieval. 
Después de algunos intentos, fallidos, buscando aquellas imágenes en enciclopedias de Historia del Arte y, luego en Internet, empezaron a aparecer las representaciones híbridas que estaba buscando. "Técnicamente" a esos seres híbridos, imposibles en el mundo real, se les denomina "tetramorfos cristianos", puesto que también existen los equivalentes paganos.  

Los Tetramorfos rodeando al Pantocrátor, en un relieve de la fachada principal de la iglesia de San Juan de Moarves de Ojeda (Palencia). Abajo a la derecha, un buey o toro alado
Imagen: Moarves de Ojeda 

De las diversas representaciones de  "tetramorfos cristianos", halladas en Internet, obviamente se eligió aquella que resultaba ser más favorable a la hipótesis aplicada, para resolver  al caso que nos ocupa, por ser una de las representaciones más antropomorfas. La figura formaba parte de una gran pintura románica, al fresco, que orna e ilustra la bóveda de la cripta real del Panteón de Reyes, de la Real Colegiata de San Isidoro, en la ciudad de León. 

Los cuatro tetramorfos aparecen dispuestos rodeando al Pantocrátor, en las cuatro esquinas, encima de cada uno de los cuatro pilares que sustentan la bóveda.  
Bóveda de Panteón Real, Basílica de San Isidoro de León. 
Imagen: Wikipedia

A ambos lados de la mandorla que contiene al Pantocrátor, presidiendo la escena, se ven cuatro raros personajes que representan a los cuatro evangelistas. En esta representación con cuerpo humano y un par de grandes alas,  como de ángel, cada uno con la cabeza del animal que les representa, Juan con la de águila, Lucas con la de buey, Marcos con la de león y Mateo con la de Ángel. Cada uno acompañado de su propio nombre para poder ser identificado por los visitantes ignorantes de la simbología cristiana pero debidamente alfabetizados.

Curiosa representación pictórica, del s. XIII, en la que aparece un ser híbrido, con cuerpo humano, dotado de grandes alas de ave y cabeza de bovino. Se trata de uno de los cuatro personajes denominados "tetramorfos cristianos" que, en este caso, representa simbólcamente al evangelista Lucas.
Detalle de la gran pintura románica, al fresco, existente en la bóveda de la cripta real del Panteón de Reyes, de la Real Colegiata de San Isidoro, León. R
ecorte de captura de pantalla 
Imagen: Educarex


¿Tal vez, hace unos 700, 500 o 400 años, se pudieron haber atribuido, "oficialmente", al evangelista san Lucas, las reliquias contenidas en el relicario, de Illescas? La respuesta, a esta pregunta posiblemente figure escrita en el recipiente...y sólo la observación directa del objeto permitiría confirmar o descartar tal suposición, ciertamente, muy "atrevida"
¿La antinatural mezcla de huesos, humanos y animales, simplemente, fue la consecuencia de una confusión inocente o, por el contrario, tan extraña combinación de huesos se realizó deliberadamente, para dar verosimilitud a las supuestas cualidades del personaje santificado? Nuestros conocimientos en psicología de la falsificación y aceptación de reliquias católicas es muy elemental, así es que no podemos ser demasiado rotundos en tal afirmción. Tales cuestiones pueden ser calificadas como simples "ocurrencias de persona descreída", "elucubraciones místicas de escéptico" o como "posibilidades más posibles que probables"... entre otras muchas más, pero más vale "parir" una idea bastante exótica, razonablemente argumentada que abstenerse por prudencia o que oponer argumentaciones nada probables y nada razonables.


Epílogo razonable ante una falta de conclusiones probables 

Hubiera resultado muy útil y sumamente gratificante, para quien esto escribe, haber podido llegar a conocer la supuesta identidad santoralícia de la santa persona, cuyos restos mortales resultaban tan sorprendentes como improbables, pues entre sus extraordinarios y claramente sobrehumanos atributos anatómicos, figuraba una falange bovina y una fúrcula aviana. De momento, la misteriosa identidad asociada a ese relicario illescano persiste, pues por mucho que nos hemos esforzado, no ha habido "fuerza humana" capaz de que conseguir obtener los datos necesarios e imprescindibles, con los que se hubieran podido conocer el nombre del sorprendente personaje, detectado y desenmascarado por el experto profesor Aguirre, en Illescas (Toledo), hace unos treinta y un años.

El Dr. Emiliano Aguirre Enríquez, Catedrático de Paleontología Humana de la Universidad Complutense de Madrid y ex director del Museo de Ciencias Naturales, retratado en fechas, relativamente, recientes. Descubridor de las anomalías osteológicas del relicario de Illescas
Imagen:
Burgospedia


Sobre la verdadera identidad de la supuesta falange bovina, como no se dispone de datos ni ha podido ser estudiada morfológicamente, se deberá confiar en la autoridad científica del Dr. Emiliano Aguirre, paleontólogo especializado en anatomía de humanos y grandes mamíferos, fósiles. Su buen "ojo clínico" fruto de su amplia experiencia y la acertada opinión demostrada en muchas otras ocasiones, nos hace creer que la identificación sugerida para el bóvido pleistoceno que aportó una falange al reliquiario del santuario de Illescas, era acertada y que su origen debieron ser los restos de un individuos de la especie bovina Bos primigenius, tal como recogió, en su día, el articulo periodistico del diario El País.

En numerosos lugares de la Península ibérica se han hallado restos óseos de Bos primigenius, de diversa antigüedad, tal como sucede por toda Europa y otras partes de África y Ásia, pero como no ha podido ser analizada, detalladamente, la composición química de la falange de Illescas, no se puede conocer su procedencia geográfica. Además el hecho de no conocer cuál era la procedencia geográfica del relicario contenedor de tal falange bovina, impide poder atribuir un posible origen geográfico, más o menos concreto, a la mentada "santa falange" del probable uro, posiblemente pleistoceno.

El arqueólogo belga Wouter Claes fotografiado en 1998, junto a un panel rocoso en el que aparecen grabadas las siluetas de varios bóvidos salvajes con aspecto de Bos primigenius o uros, en el sitio arqueológico de Qurta II, en Egipto .
Imagen:
Ice Age’ Art at QURTA

En cuanto a poder llegar a establecerse una clasificación, ni siquiera aproximada, para el ave prehistórica, posiblemente pleistocena, según dice el artículo de El País que había aportado su fúrcula al reliquiario conventual, tal misión no ha sido posible.
Por tratarse de una tarea muy delicada y compleja, la falta de datos y la imposibilidad de acceder al santo objeto, en cuestión, o a una serie de buenas imágenes suyas, ha hecho inviable la solución del tercer enigma illescano.

Ante tantas incógnitas sin resolver y desde hace tanto tiempo, deseamos con vehemente anhelo juvenil que el profesor Emiliano Aguirre consiga, al fín, ver cumplido su deseo de poder resolver este caso, pendiente desde hace más 30 años.
Asimismo animamos a paleontólog@s con vocación forense, a colaborar con el Dr. Aguirre para llevar a cabo, en vivo y en directo, los correspondientes "trabajos de campo" en ambiente eclesiástico y con monacal discreción y beatífica prudencia, para que el resultado científico del estudio paleontológico no cause escándalo en ambientes integristas ni regocijo revanchista en ambientes anticlericalistas.



¿Qué hubiera podido pasar si...?

Uno se pregunta ¿Qué habría podido suceder si un@ o vari@s paleontólog@s especialistas en anatomía comparada de vertebrados, preferentemente expertos en mamíferos, hubiesen examinado, detenidamente, los restos óseos que pudieran estar contenidos en cada unos de los 262 relicarios de la antigua colección de Fernando Pacheco? ¿Cuántas especies de fauna moderna o prehistórica habrían podido identificarse, a partir de los restos óseos contenidos en los relicarios de la Capilla de las Reliquias?

Decenas de receptáculos de forma curiosa y contenido misterioso se muestran en las tres vitrinas de la Capilla de las Reliquias. Fotografía de la alacena central, original de
Ramón Escobar Hervás
Imagen:
Maravillas ocultas de España


Incluso, uno va más allá y se sigue preguntando ¿El posible contenido óseo,  humanamente anómalo, de los relicarios, resultaría ser más frecuente según su  distinta procedencia geográfica? Dicho de otra manera, ¿Quiénes de los fabricantes de reliquias eran más aficionados a la paleontología lucrativa, los italianos o los flamencos? O tal vez, la práctica de utilizar huesos fósiles, de épocas recientes, fue una práctica bastante generalizada en todas aquellas partes de Europa y en "parte del extranjero", donde existía una fuerte demanda popular de restos óseos, supuestamente humanos, virtuosos y sagrados, a los que encomendar la protección contra el infortunio. La veneración de los restos humanos de santos fue una práctica tan frecuente entre los nobles como entre los plebeyos. Los monasterios, conventos e iglesias que poseían colecciones de ellos, se convirtieron en lugares capaces de atraer ríos de peregrinos y de acumular grandes cantidades de limosnas que hacia más agradable la vida de sus ocupantes y más rica a la comunidad de sus propietarios. 

Pero tratándose de objetos de culto religioso que contienen material considerado sagrado, por la Iglesia católica, avalada su supuesta autenticidad por un documento certificado por el Vaticano, conseguir una autorización eclesiástica para llevar a término un estudio paleontológico, del contenido de los relicarios, no va a ser una misión fácil sino todo lo contrario. Pero si hace treinta años, los responsables de los "tesoros" del Santuario del Hospital de la Caridad de Illescas, mostraron al profesor Aguirre el contenido de alguno de aquellos relicarios, no tiene porque ser una "misión imposible" si se negocia con la persona apropiada, quizá sólo "muy dificultosa". 
Tal vez, podría intentarse, si se cuenta con la sabia y prudente dirección del Dr. Emiliano Aguirre y sus contactos eclesiásticos, además del compromiso de total discreción por parte de l@s investigadores/as implicad@s... 

En opinión de quien esto escribe, Ciencia y Religión "saldrían ganando" de llevarse a término una colaboración en la que pudiera realizarse un estudio paleo-zoológico de los numerosos restos óseos, supuestamente humanos, contenidos en muchos de los 262 relicarios exhibidos en la Capilla de las Reliquias del Hospital de La Caridad de Illescas, en Toledo.

 
Buscando una posible explicación, racional, a la misteriosa presencia de huesos animales, en un relicario humano

Desde nuestro particularísimo y limitadísimo punto de vista, por ser demasiado naturalista, escéptico y científico, para el gusto de l@s devot@s creyentes más crédul@s y fanátic@s, la explicación a los prodigios anatómicos del santo o santa desconocido, parte de cuyos restos descansan en uno de los numerosos relicarios (262) depositados en la Capilla de las Reliquias, del santuario La Caridad de Illescas (Toledo), no hay que buscarla en "las inconmensurables maravillas anatómicas que es capaz de realizar el Señor Todopoderosos", ni en "los prodigiosos efectos biotecnológicos de la avanzada ciencia transgénica extraterrestre". La causa del embrollo osteológico estaría en "la creatividad delictiva de algunos estafadores" que fabricaban reliquias de sant@s con las que nutrir un activo y lucrativo mercado católico, durante muchos siglos de ostentosa y supersticiosa ignorancia y de credulidad acrítica y militante. Para alegría de estafadores y gozo de estafados.

Forma humorística de representar el fenómeno social, todavía vigente, de la veneración supersticiosa y la compra-venta fraudulenta de supuestas reliquias "autenticas" de santos católicos.
Imagen
: Reliquias


El activo comercio de reliquias de santos y mártires cristianos, durante los últimos 2000 años de mayor o menor demanda social ha sido posible gracias, en buena parte, a la fabricación fraudulenta de "residuos sagrados", con grandes beneficios económicos a favor de todos los falsificadores y especuladores, implicados en este tipo de negocios lucrativos que han fomentado y mantenido la ignorancia y la credulidad popular de la que viven y medran.


Al final, no puede concluirse con ninguna seguridad, si la curiosa presencia de una fúrcula, un hueso típicamente aviano, sin equivalente humano y de una enorme falange bovina, entre algunos huesos, autenticamente, humanos pudo ser el resultado de una "burda mescolanza" o si su presencia cumplía un "cierto propósito" místico o milagroso que se escapa a nuestra intuición. Lo que si puede asegurarse con toda contundencia, es que tanto las agrupación de huesos (santas reliquias) como su introducción en un recipiente ex-profeso (relicario), respondían a la fraudulenta finalidad de proporcionar satisfacción a la necesidad psicológica de protección y seguridad que todos los humanos tenemos desde la más remota prehistoria, pero en los casos fraudulentos, a cambio de dinero, privilegios u otros bienes materiales, con algún valor económico.


Retablo con 49 relicarios, todos ellos en forma de busto humano, existente, en la iglesia de Santa María del Castillo, en Olmedo (Valladolid).
Imagen: Domvs Pvcelae

El culto a las reliquias de santos y mártires, es una antigua herencia cultural adaptada por el cristianismo y conservada por el catolicismo que deriva del antiquísimo culto pagano a las reliquias de los dioses y héroes míticos que ya practicaban muchos pueblos de las costas del Mediterráneo oriental, incluso 2000 o 3000 años antes de que se recrease, en Roma, la iglesia cristiana oficial, a partir del cristianismo primitivo.
El recurso y dependencia hacia los fetiches, talismanes y amuletos, llámense como se les quieran llamar, ha aquejado a las personas creyentes supersticiosos de la "manía" de que su destino está determinado por su relación, favorable o desfavorable. con determinadas fuerzas sobrenaturales, poderes no naturales y seres sobrehumanos que pueblan su universo mental. 

"Pequeño" retablo-armario (1604-1606), conteniendo 16 relicarios de tamaño modesto, 14 en forma de busto humano y 2 en forma de brazo humano. Ornado interiormente con una pintura de la Anunciación y exteriormente con representaciones de diversos santos. obra de Juan de Muniátegui, Vicente Carducho y Bartolomé Carducho. Procede del convento de San Diego en Valladolid. Museo Nacional Colegio de San Gregorio, Valladolid (España). Rubén Ojeda
Imagen: Wikimedia Commons

Angustiados por las dificultades ordinarias y extraordinarias de la existencia humana y afligidos por las consecuencias de vivir en unas condiciones injustas e insalubres, los creyentes supersticiosos suelen confiar toda o buena parte de su seguridad física, sanitaria, psíquica y económica, a la benevolencia de los seres divinos o sobrehumanos que generan e insuflan los misteriosos poderes sobrenaturales que impregnan de maravillosas virtudes mágicas a ciertos objetos prodigiosos que, supuestamente, formaron parte del cuerpo o que estuvieron en contacto con él, durante su vida. 
La gama de materiales y substancias que a lo largo de la historia han sido usadas para crear reliquias, católicas, es casi infinito, pero el recurso a los huesos fósiles, seguramente debido a su escasez, ha sido minoritario y, creo, que para el caso de España este tipo de restos, particulares y concretos, es una primicia mundial... o no, ya veremos.

Una posible explicación, racional y de lógica científica, que podría justificar la presencia de restos óseos fósiles, de animales vertebrados, mezclados entre huesos humanos, habría que buscarla en dos hechos osteológicos que, habitualmente, han sido bien valorados socialmente y recompensados económicamente, en el sector del comercio de reliquias y en el sector de los devotos adoradores de reliquias de "santos de tiempos antiguos".

En primer lugar, porque poseer una mayor cantidad (masa o peso) y diversidad (variedad) de "huesos de santo" deberá "costar" más dinero, cuando se adquiere comercialmente. Porque, lógicamente, a mayor cantidad y variedad de "huesos de santos" acumulados, ese lugar tiene que poseer más cantidad de "poder milagroso" y esa es una cualidad 
que demandan los fieles creyentes, devotos y atribulados a un santo o a sus restos mortales, cuando visitan su santuario. También coinciden en esta idea, aquellos que quiere constituir y poseer un centro muy atrayente para las peregrinaciones populares.

En segundo lugar, porque los restos óseos que la terminología popular llama "huesos de santo" o "huesos de mártir", cuanta mayor sea su antigüedad, más "petrificados" deberán estar o parecer, pues el grado de "petrificación" era considerado garantía de antigüedad y/o de largo enterramiento. Por lo tanto aquellos huesos hallados en el campo, en superficie, o en las excavaciones del terreno que eran más duros y pesados por efecto de la impregnación por sales minerales, antes disueltas en el agua que circula por el suelo o subsuelo, poseían unas características "sensibles" garantía de gran antigüedad... Al fin y al cabo, si para los creyentes más cerriles, la creación del Mundo y de Adán tenían unos 6000 años de antigüedad....


Diversos tipos de restos óseos, considerados partes esqueléticas de santos y por tanto reliquias corporales. A la izquierda diversos tipos de relicarios dotados de "ventanas"
Imagen: Domvs Pvcelae


Una vez el falsificador tiene los huesos, fósiles o no, sólo había que añadirle la oportuna dosis de santidad, mediante la correspondiente identidad y alguna leyenda piadosa con las que dotar de virtud milagrosa un material vulgar que una vez introducido en un recipiente adecuado, humilde o costoso, quedaba transformado en un producto altamente comercializable y a punto para su venta. La infinita credulidad devota lo convertía automáticamente en desable y apto para satisfacer las peticiones de los oportunos compradores, pícaros unos o piadosos otros, pero suficientemente adinerados como para poder adjudicarse un tipo de objetos siempre costosos, pero tan exclusivos para el poseedor exhibicionista, como atractivo para los creyentes devotos, los desahuciados desesperados, los hipocondríacos desocupados y los supersticiosos angustiados, todos ellos acosados por la subjetiva magnitud de sus dificultades o dramas cotidianos.



ATENCIÓN AMIGOS LECTORES Y AMIGAS LECTORAS:

Se busca información fiable sobre el tema tratado hoy, preferiblemente, documental ¿Por casualidad algun@ de l@s amables lectores/as de esta bizarra entrada dispone de alguno de los datos que son necesarios para resolver este sorprendente caso toledano?

¿Por ventura sabe de la existencia de otros casos ibéricos, semejantes, protagonizados por "huesos de santo" de naturaleza fósil, sobre los que pueda y quiera facilitar alguna información etnopaleontológica o paleontológica?
Muchas gracias



Fuentes:

- Aguirre Díaz, Emiliano. 2010. Comunicación personal del 28 de enero.
- Buenacasa Pérez, Carles. 2003. La instrumentalización económica del culto a las reliquias, una importante fuente de ingresos para las iglesias tardoantiguas occidentales (ss. IV-VIII) en: Santos, obispos y reliquias: [Actas del III Encuentro Hispania en la Antigüedad Tardía, Álcala de Henares, 13 a 16 de Octubre de 1998] / coord. por Concha Bosch Jiménez, Luis A. García Moreno, María Elvira Gil Egea, Margarita Vallejo Girvés,
- Espadas Burgos, Manuel. 2006. Buscando a España en Roma. Ayer y hoy de una presencia histórica. Madrid. Consejo Superior de Investigaciones Científicas
- Carrió-Invernizzi, Diana. 2014 Santiago de los españoles en Plaza Navona (siglos XVI-XVII), en Jean-François Bernard (dir.), Piazza Navona, ou Place Navone, la plus belle & la plus grande, ÉCOLE FRANÇAISE DE ROME, pp. 635-655. 
- Gala Pellicer, Susana. 2010. Las plumas del arcángel San Gabriel en el imaginario popular y literario de Italia y España. Del Decameron VI, 10 al siglo XXI. Cuadernos de Filología Italiana, vol. 17, 81-100
- Martín Lloris, Catalina. 2011. El culto a los Héroes en la Antigüedad Clásica, en Las reliquias de la Capilla Real en la Corona de Aragón y el Santo Cáliz de la Catedral de Valencia (1396-1458). Universitat de València, Servei de Publicacions,

Toro Pascua, María Isabel. 2001. Las falsas reliquias en la literatura española del Siglo de Oro: a propósito de la polémica erasmista Via spiritus 8, 219-254
- VV. AA. 2005. La Caridad Reina. Libro conmemorativo de los 50 años (1955-2005) de la Coronación Canónica de la Virgen de la Caridad, Illescas (Toledo) Funcave
-  VV.AA. 2012. Historias de Valladolid: RELIQUIAS Y RELICARIOS, embajadas de la corte celestial (1/2) Domvs Pvcelae, 3 de febrero de 2012
VV.AA. Relics. Catholic Encyclopedia 
- VV. AA. Reliquia cristiana. Wikipedia.