domingo, enero 15

Gastronomía ibérica de inspiración paleontológica (19)

 por Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida 

Las “Cenas cretácicas” de Dinosfera, el museo de los últimos dinosaurios, en Coll de Nargó (1)

Introducción

Los equipamientos culturales ubicados en zonas rurales, alejadas de grandes núcleos de población y de vías de comunicación muy activas, tienen un funcionamiento lánguido, un rendimiento modesto y concentrado en los días festivos y periodos vacacionales. En muchos casos, su funcionamiento ordinario y regular dependen excesivsmente de su uso como equipamiento didáctico, muy vinculado a las visitas escolares, durante el periodo lectivo del curso escolar. Por estos motivos lastrantes, los gestores de este tipo de equipamientos culturales de entornos rurales, han visto la necesidad de idear estrategias e iniciar actividades con las que poder aumentar su atractivo turístico y ampliar su capacidad de difusión social, para dar a conocer sus actividades a un mayor número de visitantes potenciales. Necesitados de mejorar sus estrategias de captación de nuevo público adulto y de grupos familiares para poder redistribuir las visitas en los 365 días del año. Dentro de este marco de necesidad de mejorar la gestión de este tipo de equipamientos, nació la idea y el proyecto de las “Cenas cretácicas” ofrecidas por Dinosfera, el museo de los últimos dinosaurios, ubicado en la localidad catalana de Coll de Nargó, situada en la comarca de l'Alt Urgell, en la zona pre-pirinaica de la provincia de Lleida.

Aspecto del logo particular de Dinosfera en el que aparece representado como emblema un dinosaurio que típico de uno de los yacimientos de la localidad leridana

Imagen: Dinosaures dels Pirineus

Dinosfera pertenece a un consorcio de museos ubicados en el Prepirineo catalán dedicados a la divulgación de los últimos dinosaurios, vinculados todos ellos con importantes yacimientos paleontológicos relacionados con los dinosaurios de fines del periodo Cretácico. Para unificar el trabajo de los distintos centros paleontológicos y ofrecer a todos los amantes de los dinosaurios una experiencia única, se puso en marcha el proyecto "Dinosaures dels Pirineus" iniciado en el año 2007. En este proyecto participan actualmente el Museo del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont de Sabadell, el Centro de Dinamización de Tartareu, el Centro de Interpretación del Montsec de Meià, el Epicentro de Tremp, el Centro de Interpretación de Fumanya, Dinosfera de Coll de Nargó y el Museo de la Conca Dellà en Isona.

Aspecto del logo colectivo en el que aparecen representados los diversos equipamientos integrantes por diferentes tipos de dinosaurios y de otros animales prehistóricos: aves y mamíferos

Imagen: Dinosaures dels Pirineus 

En la exposición principal de Dinosfera se explica al visitante  qué es lo que se sabe, hoy día, sobre la reproducción de los dinosaurios, a partir de los resultados de la investigación científica realizada en los yacimientos de nidos de titanosaurio del municipio. Además se muestran huevos y nidos reales de dinosaurio, también hay una representación realista, a tamaño natural, de un dinosaurio saurópodo hembra, poniendo huevos. Entre otros muchos elementos divulgativos se puede acceder al contenido de un videojuego interactivo sobre aventuras en el transcurso de un paleosafari jurásico. Se da a conocer al visitante qué estructuras particulares tiene un huevo de dinosaurio, así como las características típicas de los diferentes tipos de huevos de vertebrados ovíparos y cómo y dónde acostumbraban a poner sus huevos los dinosaurios

La exposición de Dinosfera, Centro Paleoambiental, especializado en Interpretación de la reproducción de los Dinosaurios, se organiza según nueve ámbitos temáticos, en los que a través de proyecciones audiovisuales, juegos interactivos, fósiles reales, réplicas y reconstrucciones, el visitante podrá ir descubriendo cuál es el conocimiento actual que los científicos tienen sobre la reproducción de estos animales que hace más de 66 millones de años habitaban en lo que hoy día es el Prepirineo y Pirineo.

Al inicio de la exposición de Dinosfera hay una reproducción a escala real de un titanosaurio con su nido de huevos, esta clase de dinosaurios serían la responsable de gran parte de los huevos encontrados en la localidad. Además se ofrece un juego interactivo dónde se propone al visitante que localice cinco saurios que están dispersos por todo el paraje paleoambiental de Dinosfera.

En los ámbitos uno y dos se muestra la reconstrucción paleogeográfica del territorio pirinaico y del aspecto del paisaje prehistórico primitivo de la región y, además se explica la ubicación, excavación y estudio de los principales yacimientos de la zona pirenaica

El tercer ámbito se centra en describir el huevo amniota, una forma particular de huevo resultado de la evolución de la reproducción para adaptarse al paso del medio acuático al medio terrestre, como forma eficiente de transmisión de vida, explicando sus características y las diferencias con otros tipos de huevos.

El cuarto ámbito se centra en describir las particularidades de los huevos de los dinosauriosdescribiendo desde un punto de vista general la variedad y cantidad de estos restos que se han encontrado en el mundo, para centrarse posteriormente en los huevos de dinosaurio en el Pirineo catalán. Una de las estrellas de la exposición es el nido de huevos de dinosaurio titanosaurio más grande de Europa, encontrado en Coll de Nargó.

El quinto ámbito explica el hallazgo, excavación, restauración y estudio de los huevos de esta puesta. Este ámbito da a pie a un juego interactivo que permite al visitante reproducir el proceso de excavación y preparación de este fósil.

Los ámbitos 6 y 7 muestran las líneas de estudio actuales y de futuro que, una vez hayan finalizado, sus resultados se podrán exponer en el museo, convirtiéndolo en un museo vivo que se actualizará a medida que los nuevos descubrimientos vean la luz.

En el ámbito 8 se expone una muestra de lo que pasó en la fauna de la Tierra cuando los dinosaurios se extinguieron, a finales del Cretácico, hace unos 66 millones de años. La explosión evolutiva y el dominio de los mamíferos, entre los animales vertebradosGracias al legado de la familia Duró - Vidal se exponen en el museo algunos de los restos de los mamíferos prehistóricos que vivieron durante el Mioceno, hace unos 15 millones de años, en la comarca y que fueron recuperadas por el Dr. Duró en los yacimientos miocenos cercanos a la Seu d’Urgell, como son rinocerontes o el équido extinto Hipparion.

En el ámbito 9 se proyectan audiovisuales de temáticas relacionadas sobre el contenido de la exposición de Dinosfera


La primera Cena Cretácica (2017)

La información promocional decía: ¿Quieres descubrir el museo de una forma diferente? La Cena Cretácica te propone una visita guiada al museo, acompañada de una degustación de tapas de entrantes y de carnes exóticas inspiradas en la colección de fósiles prehistóricos del centro.

Aspecto del cartel anunciador de la primera Cena Cretácica (2017) El cartelista ha conseguido recrear la cabeza de un supuesto monstruo prehistórico, con las fauces dentadas muy abiertas, utilizando hábilmente varios tipos de hortalizas comunes
Imagen: Dinosaures dels Pirineus

La Cena Cretácica tenía los siguientes el objetivos: Divulgar de una forma amena la extensa labor de investigación del Instituto Catalán de Paleontología. Dar a conocer el valioso patrimonio paleontológico que atesoran los Pirineos leridanos, todavía bastante desconocido. Acercar la paleontología a todo tipo de público.

La actividad se incluía dentro de las actividades de difusión social, propuestas para el verano de 2017, por los responsables del proyecto "Dinosaures dels Pirineus". Un proyecto museístico colectivo que, desde hacía más de 10 años, se venía desarrollando en diferentes localidades de diversas comarcas pirenaicas de Cataluña, se trata de un proyecto que quiere constituirse en un museo con varias sedes distribuidas por aquellas comarcas pirenaicas del territorio catalán en las que los dinosaurios son hoy día los protagonistas y pueden tener un impacto turístico, cultural, social y económico sobre el territorio en donde están asentadas las diversas sedes.

Los diferentes platos, ha degustar por los asistentes a la Cena Cretácica de 2017, habían sido elaborados por tres establecimientos locales asesorados por técnicos de Dinosfera. Los responsables de la elaboración y presentación fueron los cocineros de los restaurantes Cal Tahussà y del Hotel Betriu y los postres por la pastelería Reig.

Grupo de personas responsables de la organización y desarrollo de la experiencia museística y gastronómica en Dinosfera en julio del 2017. El paleontólogo Àngel Galobart (segundo por la izquierda), era director de Dinosfera y del Museu de la Conca Dellà e investigador de l’Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont de Sabadell. (ICP)  Imagen: Dinosfera

El precio por asistir al evento gastronómico - paleontológico era de 18 €, para los adultos, y de 9 €, para el menú infantil, (sin bebidas alcohólicas). Los adultos podían maridar su ingesta con dosis moderadas de vino de la tierra y cava.

Como la oferta de plazas era bastante limitada (30), era necesario reservar plaza, previamente, disponiendo de plazo hasta el 26 de julio (dos días antes de la celebración). 

La fecha establecida para la celebración de aquel curioso evento gastronómico - paleontológico era la del 28 de julio de 2017. La duración prevista era de 1 h. y el horario establecido era desde las 21:30 h hasta las 22:30 h. 

Asistentes a la primera Cena Cretácica (2017) de Dinoafera, poco antes de entrar al mauseo para dar inicio a esta experiencia de visita paleontológica guiada acompañada de una degustación gastronómica de inspiración  paleontológica. Imagen: Dinosfera

Lo que proponía la Cena Cretácica de Dinosfera a los asistentes, era probar una serie de diversos platos, todos ellos inspirados en las colecciones del museo. Se invitaba al público a descubrir el museo de una forma muy distinta de como se acostumbra a hacer habitualmente, pues se ofrecía la posibilidad de poder disfrutar de la visita usando todos los sentidos. 

En la sala del huevo amniota los visitantes encontraron una serie de boles conteniendo un par de huevos duros de codorniz, sobre un nido de patatas "xip", acompañados con jamón serrano y ralladura de trufa. Imagen: Dinosfera

La "cena" estaba concebida como un ágape itinerante, realizado durante un recorrido a través de las diferentes salas del museo. Realizando en cada sala visitada una parada gastronómica en la que poder degustar una tapa, cuya concepción y denominación estaban inspiradas en algunos de los fósiles hallados en los yacimientos paleontológicos del Cretácico, hace más de 66 millones de años, estudiados en esta zona y de alguno mucho más moderno, del Mioceno, hace unos 15 MA

En la sala dedicada a la puesta más grande de Europa, de huevos de titanosaurio, los asistentes podían degustar una ensalada cretácica variada, ilustrada con queso y huevo duro. Imagen: Dinosfera

Algunas de las tapas ofrecidas recibían  nombres tan sugerentes como: ensalada cretácica ilustrada, pinchos de cocodrilo, carpacho de cebra miocena, cebiche de tiburón, huellas de trucha de río, huevos de ave cretácica, o chupito de sedimentos.

Los ingredientes escogidos para elaborar las tapas y las correspondientes denominaciones inventadas para nombrarlas querían ser una alegoría gastronómica conmemorativa de la fauna prehistórica y de las condiciones características del medio natural de la comarca, cuando los Pirineos eran una llanura cubierta de vegetación tropical con numerosas playas y abundancia de agua en la que vivían los dinosaurios. En el menú no podía faltar un plato dedicado a homenajear a los huevos de dinosaurio, que son el elemento más emblemático del museo de Coll de Nargó.

Aspecto de la "Parada" gastronómica dispuesta en la "Sala de los Mamíferos" del Terciario. Una mesa con mantel blanco, aparece provista de platos cuadrados rojos con "sándwiches" rellenos con un supuesto "carpacho de carne de cebra prehistórica", posiblemente, eran lonchas de jamón cocido recortadas en forma de silueta de dinosaurio.   Imagen: Dinosfera

Según manifestación de varios asistentes, a la experiencia gastronómica-paleontológica vivida en las instalaciones de Dinosfera, en Coll de Nargó, había resultado muy agradable en todos los sentidos y muy recomendable para cualquier persona, mínimamente interesada en la temática paleontológica que ofrece Dinosfera  a sus visitantes.

Continuará

No hay comentarios: